Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/21/2007 12:00:00 AM

Fiesta Tricolor

En San Andrés se realizó por primera vez el tradicional desfile marcial. La Fiesta de la Independencia, que cumplió 197 años, se celebró con ritmo caribeño.

Los sanandresanos comenzaron a llegar al punto de encuentro, la calle Newball, desde antes de las ocho de la mañana. Todo estaba dispuesto para el desfile de la celebración del 20 de Julio Día de la Fiesta de Independencia número 197: la alfombra roja extendida, frente al palco presidencial; la formación de las Fuerzas Militares, con su impecable porte; la alegría caribeña, y un sol que no dejó de alumbrar hasta las siete de la noche.

Luego de la llegada del Presidente, Álvaro Uribe, comenzó la ceremonia tradicional, que por primera vez se realizó en el archipiélago. En la programación estaba anunciada la imposición de la Cruz de Boyacá a algunos oficiales del ejército y la policía, condecoración que el Presidente otorgó con las debidas insignias.

Mientras el calor aumentaba, se sumaban más isleños y turistas, deseosos de ver el desfile. Entre tanto, se escuchó el discurso de Álvaro Archbold, el gobernador de San Andrés que calificó la celebración de “fiesta de colores de marchas y compases”. Después procedió Juan Guillermo Ángel, el Asesor Presidencial para San Andrés, Providencia y Santa Catalina quien alabó la gestión del gobierno por la inversión que ha hecho en el archipiélago.

Los colores patrios se veían por todas partes. Hubo quienes se pintaron el rostro, al mejor estilo de un partido de fútbol. Algunas mujeres lucieron el tricolor en turbantes, o en sus atuendos. Otros aprovecharon para lucir la camiseta de la selección. Y dentro de mezcla de patria y carnaval, habían quienes llevaban una camiseta blanca que tenía estampado en el pecho una bandera colombiana y en la espalda dos manos, una
negra y una blanca, estrechándose. Fue un acto simbólico cuyo mensaje buscó dirimir las tensiones producidas por las recientes manifestaciones de raizales y ratificar la presencia del Gobierno Central en el archipiélago ante las demandas de Nicaragua por su soberanía. Como “una demostración de la solidaridad y el amor que sentimos los colombianos por esta isla y por los sanandresanos”, calificó Juan Manuel Santos, el Ministro de Defensa, la celebración.

Se dio paso al desfile que estuvo acompañado de la ovación de la gente. Hubo una representación emblemática de las Fuerzas Militares. En la medida que marchaban frente a la cúpula de la del ejército y el gabinete del Presidente y la gobernación, se recordó guerras de vieja data y se conmemoró a los soldados que han representado a Colombia en ejércitos internacionales. Primero desfiló el Bloque Héroes de Guerra, conformado por militares que han quedado lisiados en medio de la guerra. Después marchó un grupo de soldados vestidos con indumentaria militar de otras épocas. Así mismo marcharon las diferentes escuelas y un grupo de reservistas veteranos nacidos en el archipiélago, quienes merecieron los mayores vítores y aplausos.

Finalmente, un grupo de 2500 niños y niñas de colegios del archipiélago, se encargaron de poner más ritmo caribe a la marcha. Su desfile parecía una comparsa de carnaval. Alguien se atrevió a preguntar “¿Por qué bailan así?”, a lo que Emérita Berra, una gestora cultural contestó: “Es que nuestra cultura es afro”. Con bailes autóctonos iban desfilando los diferentes grupos y desde el más pequeño hasta el más grande bailó.

A la pregunta por cómo le pareció el desfile Arnobis Castro, un joven isleño que asistió a la marcha dijo: “Muy hermoso, y ojalá que se repita el año que viene. Hacía falta una celebración así, porque aquí los raizales (nativos) estaban en un conflicto con los continentales (oriundos del interior), y ojalá que esto sirva para unirnos todos”.

No obstante, para algunos de los raizales, la fiesta fue tenida por una celebración cultural, que dista del sentimiento patriótico. Aún así, no hubo quien no reconociera el esfuerzo hecho por el Gobierno Central, como lo manifestó Richard Howard, un raizal: “Ha sido uno de los mejores desfiles que hemos podido tener en la historia de la isla. Este, ha sido un desfile organizado y es un honor patrio para todo Colombia y para el mundo entero”.

A la celebración no dejaron de asistir los turistas, extranjeros o del interior del país, que se unieron a la celebración de un 20 de julio inolvidable, por el significado simbólico que adquirió. Allí se encontraba José Fernández, un mexicano que por primera vez estaba en San Andrés, y quién admiró la participación en el desfile: “Todos se ven muy alegres, me parece que es una celebración con mucha participación y yo estoy muy contento de estar y poder compartir esta fiesta”.

Al medio día cesó la concurrencia, sin embargo, las banderas enarboladas siguieron ondeándose al compás de la brisa, como simbolizando la espera de que pronto mengüen las tensiones y se de solución a los reclamos de los raizales.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.