Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/3/2003 12:00:00 AM

Juan Lozano

Finanzas

Semana.com:¿Cuál sería su estrategia financiera frente a la construcción y mantenimiento de obras que requiere la ciudad?

Juan Lozano: El propósito central de mi Programa de Gobierno será que Bogotá siga adelante, por eso vamos a mantener una política fiscal sana con un presupuesto balanceado y niveles de endeudamiento que cumplan los requisitos de ley y que no amenacen la sostenibilidad financiera de la ciudad, de manera que se consoliden los logros hacia el progreso y la equidad. Revisaremos la estructura y funcionamiento administrativo del Distrito en forma constante para buscar mejores y más económicas formas de prestar servicios a la ciudadanía y para garantizar su eficiencia. Mantendré una discusión abierta con la ciudadanía sobre los niveles de tributación y los niveles de servicios e inversiones públicas asociadas con éstos.

Fortaleceremos las bases tributarias a fin de que reflejen sus valores reales y contengan la totalidad de los sujetos de pago con información constantemente actualizada y verificada mediante cruces con otras fuentes relevantes, como Dian, Cámara de Comercio y Superintendencia de Notariado y Registro. Libraremos una lucha frontal contra la evasión de impuestos. Ejecutaremos una agresiva estrategia de mejoramiento del perfil de la deuda, tanto para generar ahorros en su servicio como para disminuir los niveles de riesgo. Buscaremos mantener niveles de dividendos significativos en las empresas del Distrito. Buscaremos nuevas fuentes de financiamiento para cubrir los atrasos en infraestructura urbana, educativa y de bienestar social. Seguiremos con los convenios con cajas de compensación para financiar la operación de los Jardines Sociales y nuevos colegios públicos. Estimularemos la inversión eficiente de recursos en las localidades mediante esquemas de cofinanciación con la Administración Distrital. Buscaremos alianzas con el sector privado y con organizaciones sin ánimo de lucro para potenciar el uso y disfrute de proyectos como la red de bibliotecas públicas y la red de interconexión de computadores de todos los colegios públicos bogotanos. Propondremos más adelante un cobro de valorización por beneficio local, previa deliberación con la comunidad, para financiar la nueva infraestructura vial y de parques.

Los bogotanos se sienten, hoy por hoy, orgullosos de su ciudad; los bogotanos ven que los recursos de sus impuestos se invierten correctamente. Prueba de esto es que más de 60.000 bogotanos decidieron libremente pagar el 10 % más de sus impuestos, ¡algo que no ha sucedido en ninguna otra parte del mundo! Por esto creo que la madurez política de los bogotanos impone al mandatario local la obligación de discutir abiertamente con la ciudadanía sobre sus impuestos, a medida que las necesidades o los reclamos por mejores servicios surjan.

Semana.com: ¿Cómo manejaría el tema del "maltrato fiscal" que está sufriendo la ciudad ante la actitud de las autoridades nacionales?

