Sábado, 21 de enero de 2017

| 2008/09/04 00:00

Gaviria contraataca y Uribe se va contra liberales

El ex presidente César Gaviria respondió a las acusaciones que le hizo en días pasados el presidente Álvaro Uribe sobre sus presuntos pactos con los Pepes, y lanzo gravísimas acusaciones sobre los personajes que han rodeado a Uribe. La temperatura de las relaciones entre gobierno y Partido Liberal.

De izquierda a derecha: César Gaviria, jefe del partido Liberal y Álvaro Uribe, Presidente de Colombia.

El ex presidente Gaviria, quien este jueves se reúne con los expresidentes de Brasil, Fernando Enrique Cardoso y México, Ernesto Zedillo para hablar sobre el tema de drogas, acusó al presidente Álvaro Uribe de orquestar un debate en su contra desde la Casa de Nariño.

Uribe ha acusado a Gaviria y su gobierno de haber patrocinada al grupo “Los Pepes” (Persegudios por Pablo Escobar), un grupo de narcotraficantes que le declaró la guerra al capo, y que según lo han afrmado diferentes investigadores, colaboró con el Estado para dar de baja al prófugo narcotraficante en diciembre de 1993.

"El Presidente debe decir quién es más cercano a los ‘Pepes’. El Presidente debe ser claro y decirles a los colombianos qué quiere sobre el tema de los ‘Pepes’; yo estoy presto a contestarle cada una de las dudas que tenga, cuando quiera y donde quiera”, dijo el ex presidente, César Gaviria, a la salida de una reunión con congresistas de su partido al comienzo de esta semana.

Gaviria aseguró también que el primer mandatario le entregó un expediente al senador Samuel Arrieta del partido Convergencia Ciudadana de la coalición de gobierno, para cuestionarlo sobre el Decreto 264, que se expidió durante su administración, que según el gobierno, legalizó a Los Pepes.

“Yo tengo la absoluta seguridad de que no tuve nada que ver con los Pepes y de que mis ministros tampoco”, dijo Gaviria y muy molesto, preguntó al presidente Uribe: “¿Es que le duele la muerte de Pablo Escobar, o qué es lo que le molesta tanto? Yo no creo que a estas alturas estemos como están en la casa de Nariño llorando la muerte de Pablo Escobar Gaviria”.

Hoy en la mañana, el senador Arrieta negó las acusaciones. “No he recibido ningún expediente; yo no tengo el músculo político para hacer un complot contra un ex presidente. Algún chismoso del Congreso le dijo eso al doctor Gaviria”.
 
Gaviria insitió que estaba dispuesto a responderle el debate de los Pepes al presidente Uribe porque estaba convencido de que el debate se devolvía contra él porque los personajes involucrados eran cercanos al gobierno actual.
 
"El señor este Micky Ramírez no sería uno al que le prestaron 30 mil millones, uno que tumbó a un funcionario, creo que de Finagro. O ese señor Ángel que son esta familia que tiene unos miembros en el Consejo de Televisión. ¿No serán esos Los Pepes de que estamos hablando? ¿De quién serán cercanos? ¿No serán cercanos del gobierno del presidente Uribe?", dijo Gaviria.
 
Micky Ramírez, acusado por lavado de dinero a a través del Fondo Ganadero del Caquetá, fue uno de los llamados Doce del Patíbulo, junto con Guillermo Ángel, empresario antioqueño cercano al presidente Uribe. Según reveló la revista SEMANA de la época estos doce personajes, muchos con fincas en el Magdalena Medio, lograron que la Fiscalía de Gustavo de Greiff les borrara las acusaciones que contra ellos tenía la justicia por narcotráfico y otros delitos asociados, y a cambio ellos prestaron toda su colaboración con las autoridades para dar con el paradero de Pablo Escobar.

Ramírez ha sido además señalado por múltiples víctimas de Sucre y Bolívar como presunto cómpice de la violencia paramilitar que los despojó de sus tierras y dejó varios muertos.
 
De otra parte, un hermano de Guillo Ángel, como lo conocen sus amigos, tiene gran influencia sobre la Comisión Nacional de Televisión, según lo han reportado varios medios, entre ellos SEMANA.
 

Villegas y la Aeronáutica
Otra de las acusaciones del ex presidente Gaviria y ex secretario general de la OEA, al presidente Uribe fue en referencia a su paso por la dirección de la Aeronáutica Civil en los años 80.

"(...) el Presidente era muy cercano al señor César Villegas, fue el Jefe de Planeación de la Aeronáutica. El Presidente se tuvo que ir de la Dirección de la Aeronáutica (en 1982) justamente por las cosas que ese señor hacía allá en la Aeronáutica a favor del narcotráfico", afirmó Gaviria.

