Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/11/2004 12:00:00 AM

Europa, ¿de cuantas velocidades?

Además de la aprobación del texto constitucional europeo y el incumplimiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento por parte de Francia y Alemania, la Unión Europea tiene un reto aún más dispendioso: su quinta ampliación, esta vez hacia el este y centro del continente. El primero de mayo tendrá lugar este hecho que involucra a 10 países: Polonia, Hungría, República Checa, Estonia, Letonia, Lituania, Eslovaquia, Eslovenia, Chipre y Malta.

Además de la aprobación del texto constitucional europeo y el incumplimiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento por parte de Francia y Alemania, la Unión Europea tiene un reto aún más dispendioso: su quinta ampliación, esta vez hacia el este y centro del continente. El primero de mayo tendrá lugar este hecho que involucra a diez países: Polonia, Hungría, República Checa, Estonia, Letonia, Lituania, Eslovaquia, Eslovenia, Chipre y Malta.

La Unión Europea (UE) se enfrenta en estos próximos meses a los más grandes retos de toda su corta historia. Podemos mencionar entre estos la aprobación del texto constitucional europeo elaborado por la Convención Europea, recientemente objetado por los países en la pasada Cumbre de Bruselas. Por otro lado se encuentra el oscuro panorama del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, dado el incumplimiento de sus cláusulas por los dos países motores del proceso de integración: Francia y Alemania. Por si esto fuera poco, la UE aún no se recupera de la crisis política derivada de las posiciones encontradas de los países europeos a partir del momento en que las fuerzas aliadas de Estados Unidos y el Reino Unido decidieron atacar Irak.

Pero sin duda alguna, el desafío más importante al que debe hacer frente la UE es al de su quinta ampliación, hacia los países del este y centro de Europa, que se llevará a cabo el primero de mayo de 2004.

A partir de esa fecha, 10 nuevos países entrarán a formar parte del proceso de construcción europeo: Polonia, Hungría, República Checa, Estonia, Letonia, Lituania, Eslovaquia, Eslovenia, Chipre y Malta.

Este proceso de ampliación comenzó con la caída del Muro de Berlín, hecho que provocó que los países liberados del régimen soviético empezaran a buscar su inserción internacional mirando hacia sus vecinos de la Unión. La coyuntura del momento no permitió que los estados miembros se preocuparan demasiado por el futuro ingreso de estos países en la Unión (aunque nadie dudaba acerca de la entrada de estos países como miembros de pleno derecho), dado que estaban trabajando en la formación del mercado común y en la implantación de las fases que culminarían con la anhelada unión económica y monetaria.

Por el hecho al que se hacía referencia de no poder excluir a los países del este de Europa de las ventajas que supone ser miembro de la Unión, los estados miembros tuvieron un gesto político importante en el año 1993 en Copenhaguen donde establecieron los criterios que los países que desearan ingresar en la Comunidad debían cumplir .

Sin embargo, las solicitudes de ingreso no se produjeron hasta el año siguiente y las negociaciones se retrasaron hasta 1998 . A través de diferentes mecanismos de "pre-adhesión" , la Unión ha ido contribuyendo para que todos los candidatos lleguen a cumplir los criterios de Copenhague. Así, el 16 de abril de 2003, el Consejo Europeo de Atenas dio por finalizadas las negociaciones y se firmaron los Tratados de Adhesión con cada uno de los estados que entrarán a formar parte de la Unión Europea el próximo mes de mayo. Rumania, Bulgaria y Turquía no firmaron sus respectivos Tratados de Adhesión, que quedaron pendientes hasta 2007 en los dos primeros casos y para principios de 2005, el comienzo de las negociaciones con Turquía.