J.L. Tal como está contemplado en el compromiso número tres de mi Programa de Gobierno: a trabajar por el trabajo, este es un asunto en el que debemos llegar a un nuevo pacto fiscal con la Nación. Fui el único candidato presente en una Audiencia Pública en la que a nombre de los bogotanos exigí justicia con Bogotá, en respuesta a lo cual el director de Planeación Nacional reconoció que debe estudiarse la modificación de la fórmula para transferir recursos de educación y salud para la ciudad. En Bogotá se recauda más del 40 % de los ingresos tributarios de la Nación, se produce casi el 25 % del PIB, se alberga el 15 % de los colombianos. Sin embargo, los recursos de transferencias correspondientes al Sistema General de Participaciones para Bogotá no llegan a una participación ni siquiera del 9 %. Del último billón distribuido, a Bogotá escasamente correspondieron 70.000 millones. No nos están dando ni siquiera el equivalente a nuestra población y nos dan menos de la mitad de lo que le dan a otras regiones por población en pobreza o miseria. Lideraré la recomposición de un trato justo para Bogotá. Por lo demás, insistiremos ante el Gobierno Nacional en la importancia de financiar las necesidades de los bogotanos, porque Bogotá es el motor fundamental del desarrollo y crecimiento económico de Colombia. En este sentido logré que el Departamento de Planeación Nacional recibiera una Comisión de cuatro expertos del más alto nivel conformada por: Dr. Gabriel Rosas (Director de Racionalización del Gasto Público); Dr. Luis Fernando Alarcón (ex Ministro de Hacienda); Dr. Augusto Galán Sarmiento (ex Ministro de Salud) y Dra. Alexandra Rojas (ex Secretaria de Hacienda de Bogota), con el propósito de revisar la fórmula para la asignación de las transferencias de la nación a las entidades territoriales. La propuesta es asignar a Bogotá un monto proporcional a su población lo que implicaría un incremento equivalente a 818.000 millones de pesos anuales que se destinarían a programas sociales. Especialmente en programas para la niñez y la juventud que explico claramente en el segundo compromiso de mi programa de Gobierno: los niños y jóvenes primero.

Lucharemos para que los recursos parafiscales y en particular los del Icbf y el Sena generados en Bogotá incrementen su ejecución en Bogotá, tal como la misma definición jurídica de éstos lo impone. Procuraremos impedir que se financie el déficit del presupuesto nacional con los recursos que la Constitución entrega para financiar las responsabilidades de inversión social trasladadas por el Gobierno Nacional a las entidades territoriales.

Insistir en que el Gobierno Nacional debe cumplirle a la ciudad con los US$ 2.900 millones que aún le debe a Bogotá para cofinanciar el Sistema Integrado de Transporte Masivo - SITM para su ejecución integral, incluyendo vías, ciclorrutas, andenes, estaciones y mobiliario urbano.

Semana.com: ¿Retomaría el tema de los peajes a la entrada de la ciudad?

J.L. Es injusto que los peajes que hay alrededor de Bogotá se destinen totalmente al mantenimiento de vías por fuera de la ciudad. Es como si hubiera un peaje en la frontera entre Boyacá y Santander y todo lo generado se fuera a mantener las vías de Boyacá y ni un peso en Santander. Hay que revisar las tarifas y las destinación de los peajes para mantener las vías de Bogotá. Por ejemplo, el de la Autopista Norte debería aportar el mantenimiento de la autopista y la Caracas hasta Usme; el de los Llanos, por lo menos hasta Usme y posiblemente toda la Boyacá hasta la Auto Sur; el de La Calera hasta la Séptima con Calle 127; el de la 80 hasta los Héroes con algunas calles aledañas; el de Occidente a toda la Jiménez hasta Los Andes.

Semana.com: ¿Cómo sostendría la reforma tributaria del alcalde Antanas Mockus?

J.L.: Por un lado es necesario mantener los descuentos por pronto pago en niveles razonables como un mecanismo de incentivo a los ciudadanos comprometidos y cumplidos en el pago. De otro lado, el reajuste tarifario en el impuesto de Industria y Comercio - ICA- propuesto por el Alcalde Mockus y aprobado por el Concejo significará en este año cerca de 200 mil millones de pesos más en ingresos corrientes para la ciudad. Por esta razón, y por ser éste el impuesto de mayor recaudo en Bogotá, es necesario complementarlo con mayor capacidad de la Secretaría de Hacienda para hacer seguimiento y control al pago de este impuesto para que paguen todos los que deben y los avivatos no se recarguen en los buenos y cumplidos. En general, tenemos que ser mucho más efectivos en control y sanción a la evasión, en ensanchar las bases de recaudo en vez de incrementar las tarifas y en promover mucho más la campaña de 110% con Bogotá. No propondré un nuevo incremento en la tarifa del ICA.

Desplazamiento

La entrada diaria de desplazados a Bogotá está presionando la demanda de servicios básicos del Distrito.

Semana.com: ¿Cómo manejaría esta situación en términos de salud, vivienda y educación?

