Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2007/09/04 00:00

Inglaterra aprobó la creación de embriones híbridos entre humano y animal

El hecho genera una controversia ética entre científicos y el Vaticano. Sin embargo, los ingleses aprueban su aplicación y sus beneficios están por conocerse. ¿Por qué?

La creación de embriones híbridos de humano y animal revive el debate sobre la distinción de los humanos y los animales.

La Autoridad de Fertilización Humana y Embriología (HFEA por su sigla en Inglés), organismo encargado de la regular la investigación con embriones y la fertilización humana en Inglaterra, aprobó la creación de embriones humano-animal para la investigación médica.

El hecho ocurre luego de una consulta pública que demostró que la mayoría de la población aprueba la técnica que podría facilitar la investigación de enfermedades neurológicas como el Alzheimer o el Parkinson.

Legalmente esta técnica podía aplicarse sin problemas en Inglaterra, aunque a finales del año pasado el gobierno había sugerido su prohibición. Sin embargo, el organismo decidió someter a debate público su implementación para dirimir las tensiones con organizaciones que se oponen a este tipo de investigaciones. La aceptación mayoritaria de los ingleses puso fin al debate, y la comunidad científica ahora tiene vía libre para la investigación.

Sobre el tema de la experimentación genética en humanos se ha generado bastante controversia. Sectores religiosos ven este tipo de avances como un quebrantamiento de mandatos divinos, el Vaticano calificó la desición de la HFEA como "monstruosa", y otros científicos opositores argumentan que estas investigaciones son un avance en la eliminación del distingo entre los hombres y los animales, lo que desde el punto de vista ético es cuestionable.

Sin embargo parte de la comunidad científica de Inglaterra tiene razones de peso para ver el avance como algo positivo, porque permitiría el adelantar investigaciones con objetivos médicos. Dos grupos de investigadores del King's College de Londres y la Universidad de Newcastle ya habían solicitado permiso para crear los embriones de dos composiciones genéticas, pero sus solicitudes están a la espera de las determinaciones de la HFEA.

En materia genética hay restricciones muy radicales por los comités de bioética. El gobierno norteamericano decidió no apoyar económicamente estas investigaciones, sin embargo laboratorios privados lo pueden hacer.

El médico genetista Emilio Yunis Turbay explicó que el rechazo se debe a que hay demasiada fantasía en la mente de las personas. En el imaginario figura la posibilidad de que la manipulación genética dará como resultado la creación de seres monstruosos mitad hombres y mitad animales.  Pero estas quimeras (seres mitológicos), no es lo que la comunidad científica busca, sino ayudar a mejorar la calidad de vida de algunos pacientes a taravés de los avances en la investigación. La palabra quimera, científicamente, designa un organismo constituido por dos o más identidades genéticas.

“Los centauros las sirenas y las gárgolas, son figuras mitológicas del mundo antiguo. La modernidad científica lo que hace es conocer los mecanismos de la naturaleza, cómo funcionan, y reproducirlos”, dijo Yunis.

Por otra parte el doctor Calum MacKellar del Consejo Escocés de Bioética Humana en una entrevista concedida a la BBC habló del problema de la clasificación de este tipo de embriones: “ Nos preocupa mucho la creación de este tipo de entidades porque ni siquiera tenemos claro si este embrión será clasificado como humano o animal”.

No obstante, la creación de embriones animales-humanos se utilizarían para la consecución de células madre embrionarias que permitirían estudiar algunas de las enfermedades neurológicas más devastadoras. Su desarrollo se da in vitro, no en un útero humano y tienen un tiempo de vida corto.

Las células madre embrionarias sólo pueden obtenerse en un embrión y tienen la capacidad de convertirse en cualquier tejido del organismo. Son muy escasas debido a que se necesita un óvulo humano y para esto se debe someter a una mujer a una operación complicada. Con la aprobación de la técnica que permita crear los embriones híbridos se evitaría la utilización de óvulos humanos para la investigación, cuya donación también tiene restricciones legales.

El procedimiento para la creación de estos embriones consiste en retirar del óvulo animal el núcleo y reemplazarlo por un núcleo de célula humana. Se cree que la identidad genética del animal se pierde al retirar el núcleo y el híbrido resultante sería 99% humano. El embrión sólo podría observarse durante unos días pues, la legislación ha impuesto un tope de quince, hasta que se empieza a formar la placa neural.

“Se podría tomar, por ejemplo, un núcleo de una célula de un enfermo de Alzheimer y se introduce en el óvulo animal, desprendido de su núcleo, se obtienen células clonadas sin que manifiesten el problema, se cultivan para observar el desarrollo de la enfermedad y poder establecer sus causas”, explicó Yunis.






¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.