Sábado, 21 de enero de 2017

| 2007/06/28 00:00

Jairo Javier Hoyos

Jairo Javier Hoyos

El piano y el acordeón de la casa de Jairo Javier no volvieron a sonar desde cuando éste fue secuestrado. Sus hijos mayores extrañan las charlas que tenían con su papá en la mañana. No conoció a su nieta Sofía y su otra nieta, que completa 8 años. Sólo reconoce a su abuelo en fotos. En el plano de la política, los líderes con que trabajaba se sienten solos. El Partido Conservador ha estado atento al futuro de la situación de la familia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.