Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2008/09/18 00:00

Fiscalía ocupó bienes del papá del gobernador del Valle

En un operativo liderado por la Fiscalía y la Dijín, las autoridades ocuparon 17 bienes de Carlos Herney Abadía Campo, padre del actual gobernador del Valle del Cauca, en un proceso por extinción de dominio. Abadía Campo ya había sido condenado a 50 meses de cárcel por enriquecimiento ilícito.

Juan Carlos Abadía, gobernador del Valle.

Este jueves, la Fiscalía y la Dijín ocuparon 17 inmuebles, con fines de extinción de dominio, pertenecientes a Carlos Herney Abadía Ocampo, padre del actual gobernador del Valle, Juan Carlos Abadía; vinculado al proceso 8000 por enriquecimiento ilícito y mentor político del senador Juan Carlos Martínez Sinisterra de Convergencia Ciudadana, señalado por alias ‘H.H.’ de tener nexos con paramilitares.

Los bienes avaluados aproximadamente en 3 mil millones de pesos, están ubicados en los municipios de Buga, Guacarí, Yotoco y un lujoso apartamento en la ciudad Bogotá. Incluso, uno de los bienes aparece a nombre del gobernador Juan Carlos Abadía, un lote ubicado en el municipio de Guacarí, donde están instaladas varias antenas de transmisión.

Abadía fue condenado durante la investigación del ingreso de dineros ilícitos a la campaña presidencial de Ernesto Samper, conocido como el proceso 8000. En ese proceso fue condenado a 50 meses de prisión por el delito de enriquecimiento ilícito.

Carlos Herney Abadía también fue senador liberal. Se fugó de la casa fiscal donde pagaba su pena y fundó luego el Movimiento Popular Unido, que avaló en el 2002 a los congresistas Miguel de la Espriella y Eleonora Pineda, hoy detenidos por presuntos nexos con las autodefensas.

Además, Carlos Herney Abadía es el padrino político del senador de Convergencia Ciudadana Juan Carlos Martínez Sinisterra, señalado en varias oportunidades por ‘H.H’ de tener nexos con las autodefensas. La Corte Suprema de Justicia ya abrió investigación preliminar contra él y contra los congresistas Luis Carlos Restrepo Orozco y Dilian Francisca Toro, todos del Valle. Con los dos primeros surgen coincidencias muy particulares que dejan entrever que el narcotráfico podría convertirse en el hilo conductor de la parapolítica en el departamento. También pesa contra ellos que ambos crecieron políticamente en medio de las turbulencias de dos carteles: el del Pacífico y el del Norte del Valle. Los dos admiten conocer, aunque sea de vista, a estos capos.

Con la decisión judicial, el gobernador del Valle vuelve a ser blanco de ataques, luego de que lo señalaran varias veces de favorecerse del senador Martínez y promover junto a él una supuesta red de lavado de dineros de la mafia. El tema hasta ahora se ha quedado en denuncias verbales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.