Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2004/07/04 00:00

Empate técnico

Los cuatro meses que faltan para las elecciones presidenciales en Estados Unidos prometen una batalla frente a frente de los dos candidatos más fuertes. La popularidad del presidente Bush y su coeficiente de aprobación han declinado sustancialmente pero los índices correspondientes a Kerry no han aumentado proporcionalmente. Detrás de la victoria de cualquiera de ellos hay ciertos factores cruciales.

Empate técnico

A poco más de cuatro meses de la elección presidencial en Estados Unidos ninguno de los dos candidatos principales tiene una ventaja clara. La popularidad del presidente Bush y su coeficiente de aprobación han declinado sustancialmente pero los índices correspondientes a Kerry no han aumentado proporcionalmente. Las últimas encuestas indican que ambos candidatos están virtualmente empatados.

El informe reciente de la comisión que investigó la participación de Irak en los ataques del 11 de septiembre de 2001 concluyó que esta no existió. Además, no se ha encontrado evidencia de vínculos entre el gobierno de Saddam Hussein y Al-Qaeda o que Irak poseía armas de destrucción masiva. Por consiguiente, las razones usadas para justificar la guerra en Irak han sido falsas aunque el presidente Bush insiste en que dichos vínculos y armas si existieron.

Hasta ahora cerca de novecientos soldados estadounidenses han muerto en Irak, cifra que continúa aumentando y que es inaceptable para la sociedad americana. Todo lo anterior ha debilitado al presidente Bush cuya tasa de aprobación ha caído a 40%. No todo ha sido negativo para él; la economía se ha recuperado generando un número sustancial de empleos. Sin embargo, muchos de estos pagan salarios relativamente bajos y no tienen prestaciones como el seguro médico que es de vital importancia para la tranquilidad de las familias. Las bolsas de acciones no han mejorado este año a pesar de ser electoral, lo cual no es buen presagio para el presidente.

Por su parte, Kerry no ha logrado presentar una posición claramente diferente a la Bush respecto a Irak. Sus asertos a cerca de involucrar a las Naciones Unidas siguen siendo bastante generales y no han convencido a muchos electores. Sin embargo, Kerry puede explotar ventajas en los temas sociales como la educación, el seguro médico, seguro de desempleo y la seguridad social.

La campaña hasta ahora ha sido bastante sucia, especialmente de parte del presidente. Dadas las dificultades que este enfrenta para justificar sus principales decisiones guerreras, su campaña se ha concentrado en atacar a Kerry sin defender su récord. Kerry ha sido descrito como 'voltearepas' y sin principios y como alguien que aumentará impuestos, lo cual no es difícil puesto que en sus 19 años en el Senado ha tomado posiciones aparentemente contradictorias en diversas ocasiones. Para una parte importante del electorado que ve al mundo en blanco y negro, las sutilezas y matices de la política que requiere tomar posiciones distintas en diversas situaciones se perciben como una debilidad. Kerry hasta ahora no ha podido contrarrestar satisfactoriamente estas acusaciones.

Ralf Nader, el tercer candidato, ha tomado una posición diferente hacia Irak puesto que aboga por un retiro inmediato. En el año 2000 la candidatura de Nader le costó la elección a Al Gore. Por ejemplo, en Florida Nader recibió cerca de 100.000 votos y Bush gano por menos de 400. Nader sigue siendo el candidato de la extrema izquierda dentro del abanico estadounidense pero en esta ocasión tiene menos apoyo que en 2000 pues muchos de sus simpatizantes buscan que Bush no sea elegido, aún a costa de votar por alguien poco satisfactorio para ellos como Kerry. Durante la campaña del 2000 Al Gore marginó a Nader pero en la actual Kerry lo ha visitado y aunque no ha habido un acuerdo formal, es posible que Nader y Kerry lleguen a alguna fórmula que permita que algunos puntos de la plataforma de Nader sean incorporados en la de Kerry y así se neutralice su candidatura.

El resultado de las elecciones es hoy incierto y dependerá de un conjunto de factores y posibles eventos. El desarrollo de los eventos en Irak y Afganistán desempeñará un papel muy importante. Si el gobierno iraquí no puede mejorar la seguridad y el número de soldados americanos muertos continúa a la tasa de los últimos dos meses, la situación del presidente será crítica.

Actualmente el Ministerio de Seguridad Patria (Homeland Security) espera intentos de ataques terroristas en Estados Unidos antes de las elecciones. Si algún ataque tiene lugar muy cerca de las elecciones, el presidente se beneficiará enormemente. Si algo así sucede a más de un par de meses antes de la elección posiblemente el efecto sería opuesto.

La economía es otro factor clave. Las tasas de interés están aumentando y el déficit fiscal ha llegado a niveles muy peligrosos. Dada la falta de ahorro en el país, este está acompañado de un gran déficit comercial y de influjos enormes de capital del extranjero. Esta coyuntura es preocupante y puede llevar a un empeoramiento en la forma en que los electores perciben el porvenir económico, lo cual favorecería a Kerry.

Otro elemento importante es la selección de candidato a vicepresidente que acompañe a Kerry. Las últimas encuestas sugieren que el senador y ex candidato a la presidencia Edwards de Carolina del Sur sería el compañero más popular de Kerry. Este le daría fortaleza a Kerry en el Sur y podría ser clave para ganar algún estado clave.

Hay otros temas que hoy se perciben como de menor importancia pero que podrían ser definitivos en algunos de los estados en los que ningún partido tiene grandes mayorías electorales y que podrían ser importantes si la elección es muy reñida. Entre estos están los relacionados con la migración, el matrimonio y derechos de los homosexuales y las políticas hacia Cuba. Hasta ahora la iniciativa de Bush de dar permisos de trabajo temporales a algunos indocumentados no ha avanzado, su posición hacia el matrimonio homosexual es negativa mientras que Kerry no aprueba el matrimonio pero sí las uniones civiles. En cuanto a Cuba, los electores de origen cubano del sur de la Florida han esperado más de Bush en su lucha contra Castro por lo que posiblemente voten en menor proporción por el presidente en esta elección. Además, los demócratas no enfrentarán el "efecto Elian" (el niño que fue repatriado a Cuba a la custodia de su padre) que fue importante en el año 2000.

La "guerra contra las drogas" no ha sido un factor importante en la campaña electoral. Esta ha sido relevante solamente en cuanto está asociada al terrorismo internacional. En caso de que gane Kerry, no se esperan cambios sustanciales en las políticas estadounidenses hacia las drogas. En efecto, uno se los asesores más importantes de Kerry, si no el más importante, es Randy Beers quien fue el director de la oficina de drogas del Departamento de Estado durante la administración Clinton. Beers es un profesional serio que ha estado comprometido con las políticas actuales. Esto sugiere que las políticas serían semejantes a las actuales aunque podrían ser un poco más flexibles.

En conclusión, la situación electoral es compleja e incierta y los próximos meses prometen ser muy interesantes.

*Profesor de la Universidad del Rosario

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.