Sábado, 21 de enero de 2017

| 2007/04/27 00:00

Farc envían pruebas de supervivencia de los 12 ex diputados del Valle secuestrados hace cinco años

Los ex funcionarios, incluidos en el listado de canjeables del grupo armado, claman por la suscripción de un acuerdo humanitario y culpan a la guerrilla y al gobierno por su situación.

Los familiares de los ex diputados recibieron las pruebas de supervivencia en la Asamblea del Valle, el mismo sitio en el cual fueron plagiados sus seres queridos.

El 11 de abril de 2002 el edificio de la asamblea del Valle, en el centro de Cali, fue escenario de una sangrienta toma de las Farc que terminó con el plagio de 12 diputados y el asesinato de varios policías que prestaban guardia en el lugar. Cinco años después el mismo lugar volvió a ser escenario de llanto para las familias de los plagiados, quienes se reunieron este viernes en la duma para observar en pantalla gigante las nuevas pruebas de supervivencia enviadas por la guerrilla.
 
Los dolientes llegaron a la cita a las 10 de la mañana y desde ese momento vieron desfilar por el muro imágenes y testimonios grabados el 26 de marzo, según el relato grabado de uno de los ex diputados.

El telón de fondo en el video proyectado a las desconsoladas familias no era de la selva colombiana, como suele ocurrir en las pruebas de supervivencia que las Farc se acostumbraron a enviar a sus víctimas. En esta ocasión se trataba de un recinto cerrado con dos fachadas. Una con la pared pintada con líneas varios colores y la otra con un solo fondo, como el de un mural alisado, pero sin pintar.
 
Abrazadas a sus hijos las esposas y hermanas de los rehenes escucharon durante dos horas los mensajes televisados que sus seres queridos les enviaron desde la manigua. Los vieron cansados por el sufrimiento pero, paradójicamente, mejor vestidos y hasta con semblante más sereno que en el último video enviado por la guerrilla en septiembre del año pasado. Pese a la tragedia la mayoría de ellos estaba menos demacrado y más elocuente. Todos pidieron al gobierno que haga lo necesario para tramitar el acuerdo humanitario y la mayoría culparon tanto al presidente Álvaro Uribe como a la guerrilla de las Farc por dilatar tanto la solución para su problema.

Los 12 ex funcionarios fueron secuestrados en una acción cinematográfica llevada a cabo por un comando especial de las Farc, que irrumpió en la sede de la Asamblea el 11 de abril de 2002, dos meses después de que ese grupo secuestrara a la candidata presidencial Ingrid Betancourt. Tanto los diputados como Betancourt hacen parte de un grupo de 57 rehenes que las Farc proponen canjear por 500 rebeldes presos.

En medio de cálidos mensajes para sus familiares y amigos, los secuestrados políticos insisten en una zona para lograr el intercambio humanitario. En las nuevas pruebas de supervivencia presentadas esta mañana a sus familiares, los diputados critican que las partes en conflicto no puedan llegar a un acuerdo para lograr su libertad y la de los demás secuestrados en Colombia.

Pero además de las críticas dan señales sobre cómo podrían adelantarse las gestiones para lograr el acuerdo humanitario, su causa fundamental y lo único que los mantiene con esperanza, según dicen en los mensajes. Juan Carlos Narváez pide la desmilitarización por un lapso de 30 a 45 días de los municipios de Pradera y Florida, en el Valle del Cauca. Agrega que además de Francia, España y Suiza, amigos del acuerdo, deben sumarse Venezuela y Estados Unidos.
Por su parte Jairo Hoyos cuestionó al gobierno y a las Farc, al preguntarles si están esperando para negociar sobre sus cadáveres. De igual forma el diputado manifestó su total rechazo al rescate por la vía armada y dijo que el acuerdo humanitario debe ser parte de la política de seguridad democrática del presidente Uribe.

Desde el gobierno desestimaron el alcance de estos reclamos. El ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, dijo que las pruebas no muestran nada nuevo y que el gobierno no puede renunciar a la posibilidad de un rescate militar. “Estamos muy interesados en el acuerdo humanitario, pero pedimos que en esa zona de encuentro no haya personas armadas, propuesta que fue rechazada por las Farc, eso muestra falta de voluntad”, señaló el Ministro.

Aunque el gobierno colombiano y el grupo guerrillero manifiestan su disposición para realizar el intercambio de secuestrados por rebeldes presos, durante el gobierno de Álvaro Uribe, no han logrado ponerse de acuerdo sobre las condiciones para efectuarlo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.