J.L.: En el primer compromiso de mi Programa de Gobierno: Bogotá, capital la gente, en el capítulo Desarrollo Humano para la equidad, resalto que Bogotá mantendrá su condición de hospitalidad y solidaridad con los colombianos afectados por el conflicto, pero en concordancia con la política del presidente Uribe de promover el retorno. Mientras los desplazados permanezcan en la ciudad, el Gobierno Nacional debe proveerle a Bogotá recursos para prestar estos servicios adicionales. De acuerdo con datos de la Personería Distrital hasta ahora el Gobierno Nacional se ha comprometido a girar $1.500.000 por grupo familiar, pero hay 8.000 familias represadas en espera de ese subsidio. Hoy por hoy Bogotá asume con sus propios recursos la provisión de alojamiento, salud y educación. En todo caso, fortalecería la relación con la Red de Solidaridad para hacer más eficientes sus instrumentos.

Semana.com: ¿Qué medidas tomaría frente al tema de Metrovivienda, teniendo en cuenta que la reactivación de la urbanización pirata no ha permitido que muestre óptimos resultados?

J.L.: En el capítulo vivienda para la equidad de mi Plan de Gobierno, queda claro el apoyo a vivienda. Es gracias a Metrovivienda que se reactivó la vivienda de interés social en Bogotá y le surgió una competencia real a los urbanizadores piratas. Metrovivienda si ha dado resultados. La clave de que a Metrovivienda y al sector privado les vaya bien es que el Gobierno Nacional asigne subsidios con respaldo y defina reglas claras para el sector privado. Sin embargo, Metrovivienda debe analizar nuevas alternativas como la de comercializar lotes con servicios, mientras se asegure que la infraestructura urbana la seguirá haciendo con calidad. Además, como Alcalde me encargaré de que los recursos para vivienda que se dan a través de las Cajas de Compensación se queden en Bogotá y se vayan a las poblaciones que más lo necesitan, por ejemplo a trabajadores con empleo informal y a madres cabeza de familia.

Metrovivienda enfrenta los mismos problemas estructurales que enfrenta el sector privado en la construcción de vivienda de interés social, valga decir: descrédito de los subsidios, reticencia del sector financiero frente a la VIS y falta de coordinación adecuada en el sistema.

Metrovivienda debe seguir habilitando superlotes con redes de servicios públicos e infraestructura urbana, e incrementando la disponibilidad de tierra urbana para competirle a los piratas y abrirle oportunidades al sector privado, sin escatimar ningún recurso para combatir a los piratas. Metrovivienda debe explorar las nuevas opciones de leasing habitacional y construcción de vivienda para arrendamiento.

Privatización y descentralización



Semana.com: ¿Entre sus métodos para conseguir recursos está la venta de empresas estatales?

J.L.: En este momento no estoy considerando la venta de las empresas del Distrito como una opción de financiamiento. No obstante la ETB debe salir a buscar rápidamente un inversionista estratégico con suficiente respaldo financiero para ofrecerle una participación significativa en Colombia Móvil que le permita a la empresa competir en condiciones adecuadas. Adicionalmente, estrategias como la democratización de la propiedad o la reducción de capitales excedentes de algunas empresas pueden ser útiles para mejorar la calidad de vida de los bogotanos.

Transmilenio y tráfico

Semana.com: ¿Cuáles serían las posibles soluciones al problema de la malla vial, teniendo en cuenta que el IDU ha dicho que se encuentra gravemente deteriorada y que no hay presupuesto para su mantenimiento?

J.L.: Este punto está contemplado en el capítulo movilidad para la equidad de mi Programa de Gobierno dentro del objetivo Bogotá capital la gente. El 74% de la malla vial se encuentra en estado regular o malo, con un costo de rehabilitación y mantenimiento de $1.8 billones. Voy a implementar un programa masivo de reparcheo y tapa huecos de manera que preservemos la movilidad en la malla vial principal. Ya hoy destinamos 40.000 millones de pesos anualmente para mantenimiento vial y 35.000 millones para construcción de accesos a barrios, es decir la mitad de los ingresos fijos del IDU se van en eso. Esas proporciones se mantendrán. Más allá de eso implicará discutir recursos nuevos o por sobretasa o por valorización o por aportes privados voluntarios en programas como Obra por tu Lugar o Gestión Compartida.