Sin embargo, cabe preguntarse por qué ampliarse en estos momentos. En realidad existen numerosas razones tanto económicas como políticas para justificar la ampliación de la UE hacia el centro y el este de Europa. Entre las primeras cabe destacar que los diez países candidatos tienen a la UE como principal socio comercial, lo que obliga en cierto modo a los países miembros a hacer que los estados candidatos se beneficien no sólo de un comercio mas o menos abierto sino de todas las ventajas que supone pertenecer a un mercado único, lo que les ayuda a través de mecanismos solidarios tan característicos de la UE, para que alcancen en el menor tiempo posible un nivel de desarrollo que les haga competitivos tanto a escala europea como mundial. En referencia a las razones políticas, estas son más subjetivas y todos los mandatarios de los estados miembros han declarado a favor de la ampliación aduciendo "deuda histórica" con los países que estaban sometidos al régimen soviético, aunque este tipo de declaración no sale de lo que se denomina "políticamente correcto". Una razón que parece tener mucho más peso es la reunificación alemana, ya que los demás países han visto cómo la "Gran Alemania" se ha beneficiado en una amplia medida de los fondos estructurales de la Comunidad para el desarrollo de sus regiones más desfavorecidas, es decir, las pertenecientes al lado oriental del país. Evidentemente sería "políticamente incorrecto" el no dar la oportunidad a los demás estados que vivieron exactamente la misma experiencia que la República Democrática Alemana.

Del mismo modo, se puede decir que la decisión de los estados del centro y del este europeo de nada más liberarse del régimen soviético, solicitar la entrada en la Otan, también ha influido en los estados miembros ya que estos han ido perdiendo paulatinamente presencia militar de Estados Unidos en su territorio, y la 'liberación' de estos países no puede suponer un avance norteamericano, puesto que la Unión Europea está tratando de crear su propia identidad en materia de seguridad y defensa, a la cual los nuevos miembros se tendrán que adherir por más que crean que su protección sólo puede ser asegurada por la omnipresente potencia estadounidense.

Todas estas razones son totalmente válidas para la entrada de los estados del centro y este de Europa en la UE, y por supuesto nadie duda de las ventajas que este proceso de ampliación puede traer consigo, sobre todo a países como Alemania y Austria, principales inversores en los mercados nacionales de los nuevos socios. Sin embargo, vale la pena analizar los escenarios a los que los estados miembros y las instituciones comunitarias tendrán que enfrentarse con la ampliación de mayo.

Una de las cuestiones más difíciles de resolver de la ampliación ha sido sin duda el sistema institucional de la UE, que debe seguir siendo igual de eficiente después de la entrada de 10 y luego tres estados más. El Tratado de Niza, tras cuatro días de discusiones matemáticas entre los más altos mandatarios europeos, estableció la configuración de las instituciones para 25 miembros, pero sin reformarlas de manera drástica, como era en realidad necesario. En el caso del ejecutivo comunitario (Comisión Europea), el Tratado especifica únicamente que el apartado No. 1 del artículo 213 será modificado el 1 de enero de 2005, sin aclarar verdaderamente cuántos comisarios formarán dicha institución . Lo que se hará a partir de mayo es aumentar automáticamente el número de comisarios a 25, sin ofrecer a los 10 nuevos una cartera específica hasta noviembre, cuando se elija otra comisión, la cual no se sabe cómo se compondrá .

Sin embargo, el mayor problema se encuentra en el Consejo de la Unión, ya que el Tratado de Niza estipuló un sistema de votos que en la actualidad se quiere derogar (cuando ni siquiera se ha empezado a aplicar) con la Constitución Europea, la cual establece un sistema de mayorías completamente diferente en el que Polonia y España pierden todo el espacio de poder que habían adquirido en Niza. Además, Alemania ya ha advertido que la negociación política de la Constitución va acompañada de la económica acerca del reparto del dinero .

