Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/26/2015 10:00:00 PM

"Me di cuenta de que no había cosas geniales, sino genios"

El Artista plástico Fernando Botero hace referencia a la ‘Historia de la crítica del arte’ (1936), Lionello Venturi y a ‘Los pintores italianos del Renacimiento’ (1930), Bernard Berenson.

A mí me han cambiado la vida realmente dos libros. El primero, de Lionello Venturi, se titula Historia de la crítica del arte. Lo descubrí durante un invierno en una librería. Yo tenía unos 20 años y era estudiante en Madrid. En esa época quería irme a París a hacer cosas geniales, pero cuando leí a Venturi me di cuenta de que no había cosas geniales, sino genios y así hallé una nueva dimensión del arte. Desde ese momento me adentré en el Renacimiento. Yo tenía el bagaje de otros jóvenes artistas: Miguel Ángel, Leonardo, Rafael. Pero esto era lo obvio del Renacimiento, lo superficial. Era apenas la entrada. Ahí fue cuando encontré el segundo libro que me cambió: Los pintores italianos del Renacimiento de Bernard Berenson. Este autor me reafirmó que la tendencia del volumen le dio la sensualidad al arte, y cambió mi vida por completo. Como todos los artistas, yo quería ir a París, pero este libro me envió a Florencia a estudiar el Renacimiento. Además, me presentó al artista de esa época que más admiro: Piero della Francesca, tal vez, sino el único, que ha podido conjugar el volumen y la forma, un legado importantísimo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.