Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2003/10/13 00:00

Juventud en peligro

Prostitución, embarazos prematuros, abortos, sida, drogadicción y pobreza son los problemas que los jóvenes del mundo tienen que enfrentar cada vez con mayor frecuencia. Así quedó demostrado en el un informe reciente de Naciones Unidas, que con cifras alarmantes, muestra que si no se siguen políticas claras frente al tema, la sociedad del futuro será más que caótica.

Describir las decenas de niños de todas las edades, provenientes de todas las zonas del país, gordos, flacos, negros, trigueños, blancos, tristes y felices, que invaden los semáforos de las calles colombianas se ha vuelto recurrente. De hecho, los colombianos ya se acostumbraron a que en cada esquina los paren un par de menores, por no mencionar a los indigentes y vendedores ambulantes, a pedirles "cualquier moneda", una bolsa de leche o un pan. Esa es la realidad en la que viven más de tres mil niños desplazados por la violencia. Sin contar otro tanto que, aunque viven en su ciudad de origen, no pueden acceder a educación y muchas veces, a alimentación y a vivienda. Ellos contribuyen con el 23 por ciento de colombianos que viven en pobreza absoluta.

Esa situación no es única en Colombia. El informe sobre 'El estado de la Población Mundial 2003', publicado por el Fondo de la Población de las Naciones Unidas (Unfpa, por sus siglas en inglés) y lanzado el pasado 8 de octubre, reveló que casi la mitad de los habitantes del mundo tienen menos de 25 años, lo que se convierte en la mayor generación registrada en toda la historia. Lo preocupante es que de los 1.200 millones de jóvenes que habitan el planeta Tierra, 238 millones (1 de cada 4) vive en extrema pobreza.

"El Unfpa se interesó en esa realidad y por eso le dedicó su informe anual a la salud sexual y reproductiva de esos 238 millones que de una u otra forma se ven afectados por la violencia, la pobreza y la discriminación", explicó Mercedes Borrero, representante para Colombia del Fondo.

La mayoría de ellos enfrentan perspectivas de matrimonios precoces, procreación temprana y educación incompleta, además de la amenaza del VIH/SIDA. De todas las nuevas infecciones con el virus, la mitad ocurre en personas de 15 a 24 años de edad. Además, a causa de la enfermedad, han quedado huérfanos al menos 13 millones de niños menores de 15 años. Según los pronósticos, antes de 2010 se duplicará sustancialmente la cifra. Antes de la propagación del sida, un 2 por ciento de los niños de países en desarrollo eran huérfanos. Actualmente, señala el informe, más del 15 por ciento lo es en diez países de África del Sur el Sahara.

Aunque el sida no es la única razón por la que se destruyen hogares y los niños quedan desamparados y en las peores condiciones. "Los hogares y las familias se desintegran debido a la guerra o a situaciones de emergencia civil. Los niños pueden ser empujados a abandonar su hogar debido a la extrema pobreza, la violencia o las toxicomanías en la familia, o a conflictos con sus parientes", indica el texto. Además explica que el número de niños en la calle varían desde 100 millones -con la mitad de ellos en América Latina- hasta 250 millones. "Esas cifras están aumentando rápidamente y las cantidades de niños de corta edad que viven en las calles son superiores a las registradas nunca antes".

A ello se le atribuye en gran medida los embarazos y matrimonios precoces, los abortos, las muertes a la hora de dar a luz, la propagación del sida y la prostitución, entre muchos otros factores. El Unfpa indica que en los países en desarrollo, 82 millones de niñas que actualmente tienen entre 10 y 17 años de edad habrán contraído matrimonio antes de cumplir 18 años. Frecuentemente lo hacen en estado de embarazo, lo que conlleva grandes riesgos para su salud. Las probabilidades de que en los últimos años de su adolescencia una joven pierda la vida durante el parto son el doble de las correspondientes a una mujer de entre 20 y 30 años.