Por otro lado, el presupuesto comunitario va a resultar muy controvertido ya que mantener a 10 países más sin modificar el estatus de los 15 miembros no va a ser nada fácil, y menos con el criterio de austeridad que los seis estados contribuyentes netos han establecido . El 10 de febrero, la Comisión dio a conocer los presupuestos para el periodo comprendido entre 2007-2013 y finalmente aprobó el 1,15 por ciento del conjunto de la renta nacional bruta de los 25. El problema es que el planteamiento presupuestario ha sido el de que "los estados no se han planteado cuánto dinero se necesita para la ampliación, sino cómo debe hacerse para no pagar más" .

Como se anotó con anterioridad, una de las ventajas de la ampliación es la de aumentar el mercado único logrado por los 15. Sin embargo, una de las libertades más importantes en este mercado único es la libre circulación de trabajadores, la que ha quedado restringida desde el inicio para todos aquellos de los nuevos socios, puesto que la Comisión ha permitido que los estados miembros adopten periodos transitorios entre dos y siete años . La Comisión ha declarado que no tiene por qué haber problemas en este sentido ya que con las anteriores ampliaciones no los ha habido; sin embargo, las poblaciones de los países miembros fronterizos son muy escépticas y, de todas maneras, la UE nunca se ha enfrentado a una ampliación tan complicada en términos tanto de número de países como en número de habitantes y desigualdad entre estos y los de los estados miembros. No se puede seguir cayendo en el error de integrarse desde arriba y no desde los ciudadanos que son, al fin y al cabo, los más afectados o beneficiados del proceso. Sólo Irlanda ha manifestado desde el principio que no va a adoptar ningún periodo transitorio en este sentido.

Por otro lado, uno de los objetivos más importantes de la Comisión es acercar la Unión a los ciudadanos. Con la firma del Tratado de Maastricht en 1992 se creó el término de "ciudadanía europea", que no se ha consolidado ni siquiera en los 15 estados miembros . Uno de los mecanismos que se utiliza en las instituciones europeas es el de declarar cada lengua oficial de un Estado lengua oficial de la UE. Así, en la actualidad existen 11 idiomas oficiales en la Unión, lo que supone la traducción de los actos de las instituciones en 11 lenguas diferentes. Con la entrada de 10 nuevos países, las lenguas oficiales pasarán a ser 20, con lo que los gastos aumentarán considerablemente . Sólo en traducciones, el gasto aumenta de 550 millones de euros a 808 millones, mientras que de 1,5 millones de páginas traducidas se pasarán a 2,4 millones . Todo esto, sin contar que Chipre entre en la Comunidad unido, es decir, con la parte turca del país (que parece lo más probable), y entonces el turco será también lengua oficial de la Unión, lo cual supone un obstáculo menos para Turquía en el camino hacia su ingreso a la UE.

Cabe destacar cuál será el papel de la UE en el mundo tras la ampliación. Las desigualdades en la Unión se van a duplicar mientras que el PIB medio per capita se reduce en un 12,5 por ciento . Esto quiere decir que los problemas en la Unión se van a incrementar, por lo que los asuntos externos deberán quedar en un segundo plano y perder peso en el panorama internacional.

Por otro lado, el nuevo vecino, Rusia, ya está pidiendo indemnizaciones por las pérdidas que va a suponer para él la entrada de los candidatos a la UE, ya que este país mantenía acuerdos bilaterales de comercio que se anulan en el momento en que los estados candidatos entren a formar parte de las políticas comunitarias .

Por último hace falta hacer referencia a lo que se ha llamado la "Europa de dos velocidades". Con la no ratificación del proyecto de Constitución, algunos estados e incluso la Comisión han declarado que si no se consigue un consenso se aprobaría por la misma vía del euro o del Acuerdo Schengen, es decir, los países que deseen avanzar en este sentido lo harán y los que no se irán quedando, con lo que se formaría un grupo al frente del proceso . Sólo se puede esperar que si a 15 puede haber dos velocidades, que a 25 no se sumen muchas más.

* Profesor investigador de la Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia

marmiguel@hotmail.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.