Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2007/06/05 00:00

Granda dice que el intercambio solo será posible con el despeje de Pradera y Florida

En su primera reacción escrita tras su liberación, Rodrigo Granda agradeció al “Presidente Sarkosy”, reprochó al “señor Uribe” y reiteró que no podía hacer nada sin autorización del secretariado.

El padre Darío Echeverry, Rodrigo Granda y su abogado defensor, Miguel González. (Foto: Conferencia Episcopal)

En un mensaje de nueve puntos, el recién liberado Rodrigo Granda fue categórico al exigir que si el Gobierno quiere realizar el intercambio humanitario sólo será posible al despejar los municipios de Florida y Pradera.

El siguiente es el texto de la declaración de Granda:

1. "Desde antes de la creación de las Farc-EP, todos sus gestores hicieron hasta lo imposible por impedir que se desatara la violencia armada del Estado contra ellos, e izaron la blanca bandera de paz que un estado indolente recibió a tiros para matar con las balas sus justos reclamos. Así inició el gobierno de entonces esta guerra contra el pueblo que desangra la patria.

2. Sucesivos gobiernos han pretendido inútilmente, derrotar por la fuerza de las armas unas veces; por la trampa política en otras, a las Farc-EP, pero la constante es la negativa a pactar una paz con Justicia Social que abra las compuertas a una nueva forma de hacer política, sin temor a ser asesinado.

3. El imperativo del momento es el intercambio humanitario, que solo será posible despejando los municipios de Pradera y Florida en el Departamento del Valle. Con él podría generarse una dinámica que no sólo permita el retorno de los retenidos en poder de las partes al lado de los suyos; ganar confianza entre las partes y sentar las bases para posibles diálogos que puedan conducir a una salida política negociada del conflicto social y armado que vive el país.
 
4. El Presidente Sarkozy de Francia, a quien agradezco su gestión para mi excarcelación, seguramente tuvo presente que ni Granda ni las Farc-EP somos terroristas, narcotraficantes, ni delincuentes comunes, sino alzados en armas que hemos hecho uso del legítimo derecho a la rebelión para enfrentar un régimen que no ha sido capaz de brindar otra opción.

5. La loable intervención del Presidente francés hacia mi libertad, fue desvirtuada por el señor Uribe y otros funcionarios del Gobierno que vieron en ello la oportunidad que buscaban para tratar de dividir a las Farc-EP soltando a desertores; reinsertados, y a oscuros personajes que se autoproclaman comandantes guerrilleros de tropas inexistentes.
 
6. Fui sacado a tiros del escenario político nacional en 1987 cuando ejercía funciones en la dirección de la Unión Patriótica UP.
En 2004, el estado colombiano ordena y ejecuta mi secuestro, mientras me encontraba en Caracas Venezuela, trabajando hacia el intercambio humanitario y por la paz de Colombia. Hasta ahora ninguna autoridad competente investiga el secuestro y lo que significó para la nación aquella aventura internacional. En aquel entonces se alegó, como ahora, razones de estado.

7. Si el doctor Uribe aceptó, voluntariamente el pedido de mi excarcelación solicitada por Francia, debió actuar en concordancia con dicha solicitud, sin recurrir al ventajismo político y al chantaje para intentar doblegar a los combatientes de las Farc-EP.

8. Frente al planteamiento del señor Uribe Vélez de convertirme en "gestor de paz", reitero mi posición en el sentido que cualquier papel, por modesto que sea, corresponde definirlo al secretariado de las Farc-EP. De todas formas desde siempre he sido y seré un incansable trabajador por la paz con justicia social y el intercambio humanitario sobre la base de la igualdad entre las partes.
 
9. Agradezco a la Conferencia Episcopal, especialmente a Monseñor Luís Augusto Castro y al Padre Darío Echeverri González, por brindarme la posibilidad de permanecer en la sede de la Conferencia Episcopal, como un gesto humanitario y guardando la autonomía como facilitador entre las partes.
 
Trabajando por la nueva Colombia, Patria Grande y Socialismo.
Atentamente,

RODRIGO GRANDA E.
Bogotá, junio 05 de 2007

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.