Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/4/2005 12:00:00 AM

En pañales

Juanita León, editora de Semana.com, entrevista al vicepresidente Francisco Santos sobre la comisión de reparación.

El gobierno de Álvaro Uribe ha señalado la reparación a las víctimas como uno de los hechos más notables de la Ley de Justicia  y Paz, marco legal para la desmovilización de los jefes paramilitares. La Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación, creada por la ley hace dos meses, se encargará de garantizar la participación de las víctimas en este proceso, de presentar un informe público sobre el surgimiento y evolución de los grupos armados ilegales, de verificar el efectivo desmonte de las estructuras paramilitares y su reincorporación a la vida civil y de recomendar los criterios para la reparación.

Juanita León, editora de Semana.com, habló con el vicepresidente de la República, Francisco Santos, quien estará a cargo de esa importante Comisión.

Semana.com: ¿En qué va la conformación de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación?

Francisco Santos: Estamos trabajando en la integración de esa comisión.

Semana.com: ¿Cuáles serán los criterios para escoger a las cinco personalidades que integrarán la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación?

F.S.: Queremos cinco personas representativas que no sean políticas, que sean independientes, que conozcan el tema y que quieran ayudar a que el proceso salga bien, que puedan verificar el verdadero desmonte del paramilitarismo y que no busquen torpedear el proceso.

Semana.com:¿Tendrá una planta de personal grande?

F.S.: Tendrá un staff importante. Va a tener recursos suficientes para operar. Pero queremos que mucho sea ejecutado por ONG, por la Iglesia, etc.

Semana.com: ¿Cuáles son los criterios para escoger a los representantes de las víctimas que tendrán dos espacios en la Comisión?

F.S.: No los tengo todavía.

Semana.com: Las organizaciones de derechos humanos ya dijeron que no participarán en el proceso...

F.S.: Hay muchas organizaciones de víctimas y no todas están de acuerdo con esa postura. Buscaremos personas representativas y que ayuden a la reconciliación.

Semana.com: ¿De dónde saldrá el dinero para la reparación?

F.S.: El primer esfuerzo será de los victimarios. Y también saldrá de cooperación internacional y del presupuesto de la nación.

Semana.com: La ley dice que aun cuando no se identifique el victimario el Estado debe reparar a las víctimas

F.S.: Es cierto. Con la sentencia de un juez, el Estado debe reparar. Pero generar grandes expectativas es peligroso, no es bueno que la gente crea que la reparación será la solución a sus vidas porque eso quiebra al Estado. Hay que partir de lo posible y lo real. Hay mucho por hacer en cuanto a la reparación simbólica, colectiva. Tenemos que iniciar un proceso de reconstrucción del tejido social. Lo haremos colectivamente, no voy a ser un dictador que impone su criterio.

Semana.com:¿A quién considerarán víctima?

F.S.: Eso lo tiene que definir la Comisión.

Semana.com:¿No se hará mediante un decreto reglamentario?

F.S.: No se ha decidido. Pero los criterios los define la Comisión.

Semana.com: La ley dice que el juez determinará el monto de la reparación. Entonces, ¿quién decide en cada caso la reparación: el juez o la Comisión?

F.S.: El juez. La comisión establece los criterios pero el juez es autónomo. Todo está en la ley.

Semana.com:¿Esos jueces fallarán los casos donde sucedieron? ¿No estarían las víctimas algo indefensas dado que sus victimarios desmovilizados ahora viven en su mismo barrio?

F.S.: Hay que ir viendo. Eso se puede corregir si es necesario.
 
Semana.com: La ley dice que la Comisión elaborará un informe sobre cómo evolucionó el fenómeno paramilitar. ¿Quién lo hará?

F.S.: Cuando uno mira lo que ha sucedido en las regiones lo que ha habido es un fracaso colectivo. Las Farc y el ELN acabaron las regiones, y de ahí nace el paramilitarismo. La gente desesperada ayudó a la guerrilla o a los paras o se voltearon. Todo el mundo ha sido víctima. Todos somos víctimas, aunque algunos con más responsabilidad que otros. Mi idea es que la Iglesia elabore este informe con la gente en las regiones, que la creación del informe sea colectiva, que sea de una catarsis social sobre lo qué pasó de tal forma que garantice que no se repita. No creo en el señalamiento de culpables. Más bien en la recopilación de historias para ser publicadas en unos años, cuando se acabe la guerrilla.

Semana.com:¿Y por qué no apenas acaben el informe?
Mi idea es que esa historia quede sellada. Es que es difícil hacer eso en medio del conflicto, divulgarlo ahorita sería un riesgo.

Semana.com: ¿Por qué? ¿Porque de pronto aparecen involucrados con los paramilitares miembros activos del Ejército que están peleando contra las Farc?