Semana.com: ¿Cómo solucionaría el problema que se ha generado a raíz de la transición entre el sistema viejo y el nuevo de Transmilenio?

J.L.:Transmilenio no puede dar marcha atrás. En sólo 5 años ya estamos cubriendo el 25 % de los viajes y al final de mi Alcaldía debe llegar al 40 % de cubrimiento. Tenemos que avanzar con más firmeza y celeridad en la racionalización de la oferta de transporte público priorizando siempre el bienestar de los usuarios. Con ese criterio se deben definir el proceso de chatarrización, la reestructuración y reducción de rutas y evacuación de buses y taxis ilegales. Y en todo caso se deben definir con claridad y transparencia las reglas de juego acerca de la interlocución entre las autoridades de tránsito, los agentes del sector y la ciudadanía.

Semana.com: Aunque ciertas medidas han suavizado el problema del tráfico en Bogotá aún hay mucho por solucionar. ¿Qué otras soluciones pueden ser efectivas ante este problema?

J.L.:Es cierto, pico y placa ha ayudado mucho pero no es suficiente. La clave para mejorar sustancialmente el tráfico es ser eficientes en la aplicación de las normas, mejorar la semaforización, hacerle mantenimiento a la malla vial y seguir estimulando el uso del transporte público sobre el transporte particular. Por eso es clave que el Gobierno Nacional le cumpla a Bogotá con los 2.900 millones de dólares que aún le adeuda para la implementación del Sistema Integrado de Transporte Masivo. Además, es muy importante seguir fortaleciendo la Secretaría de Tránsito y mejorar en el recaudo de multas que es una fuente para financiar las medidas que he señalado.

Parques y clubes

Semana.com ¿Cuál sería su política frente al manejo de parques y al mantenimiento de las ciclorrutas, teniendo en cuenta las fuertes críticas que ha recibido el Instituto Distrital de Recreación y Deporte (Idrd)?

J.L.: En el compromiso Bogotá, capital la gente en espacio público para la equidad, soy claro en mi compromiso de construir 40 parques para los cuales ya hay lotes asignados. En este sentido es importante resaltar que la construcción y el mantenimiento de ciclorrutas está a cargo del IDU y los parques del Idrd. La ciudad ha hecho un enorme esfuerzo en estos frentes que serán prioridad de mi alcaldía. En cuanto a las ciclorrutas, continuaremos con el Plan Maestro y pondremos énfasis en adecuar la infraestructura de ciclo parqueaderos, lockers y otros elementos necesarios para que las ciclorrutas puedan fortalecerse como alternativa de transporte cotidiano de más bogotanos y empaten debidamente con el sistema Transmilenio. Tenemos que apostarle a doblar la proporción de bogotanos que usan la bicicleta como medio de transporte. En cuanto a los parques tenemos que redefinir su sistema de administración y mantenimiento. Restableceremos la relación con las Cajas sin perjuicio de involucrar a otros actores interesados en la administración de los parques. Por ejemplo, vamos a estimular la relación del Idrd y la Defensoría del Espacio Público con organizaciones comunitarias y otras sin ánimo de lucro para el mantenimiento y administración de parques barriales y con las Alcaldías Locales otros parques locales. Continuaremos el esfuerzo de construcción de parques y ciclorrutas y promoveremos su uso masivo y adecuado. Las dos principales causas de muerte en la ciudad, infarto y problemas cerebro-vasculares, están relacionadas con el sedentarismo y el tabaquismo, promocionar el uso de los parques y las ciclorrutas es una prioridad de salud pública, de transporte, de recreación y de equidad social en la ciudad. Hay 40 lotes ya comprados por el Distrito para parques cuya construcción se debe acelerar.

