Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/4/2007 12:00:00 AM

Historia de una preciosa joya antigua que hoy simboliza la reconciliación

“La Lechuga”, custodia de la Iglesia de San Ignacio de Bogotá, hecha a inicios del siglo XVIII, de la Compañía de Jesús y vendida hace 20 años al Banco de la República, dio origen al Programa por la Paz.

Íñigo López Sánchez, quien adoptaría el nombre de Ignacio, nació en 1491 en el castillo de Loyola, junto a la aldea vasca llamada Azpeitia. El es el fundador de una de las congregaciones religiosas más activas y complejas, la Compañía de Jesús, más conocidos como los “Jesuitas”; desde 1540, han servido a Jesús y a la Iglesia Católica y han dejado una huella profunda en 127 países entre los cuales, por supuesto, se encuentra Colombia.

Llegaron a Colombia en 1567, a Cartagena de Indias, y desde ese año se han consagrado con mística y perseverancia a predicar las enseñanzas de Jesús y a desarrollar su apostolado desde obras sociales concretas, en las que sobresale su labor educativa. Establecieron su primera institución educativa en la ciudad de Cartagena, continuaron por Bogotá, donde crearon una de las instituciones de educación más representativas, el Colegio Mayor de San Bartolomé en 1605, y en 1623, la Universidad Javeriana, instituciones que hoy día son reconocidas y respetadas en la comunidad académica y en la sociedad colombiana en general.

Como parte de esta larga historia de vocación social y comunitaria, es de destacar la decisión que tomó la Compañía de Jesús hace 20 años, en 1987, de venderle al Banco de la República una de las joyas coloniales más reconocidas, y con ese dinero fundar el Programa por la Paz; la Custodia de la Iglesia de San Ignacio, popularmente conocida como la Lechuga, por el verde intenso que le otorgan las 1.485 esmeraldas de Muzo.
 
El museo de arte religioso adscrito a la Biblioteca Luis Angel Arango nos refiere así la historia de las custodias y su contexto en las prácticas religiosas desarrolladas durante el período Colonial: “Desde mediados del siglo XVI se expidieron cédulas reales para que la exposición del Santísimo Sacramento se hiciese con dignidad y los templos fuesen dotados con los elementos requeridos para el esplendor del culto divino.
 
En las provincias del Nuevo Reino de Granada las fábricas religiosas se levantaron con austera sencillez, sin la monumentalidad que alcanzaron las iglesias y los conventos en Nueva España, en Nueva Castilla y en Ecuador, donde, en cambio, se observó una manifiesta suntuosidad en la riqueza de su decoración interior, profusa en el oro de los retablos y tabernáculos destinados a la exposición de la sagrada forma en ricas custodias y relicarios.
 
En éstos, hábiles orfebres lograron obras que hoy todavía nos sorprenden por la belleza de sus formas, las avanzadas técnicas metalúrgicas empleadas en su confección y la fastuosa pedrería de esmeraldas, diamantes, amatistas, rubíes, topacios, perlas y otras gemas preciosas que se muestran en sus engastes. José de Galaz, Nicolás de Burgos y Aguilera, José de la Iglesia, Antonio Rodríguez, N. Álvarez son algunos de los nombres que recoge la historia entre quienes con singular destreza confeccionaron hermosas y ricas joyas religiosas para Santafé, Tunja y Popayán, las cuales constituyen significativas piezas del patrimonio histórico y artístico de la nación colombiana”.

La custodia de la Iglesia de San Ignacio fue hecha por el orfebre de origen español José de Galaz, quien en su confección gastó cerca de siete años (1700 a 1707). Pesa 4.902,60 gramos. Tiene 1.485 esmeraldas, un zafiro, 13 rubíes, 28 diamantes, 62 perlas barrocas y 168 amatistas. Esta fue la joya que la compañía de Jesús, luego de una concienzuda deliberación entre todos sus integrantes y en la que jugaron un papel promotor los padres jesuitas Horacio Arango y Francisco De Roux, decidieron vender al Banco de la República para su museo de arte religioso que desde el año de 1987 es exhibida en este sitio, en el histórico barrio de la Candelaria en el Centro de Bogotá.

Con los importantes recursos obtenidos por la venta de ‘La lechuga’, la Compañía de Jesús conformó el Programa por la Paz, obra que fue pensada como una institución que se debía consagrar a apoyar iniciativas en búsqueda de la paz, y a fe que en estos 20 años de existencia de manera discreta lo a hecho.

Son cientos las iniciativas que han contado con el apoyo del Programa por la Paz. Su primera acción fue promover en todas las obras sociales de la Compañía, que van desde los colegios, la Universidad Javeriana y muchas más, la “semana por la paz”, que desde entonces se desarrolla en buena parte del país la segunda semana de octubre, liderada desde entonces por Redepaz y la Conferencia Episcopal Colombiana; no hay pueblo pequeño o urbe en Colombia que no viva la “fiesta por la paz”, en un rito que es la muestra fehaciente de que la sociedad colombiana ha buscado la superación de la guerra y la construcción de una sociedad en paz, desde hace mucho tiempo.

Son muchos los procesos en los que el Programa por la paz ha dejado su huella, pero para ejemplificar sólo dos más, cuando muchachos de bandas han querido dejar la acción violenta han encontrado un apoyo, o cuando un sector del Ejército de Liberación Nacional, la Corriente de Renovación Socialista, en el año de 1991 optó por encontrar un camino de negociación política, los jesuitas del Programa por la Paz estuvieron listos a prestar sus servicios de buenos componedores.

La historia de la Compañía de Jesús es larga y en ella han dado testimonio de amor y compromiso por Colombia, no han estado exentos de sufrir los rigores de la violencia. En 1989, mientras descansaba en su hamaca en la casa parroquial de Tierralta, en Córdoba, fue asesinado el sacerdote jesuita Sergio Restrepo, y hace 10 años, en un crimen aleve en su apartamento en Chapinero, fueron asesinados Mario Calderón, quien había sido jesuita; su esposa, Elsa Alvarado, y su padre, a manos de los paramilitares.

El programa por la Paz, nacido de una fuerte convicción de que Colombia requiere la paz, con el apoyo de una “Lechuga” y muchas amigas y amigos en Colombia y en el mundo, es una más de las cientos y miles de iniciativas que desde lo pequeño o lo más grande buscan un orden de dignidad y respeto por la condición humana para toda Colombia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.