Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2007/07/19 00:00

En un acto simbólico de soberanía, se festeja por primera vez el 20 de Julio en San Andrés

En medio de las tensiones por el reclamo de Nicaragua sobre la soberanía de San Andrés y Providencia, ante la Corte de La Haya, el gobierno colombiano realiza el tradicional desfile en el archipiélago.

En un acto simbólico de soberanía, se festeja por primera vez el 20 de Julio en San Andrés

Un grupo de 720 uniformados marchará por la isla para celebrar la Fiesta de la Independencia. Todo con el propósito de rendir “un homenaje del pueblo colombiano y de sus Fuerzas Armadas al pueblo de San Andrés, Santa Catalina y todas las islas que lo circundan”, según el general Freddy Padilla León.

El simbólico acto se realiza en medio de las tensiones por el reclamo de Nicaragua sobre la soberanía de San Andrés y Providencia, ante la Corte de La Haya. También es cierto que la iniciativa de celebrar la fiesta más importante para la Nación en la isla ocurre en un marco de descontento entre algunos pobladores del archipiélago que argumentan que no se les tiene en cuenta.
 
Los actos de descontento han llegado a oídos del gobierno central. Incluso, hace unas semanas circuló un panfleto que invitaba a que se desconocieran las leyes colombianas y exigía que autoridades y representantes del gobierno salieran de la isla antes del 20 de julio.

A esto se suman los continuos reclamos del pueblo raizal que aducen el permanente descuido del Estado. La semana pasada marcharon pidiendo el reconocimiento como un pueblo autónomo. Los isleños raizales tienen una lengua, religión y costumbres diferentes de la del interior del país, razón suficiente para exigir que se les reconozcan sus derechos como etnia.

La intención del gobierno es darle la cara a esta situación y enviar un mensaje de soberanía y de integración. Por eso, los actos cuentan con la asistencia del presidente Álvaro Uribe, la cúpula militar y varias de las escuadras más importantes de las Fuerzas Armadas.

El Presidente busca también sacar provecho a la visita y reivindicar las acciones de su gobierno a favor de la isla. Entre estas, está el camino peatonal frente al centro para provecho de los turistas y de los nativos.

En una entrevista concedida a Édgar Villarreal de The Archipielago Press, el representante de los raizales, el pastor Raymond Howard manifestó su descontento con la celebración de la fiesta por ser una manera de “colombianizarlos” y no reconocer su identidad: “Crecimos abrazado a todo lo que representa Colombia y mi pregunta es ¿qué hemos recibido de eso, cómo nos ha pagado el Estado colombiano, cómo nos han tratado, incivilizándonos, prácticamente acabando con nuestro pueblo, acabando con nuestras culturas, de qué nos sirvió eso?”.

No obstante, estas tensiones por la identidad del pueblo isleño tienen su origen histórico. Desde principios de siglo pasado los reclamos de los habitantes del archipiélago iban en esa dirección. San Andrés, Providencia y Santa Catalina fueron adheridas al territorio colombiano en 1822. Sin embargo, sólo hasta 1912, con la creación de la intendencia de San Andrés y Providencia hubo una presencia activa del Estado, cuya raíz era la preocupación por la amenaza de una invasión estadounidense-nicaragüense.

Ante el recrudecimiento del problema de la identidad de la isla, el gobierno nacional lanza estratégicamente un acto simbólico que tiene un mensaje claro: “Es un excelente movimiento político para reafirmar, no sólo lo que ya está en los documentos, sino ante la comunidad internacional, que el archipiélago es y será de Colombia”, dijo el coronel retirado Homero Herrera.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.