F.S.: No y sí. Tenemos que proteger al Estado. El que tenga pruebas contra un militar que lo judicialice. Mi preocupación es cómo reconstruimos este país. Me interesa la parte propositiva y que construya. Hay que hacer cosas -no tengo claro qué- que reconstruyan el tejido social. Es importante que todos admitamos el fracaso colectivo, que perdimos todos.

Semana.com: La ley también dice que la Comisión verificará el efectivo desmonte de los grupos armados.

F.S.: Me estoy inventando un mecanismo efectivo de verificación. Un outsourcing con ONG, que los miembros de la comisión respalden a la Misión de Verificación de la OEA para verificar las quejas. Lo primero es visitar a las regiones. Porque en muchos informes sobre esto hay mucha manipulación, lo que uno ve en las regiones es que la gente tiene una sensación de alivio, dicen se fueron esos h.p..

Semana.com: La verificación de la OEA parece haber fracasado. ¿Qué garantiza que la Comisión tendrá más éxito?

F.S.: La OEA no lo ha logrado porque tiene muy poquita gente. Pero ellos están acompañando la desmovilización. Su esfuerzo en el proceso de convencimiento de estos grupos para que dejaran las armas fue clave. Este proceso no ha sido fácil. Además los mismos que le dan palo a la OEA piden que no se le apoye con recursos. Vamos a apoyar la Misión. Los comisionados estarán pegados a las regiones para ver qué está pasando, con organismos sociales, con el Programa de Derechos Humanos de la Vicepresidencia, con la Defensoría. Verificaremos las quejas. Ese es el reto. Una parte fundamental del esfuerzo de la Comisión se dedicará a eso.

Semana.com: ¿Quién va a ser el director de orquesta de la aplicación de la Ley de Justicia y Paz? Usted? ¿Luis Carlos Restrepo? ¿Luis Alfonso Hoyos?

F.S.: La ejecución de la ley tiene dos cabezas. Por un lado la Fiscalía y por el otro la Comisión, bajo el liderazgo de la Vicepresidencia. En lo operativo está Luis Alfonso Hoyos, que es un duro.

Semana.com: Ahora que Santa Fe Ralito terminó siendo un lugar a donde los paramilitares que cometieron crímenes atroces pueden ir si quieren ser protegidos pero no un lugar donde deben permanecer mientras se les juzga, como se creyó en un principio, ¿Cómo se garantizará que los jefes no se vuelen?

F.S.: Hay sistemas de información como nunca han existido en otros procesos de paz en el país. Tenemos sus huellas, su foto, registros de voz. Los desmovilizados tienen que presentarse en un centro de referencia para recoger su platica. El que le quiera jugar bien al proceso obtiene los beneficios. El que no, hay que perseguirlo. Hemos perseguido a los paras como nunca. Precisamente porque sintieron la presión es que se sentaron a negociar. Negocian porque se les acabó su razón de ser, porque hay seguridad en sus zonas.

Semana.com: Pero jefes paramilitares como Báez, Mancuso, Castaño no tienen necesidad de la 'platica'. ¿No temen que se vuelen?

F.S.: El que se quiera volar se puede volar, pero entonces pierde los beneficios de la ley, y sigue en la ilegalidad. Si quiere ser cobijado por la ley se tiene que comportar según la ley.

Semana.com: ¿Ya existe la plata para hacer la pedagogía de la ley?

F.S.: Se está consiguiendo.

Semana.com: ¿Las personalidades de la Comisión serán remuneradas y trabajarán tiempo completo?

F.S.: Algunas trabajarán tiempo completo, y será remunerado.

Semana.com: ¿En qué va la reinserción productiva de los desmovilizados? Algunos creen que la única exitosa es la de los cultivos de palma de jefes paramilitares en Urabá.

F.S.: Estoy en discusiones con los gremios para que se metan en esto. Más o menos hay una puerta abierta. Hemos hablado con los palmeros, con la SAC, con la Andi, con Camacol, para que haya proyectos rurales y urbanos.

Semana.com:La ley dice que las comisiones regionales de bienes estarán a cargo de las reclamaciones sobre propiedad y tenencia de bienes. ¿Cómo van a evitar que siendo creadas en las regiones bajo influencia paramilitar no terminen siendo infiltradas por las autodefensas, como muchas oficinas de instrumentos públicos?

F.S.: Serán conformadas por la Comisión de Reparación y Reconciliación, que definirá los criterios. La intención del gobierno es que no exista un solo paramilitar en el país. Esa es su voluntad.

Semana.com: ¿Cuándo va a arrancar la Comisión?

F.S.: A mediados de octubre.

Semana.com: ¿No van a esperar a que la Corte Constitucional decida las demandas contra la Ley de Justicia y Paz?

F.S.: Vamos a arrancar de una. La Corte siempre ha apoyado los temas de paz de manera generosa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.