Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2008/08/06 00:00

Fanny Mikey está en delicado estado de salud

La artista argentina, quien se convirtió en el alma y nervio del Festival Iberoamericano de Teatro, permanece recluida en una clínica de la capital del Valle.

Fanny Mikey, directora de la fundación Teatro Nacional. (Foto: León Darío Peláez- SEMANA)

Fanny Elisa Mikey Orlanzky es una mujer de espíritu inquebrantable y de una pasión insaciable por el arte. Precisamente esa cualidad es la mayor preocupación de quienes la conocen y velan porque se recupere pronto de la afección renal por la cual está siendo tratada en la clínica Sebastián de Belalcázar, en Cali, pues no quieren que su ánimo se afecte por su estado físico.

La artista llegó a la capital del Valle el miércoles 30 de julio con el fin de realizar dos funciones de su obra “Perfume de Arrabal y Tango¨, con las que celebra sus 60 años de vida artística. Pero el viernes, un día después de realizar su primera función en el teatro Jorge Isaacs, debió ser hospitalizada tras una complicación en sus riñones.

“En la mañana de ese mismo día estaba agotada, no se paraba de la cama y pese a ello insistía en que debía presentarse. Finalmente la convencimos de cancelar el espectáculo y a cambio retribuirle al público con un acto en otra fecha y con mejor ánimo”, relató a Semana.com Mónica Suárez, su mano derecha y jefe de prensa de la fundación Teatro Nacional que creó Fanny desde hace más de 25 años.

Suárez cuenta que pese a que su enfermedad la obliga a un reposo total, Fanny aprovecha cualquier oportunidad para hablar de trabajo: “Ese tema ha sido muy complicado porque cuando nos permiten ingresar a visitarla, de inmediato empieza a preguntar por esto y aquello de las funciones que tenemos pendientes en el exterior. Nos toca cambiarle el tema o salir rápido de la sala”.

Por esa razón las personas cercanas a la artista consideran que su reposo en una clínica de Cali contribuye a alejarla de las tensiones de la empresa teatral. De allí que no se haya pensado, hasta ahora, en trasladarla hacia Bogotá. En cuanto a su estado de salud, directivas de la clínica a través de un portavoz manifestaron que mantendrán la cláusula de confidencialidad de la institución y por tal motivo el tema se ha manejado en completa reserva.

Fanny Mikey es argentina de nacimiento pero llegó a Colombia en 1959 y desde entonces se convirtió en uno de los motores culturales del país. Su entrada por el pacífico colombiano le permitió conectarse con el maestro vallecaucano Enrique Buenaventura, con quien se embarcó en su primer proyecto en el Teatro Experimental de Cali, TEC. Allí se inició como actriz experimental, luego de realizar en su país de origen estudios de teatro en la Sociedad Hebraica Argentina y tomar cursos de interpretación con Heidy Crilla y Emilio Satanovsky.

“Fanny siempre ha sido muy impetuosa y valiente en la forma de hacer teatro”, dijo la francesa Jackeline Vidal, actriz y directora del TEC, quien llegó a nuestro país en 1961 tras enamorarse del maestro Buenaventura.

Desde la capital del Valle, Fanny Mikey viajó a Bogotá donde consolidó decenas de proyectos teatrales como la realización del Festival Iberoamericano de Teatro, el cual ya completa su XI versión. Durante sus 60 años de vida artística ha interpretado a más de 40 personajes, dirigido decenas de obras y ha producido películas colombianas como ´Edipo Alcalde´ y ´Bolívar soy yo´.

En varias oportunidades ha sido jurado e invitada especial de certámenes teatrales de talla mundial en países como Francia, Venezuela, México, Rusia, Australia y Estados Unidos. En 2005 recibió el galardón español Premio Max Iberoamericano de Artes Escénicas. Por eso la incansable Fanny Mikey es considerada la ´matrona´ cultural del país.

Su entrega al teatro ha sido tan grande que siempre se ha caracterizado por no dormir más de cuatro o cinco horas cada noche. Reconoce que tampoco come bien y por descuidar su salud ha sufrido casi toda la vida de la tensión alta. Incluso ya había estado varias veces en cuidados intensivos. Aún así nunca ha querido renunciar a su acelerado ritmo de trabajo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.