Semana.com: ¿Cuál sería su postura frente al tema de expropiación del Country y otros clubes del ciudad?

J.L.: Nuevamente en el capítulo espacio público para la equidad me comprometo con este tema. Creo que esa es una discusión superada. El Plan de Ordenamiento Territorial de la ciudad definió el uso de los terrenos de algunos de los actuales clubes privados y los parámetros que deben seguirse para los nuevos que puedan surgir. Es deber del Alcalde continuar con la implementación del POT usando mecanismos justos de concertación o de expropiación, sobre la base del interés general prevalente.

Soacha y municipios aledaños

Semana.com: ¿Integraría Soacha y otros municipios como Chía y Cota a Bogotá?

J.L.: No. Las épocas en las que Bogotá absorbía a los vecinos son cosa del pasado y no se repetirán. Hoy tenemos un Plan de Ordenamiento Territorial que da los parámetros de desarrollo urbano y ambiental que deben poner en consonancia a Bogotá con su Región y una Mesa de Concertación Regional. Esa mesa debe continuar y su plan de trabajo seguir desarrollándose. Por ejemplo, en el corto plazo es clave que Bogotá y Cundinamarca tengan voz y voto en las decisiones que se tomen en relación con el aeropuerto de Bogotá porque es un recurso estratégico para el desarrollo económico de la ciudad y la región. En el mediano y largo plazo es clave que la Mesa Regional especifique políticas comunes en materia de desarrollo de vivienda, de transporte urbano e interregional y de manejo de los recursos naturales que compartimos. Ni Bogotá ni los municipios cundinamarqueses pueden seguir creciendo desordenadamente sin planes de acción social, medioambiental y urbana claros y convenientes para todos.

Seguridad

Semana.com: ¿Continuaría con la política de seguridad del alcalde Antanas Mockus?

J.L.: Mi política de solidaridad para la seguridad continúa los esfuerzos de la última década, complementándolos con la política de seguridad democrática del Presidente Uribe. A la actual política de seguridad del Distrito se llegó decantando las pruebas y resultados de la última década y no podemos perder ese aprendizaje. Los resultados son positivos, conocemos las tendencias, conocemos la ubicación de las zonas de mayor peligrosidad, la tendencia de los delitos y por eso estamos preparados para mejorar esta política.

Semana.com: ¿Qué propuestas nuevas haría frente al tema?

J.L.: Mi programa de gobierno promoverá la solidaridad para la seguridad en línea, repito, con la política nacional al Presidente Uribe porque todos somos responsables por la seguridad de todos. Crearemos una red de defensa ciudadana que integre los frentes de seguridad local, las empresas de vigilancia, la policía cívica y los taxistas. Desarrollaremos una política de cero tolerancia con la delincuencia, con la impunidad y con el abuso, maltrato y explotación infantil. Nuestra política de seguridad prioriza también la inclusión social. Me refiero a incluir planes para prevenir y combatir la violencia intrafamiliar y los delitos de bajo y alto impacto por igual. En ese sentido es fundamental volver a implementar el programa de atención al Habitante de la Calle en la medida en que está población requiere tanto atención humanitaria pero también control de su presencia en calle cuando constituyen un factor de inseguridad. Partimos de que todo lo que se mide, mejora. Así, pretendo gerenciar la seguridad de la ciudad, con indicadores de gestión y responsabilidad de las comunidades, la fuerza pública, todo liderado por el despacho del alcalde. Estaré personalmente frente al manejo del tema, apoyando los esfuerzos muy notables de la Subsecretaria de Seguridad y Convivencia que viene fortaleciéndose en la última década.

Haremos campañas específicas contra delitos específicos, en zonas específicas y a horas específicas, hasta llegar a las metas deseadas, que por ejemplo, en términos de homicidio, están en reducir la tasa que recibiremos, de 7 muertos a 5 y nos acogeremos a la meta de reducir los delitos de alto impacto en un 10% anual. Mejoraré la infraestructura. Me refiero a cámaras, vehículos y equipos, de menor costo que el aumento del pie de fuerza. Finalmente, pretendo centralizar la información de inteligencia que proviene de los distintos organismos de seguridad, sobre riesgos para la ciudad. Una de mis prioridades será implementar el número único (123) y reforzar el centro automático de despacho.

