Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/30/2007 12:00:00 AM

Fernando Araújo respalda la férrea posición de Uribe ante las Farc en el tema de los secuestrados

El ex ministro que estuvo seis años secuestrado por la guerrilla y que logró su libertad porque se les fugó dice que las únicas responsables de la actual situación son las Farc y que éstas no van a ceder mientras puedan sacar algún provecho político.

¿Hay alguna voz más autorizada que la de Fernando Araújo para hablar sobre el tema del secuestro? Probablemente hay muy pocos colombianos que como él que tengan información de primera mano de lo que son realmente las Farc. Por eso, pide “no caer en la trampa habilidosa de las Farc que aparenta su disposición a realizarlo (el intercambio) mientras en la práctica la dilata".

El llamado de atención de Araújo se produjo a propósito de otro hecho que hasta ahora había pasado en silencio: la Coordinadora para el Acuerdo Humanitario sigue reuniéndose en busca de una salida para devolverle la libertad a los 63 cautivos.

Sin embargo, Araújo no sólo no asistió a este encuentro sino que además manifestó públicamente que en su opinión la estrategia para que se concrete está equivocada. “Repito que estoy convencido plenamente de la voluntad del gobierno para lograrlo, e igualmente creo que las Farc también tienen interés en él, pero estoy seguro de que mientras la guerrilla perciba que pueden seguir sacando provecho político de su aplazamiento para que la opinión pública haga recaer sobre el gobierno la frustración por no lograrlo y debilitar la política de seguridad democrática, pondrá todo tipo de obstáculos para aplazar su definición, pasando por encima del dolor de todos los involucrados”.
Araújo recordó que durante el tiempo que estuvo cautivo conversó con sus captores y les dijo que cuando a él lo secuestraron -el 4 de diciembre del año 2000- en Colombia existía la zona de despeje y que, sin embargo, no lo liberaron. En clara referencia a crear zonas especiales para alcanzar una liberación, Araújo dice que por qué las Farc no hacen la misma exigencia cuando se trata de entregar secuestrados a cambio de dinero, como sucede en muchas ocasiones y en diferentes partes del país.

Por eso, Araújo dice que “la estrategia correcta es depositar nuestra confianza en el presidente Álvaro Uribe y en su Alto Comisionado para la Paz; confiar en las gestiones discretas que vienen realizando la comisión internacional autorizada para el efecto, y no caer en la trampa habilidosa de las Farc”.

Este es el texto del comunicado expedido por el ex ministerio y que SEMANA.COM publica en su totalidad porque, al fin y al cabo, es una de las voces más autorizadas para hablar de tan delicado tema.

COMUNICADO DE PRENSA DE FERNANDO ARAUJO PERDOMO

Enero 30 de 2007

Comienzo por agradecer a la Divina Providencia, que me ha permitido regresar a la libertad. También agradezco al señor ex presidente Ernesto Samper, al igual que al señor ex presidente Alfonso López, a Monseñor Luis Augusto Castro y al Padre Darío Echeverri, y a todos los integrantes de la Coordinadora para el Acuerdo Humanitario por sus incesantes acciones, oraciones y actividades de toda índole que buscan permanentemente el regreso sanos y salvos de todos los secuestrados.

Gracias además, porque mientras estuve en cautiverio conocí continuamente, a través de la radio, sus voces, sentí su compañía y su amor y se constituyeron en una de mis mayores fuentes de esperanza. Siempre, siempre, cuando me sentía desfallecer, cuando la esperanza huía, escuché su aliento fortalecedor y me llené del convencimiento de que los esfuerzos por nuestra liberación no cesarían, permitiéndome recuperar la fortaleza para resistir el calvario de mi secuestro. Por todo eso, gracias con todo mi corazón.

También quiero expresar con todo mi amor mi solidaridad infinita con mis hermanos secuestrados y con todos sus familiares y amigos. Colombia entera los acompaña en el dolor y en la esperanza. Colombia entera los acompaña con sus oraciones, con su fuerza espiritual, con su amor. Así lo he sentido en todas y en cada una de las manifestaciones verbales y escritas que he recibido desde mi regreso, de colombianos de todas las edades, de todas las condiciones, de todos los colores. El país clama ardorosamente, en una sola voz, por su inmediato regreso.

Estando en cautiverio meditaba sobre el acuerdo humanitario y trataba de visualizar el camino para hacerlo viable. Era claro para mí que las exigencias de las Farc eran inaceptables para cualquier democracia y especialmente para Colombia, y percibía en las palabras del presidente Uribe y del Alto Comisionado Restrepo un deseo sincero de facilitarlo en condiciones de dignidad para el país y sin poner en riesgo la seguridad de todos los colombianos. Siempre tuve presente, a pesar de mi dolor y del dolor que sufrían mis familiares, que el bien común está por encima del individual, e interiormente me decía: si yo fuera Uribe, haría lo que él está haciendo.

Cuando algún guerrillero me interpelaba sobre el acuerdo humanitario culpando al gobierno de su aplazamiento por oponerse al despeje, yo le hacía dos reflexiones a mi interlocutor; la primera, decía yo: cuando a mí se me secuestraron, el 4 de diciembre del año 2000, existía la zona de despeje en el Caguán, que permaneció por casi 15 meses simultáneos con mi secuestro, y con diálogos permanentes entre el gobierno y las Farc, y a pesar de eso, las Farc no accedieron a mi liberación. Había despeje y no hubo liberación. La guerrilla no tenía la voluntad para hacerla. Mi segunda reflexión cuestionaba la enorme cantidad de secuestros extorsivos que realiza las Farc permanentemente y la manera como negocian con los familiares de los secuestrados el pago de rescates sin zona de despejes. Vean, les decía yo, cuando de verdad quieren negociar, no necesitan zonas de despeje.

Que no haya dudas. Soy partidario del acuerdo humanitario y acompaño a todos los secuestrados de Colombia y a sus familiares en su dolor. Mi ausencia de la reunión de la Coordinadora del Acuerdo Humanitario a la que amablemente me invitó el ex presidente Ernesto Samper se debe a que, en mi opinión, la estrategia para que se concrete está equivocada. Repito que estoy convencido plenamente de la voluntad del gobierno para lograrlo, e igualmente creo que las Farc también tienen interés en él, pero estoy seguro de que mientras la guerrilla perciba que pueden seguir sacando provecho político de su aplazamiento para que la opinión pública haga recaer sobre el gobierno la frustración por no lograrlo y debilitar la política de seguridad democrática, pondrá todo tipo de obstáculos para aplazar su definición, pasando por encima del dolor de todos los involucrados. Para mí, la estrategia correcta es depositar nuestra confianza en el presidente Álvaro Uribe y en su Alto Comisionado para la Paz; confiar en las gestiones discretas que vienen realizando la comisión internacional autorizada para el efecto, y no caer en la trampa habilidosa de las Farc que aparenta su disposición a realizarlo mientras en la práctica la dilata.

Los colombianos todos, y en especial las familias de los secuestrados tenemos la obligación de ser muy claros ante la opinión nacional e internacional. Las Farc son los secuestradores, son los responsables del larguísimo cautiverio de miles de colombianos y es a ellos, a la guerrilla, a quienes debemos exigirles la inmediata liberación de nuestros conciudadanos. Que Colombia entera en una sola voz que se escuche hasta en los confines del universo le diga a la guerrilla:
 
¡BASTA YA! . Devuélvannos a nuestros compatriotas y permítannos vivir en paz.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.