La Presidencia, a través de un comunicado, desvirtuó las acusaciones de Gaviria. Sin embargo, el mismo comunicado confirma que entre 1980 y 1982, Cesar Villegas fue jefe de planeación de la Aeronáutica, mientras Álvaro Uribe era su director.

“El señor César Villegas laboró en la Aeronáutica Civil del 29 de agosto de 1980 al 30 de diciembre de 1986”, dice el comunicado y reseña también que Alvaro Uribe dejó la Aeronáutica en 6 de agosto de 1982.

Varias fuentes que trabajaron en la aeronáutica durante esa época, confirmaron que Villegas fue subalterno de Uribe Vélez. Ambos habían sido nombrados por el presidente Turbay Ayala. Tanto Uribe como Villegas eran cercanos al  movimiento Poder Popular, fundado por Ernesto Samper.



En enero de 1980 fue nombrado por el presidente Turbay, Fernando Uribe Senior como director de la Aeronáutica Civil, la entidad encargada de autorizar licencias, vuelos y pistas a aviones en todo el país. Uribe Senior tomó la decisión de cerrar pistas y revocar licencias a varios sospechosos narcotraficantes. Pocas semanas después fue asesinado.

En su reemplazo el 24 de marzo de 1980, Turbay nombró a Álvaro Uribe Vélez, al parecer como cuota del cacique político antioqueño liberal Bernardo Guerra Serna y ejerció hasta el 7 de agosto de 1982.
 
César Villegas, apodado por sus amigos como “El Bandi” y que era profesional especializado de la oficina de la Aeronaútica, fue ascendido por Uribe a jefe de Planeación de la Aeronaútica en abril de1981. Cuando salió Villegas tuvo tres investigaciones de la Procuraduría por presunta expedición irregular de licencias de vuelo a narcotraficantes, pero salió bien librado, según una investigación del periodista Joseph Contreras, que publicó en el polémico libro "Biografía no autorizada de Álvaro Uribe Vélez" en 2002.

Según Contreras citando fuentes de prensa de la época, en septiembre de 1983, el recién entrado Ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla suspendió varias licencias otorgadas bajo la administración Uribe por irregulares.

Posteriormente, Villegas fue procesado por haber recibido cheques de los Rodriguez Orejuela entre 1992 y 1994 y condenado a 5 años de cárcel, dentro de lo que se conoció como el Proceso 8.000, durante el gobierno de Ernesto Samper.

Sin embargo, el 24 de abril de 2002 , en plena campaña a la Presidencia de Uribe, El Tiempo hizo una investigación sobre el paso de Uribe por la dirección de la Aeronáutica y encontró que la entidad había otorgado 562 licencias, que no requerían la firma del Director, sino del jefe de Planeación. También averiguó que las personas a las que les aprobaron las licencias para sus aeronaves, en ese momento, no tenían  antecedentes judiciales.

El 4 de marzo de 2002, César Villegas, quien  fue propietario del club de fútbol Santa Fe, fue asesinado.

Las acusaciones del ex presidente Gaviria, tratándose de no sólo de un expresidente de la República, sino de uno de los colombianos más influyentes en América Latina,  por haber ocupado el cargo de Secretario General de la OEA por dos períodos consecutivos, son de suma gravedad y repercuten sobre la credibilidad del Primer Mandatario.
 

De nuevo contra los liberales
 
Uribe arremetió hoy de nuevo en contra de los liberales, demostrando que no tiene intención alguna de hacer una tregua. Según el representante a la Cámara Oscar Mauricio Lizcano de la bancada de gobierno, Uribe dijo durante una reunión con parlamentarios que el senador liberal Juan Fernando Cristo, a quien el presidente ha atacado en varias ocasiones esta semana, le había ofrecido un cheque del narcotráfico para su campaña en 1994.

"El Presidente nos dijo que cuando él (Uribe) era candidato al senado, Juan Fernando Cristo, quien era gerente de la campaña de Samper, había mandado un cheque proveniente del narcotráfico", dijo Lizcano.

"Es muy curioso que el Presidente se haya acordado 14 años después de un hecho en el cual él fue testigo y protagonista, y aparentemente partícipe, porqué no lo denunció, porqué no lo dijo y porqué no lo llevé a la justicia si le pareció tan grave", dijo el ex ministro de Defensa en el gobierno Gaviria, Rafael Pardo Rueda quien insistió en que "los ataques y los rumores hacen parte del libreto escrito en Palacio de Nariño”.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.