Semana.com: ¿Estaría de acuerdo con aumentar el número de policías en la ciudad?

J.L.: Por supuesto, pero en eso dependemos de la voluntad y recursos del Gobierno Nacional que mantiene un enorme sobregiro con Bogotá en este tema. La prioridad de mi alcaldía estará en continuar optimizando el recurso humano y profesional con que contamos. Lo que propongo es aplicar toda la información que tenemos sobre la dinámica de la delincuencia urbana, maximizar los recursos que tenemos y hacer un seguimiento exigente a los directos responsables. Ese seguimiento permanente y profesional junto con un mayor apoyo en equipos e inteligencia nos dará resultados positivos en el corto plazo.

Semana.com: En caso de que su respuesta anterior fuera sí, ¿cómo lo financiaría?

J.L.: La responsabilidad en el financiamiento del pie de fuerza de la Policía es del Gobierno Nacional. La ciudad ha hecho y seguirá haciendo un esfuerzo complementario en equipos, vehículos, cámaras y otro equipamiento necesario para el buen accionar de la Policía.

Semana.com: ¿Ante la amenaza de atentados en Bogotá cómo cree que se debería manejar la relación alcalde-Fuerzas Militares y de inteligencia?

J.L.: La Sijin y Dijin de la Policía, en combinación con el DAS, los servicios de inteligencia del Ejército y el alcalde deben mantener un contacto permanente y un cruce de información cuyo objetivo es prevenir atentados, frustrar el intento de los violentos por atemorizar a la ciudad y desmovilizar las estructuras de milicias y bandas organizadas que ya están presentes. En el Consejo de Seguridad deben participar también representantes de las Fuerzas Militares en la medida en que los retos de seguridad y defensa de la ciudad así lo requieran. Desde el despacho del Alcalde se hará seguimiento y nos aseguraremos que la información fluya, en apretada colaboración con la Gobernación de Cundinamarca y el Gobierno Nacional pues Bogotá más que una ciudad, es una región, y todo lo que sucede en las zonas periféricas del Distrito Capital, nos afecta.

Respecto a la administración Mockus

Semana.com: ¿A Qué programas de su antecesor piensa darles continuidad?

J.L.: Mi compromiso es para que Bogotá siga adelante. Continuaré con la consolidación del modelo de ciudad que disfrutamos los bogotanos gracias al alcalde Peñalosa y las contribuciones del alcalde Mockus. Para mencionar algunos, la ciudad no puede dar marcha atrás en los programas de cultura ciudadana, Transmilenio, metrovivienda, gestión pública admirable, educación pública con calidad, seguridad democrática, protección social para los niños y las poblaciones vulnerables, renovación urbana, y creación y recuperación del espacio público: andenes, alamedas, parques y ciclorrutas. Esos programas son además determinantes para generar empleo y calidad de vida para los bogotanos y por eso deben ser nuestra prioridad. Comparto, desde hace muchos años, el postulado de integridad: "recursos públicos, recursos sagrados".

Semana.com: ¿Qué programas de su antecesor piensa suspender?

J.L.: Reitero que mi compromiso es para que Bogotá siga adelante. Reactivaré programas muy importantes como Desmarginalización de Barrios, Obras con Saldo Pedagógico, Jóvenes Tejedores de Sociedad, Atención al Habitante de la Calle y Protección a la Niñez Explotada en Mendicidad y Bogotá al Parque en los que se bajó la guardia y la inversión. Buscaré la complementariedad de los esfuerzos de resistencia civil de Bogotá con la política de seguridad democrática del Presidente Uribe y de la ciudad. Finalmente evolucionaré en una letra en el programa de croactividad...hacia proactividad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.