"Entre los factores que perpetúan el matrimonio precoz cabe mencionar la pobreza, la ausencia de oportunidades educacionales o de empleo para las niñas y la idea de que los más importante para ellas es su destino como esposas y madres. Las niñas que quedan embarazadas tal vez sean objeto de presiones extremas por parte de las familias y las comunidades para que contraigan matrimonio", explica el documento.

Así mismo, asegura que entre el 10 y el 14 por ciento de los embarazos de mujeres jóvenes que nunca habían estado casadas terminan en aborto inducido, a causa de un embarazo no deseado. Según el Unfpa, ello se presenta por el poco conocimiento que tienen los jóvenes sobre educación sexual y los métodos anticonceptivos. "En sólo dos países de América Latina (Brasil y Colombia), más de la mitad de la actividad sexual entre la iniciación y el matrimonio se realizó con protección de anticonceptivos. Lo más común era que entre dos tercios y tres cuartas partes de la actividad sexual se realizara sin protección", sostiene.

Por ello recomienda que se aumenten las campañas de educación y capacitación, ya que reitera que es la falta de educación la que los hace cometer ciertos errores. De hecho, explica que el acceso a ésta es muy desigual. Actualmente hay 115 millones de niños que no asisten a la escuela primaria y de ellos, un 57 por ciento son niñas. En los países en desarrollo, hay 57 millones de jóvenes varones y 96 millones de jóvenes mujeres de entre 15 y 24 años de edad que no saben leer ni escribir.

El reporte llama además la atención sobre la prostitución infantil y la trata de menores. En el último decenio ha aumentado considerablemente la venta de niñas como prostitutas. "La extrema pobreza, la baja condición de las mujeres y niñas, los deficientes controles fronterizos, son los factores que contribuyen al aumento", señala. "En la India, se estima que dos de cada cinco trabajadoras del sexo tiene menos de 18 años de edad. En Sri Lanka, la mayoría son varones. Según una estimación regional, cada año entre uno y dos millones de hombres y mujeres son víctimas de trata, la mayoría de ellos en Asia".

Ellos corren gran riesgo de infectarse con el sida, pues "tienen escaso o ningún poder de negociación, no pueden insistir en el uso de condones y suelen ser víctimas de coacción o violencia para que accedan a entablar relaciones sexuales, de modo que aumenta la probabilidad de transmisión". Las cifras indican, entonces, que entre el 25 y el 70 por ciento de los niños dedicados a esto, están contagiados con el virus.

En los demás jóvenes, la situación no es más alentadora. Quienes se encuentran entre los 15 y los 24 años constituyen la mitad de aproximadamente cinco millones de nuevos casos que cada año se unen a las listas de infectados con el virus en todo el mundo.

La pobreza y el género están relacionados con el contagio. El informe indica que tanto el bajo ingreso per cápita, como la desigualdad en los ingresos están vinculados con las altas tasas nacionales de infección. Además, las mujeres son más susceptibles que los hombres. Se estima que hay 7,3 millones de jóvenes mujeres que viven con el VIH/SIDA, en comparación con 4,5 millones de hombres. Desde el punto de vista biológico, el riesgo de que una mujer se infecte durante relaciones sexuales sin protección es de 2 a 4 veces mayor.

El comportamiento del virus también se determina regionalmente. El mayor índice de contagios se presenta en los países de África del Sur del Sahara, donde se estima que hay 8,6 millones de jóvenes que viven con el virus (67 por ciento de ellos, mujeres). El Unfpa prevé que un 60 por ciento de los hombres que hoy tienen 15 años en Botswana, Sudáfrica y Zimbawe, resultarán infectados en el futuro. En Asia Meridional, por su parte, se estima que hay 1,1 millón de jóvenes infectados (62 por ciento de ellos, mujeres). En algunas partes de la India meridional, la epidemia ya no se limita a las prostitutas y los drogadictos, sino que ha llegado a la población en general. En América Latina y el Caribe, hay 560 mil jóvenes que viven con el sida (31 por ciento, mujeres). En esta parte del mundo, el contagio se da, en su mayoría, entre homosexuales, revela el texto.

La problemática descrita por el informe no es ajena a Colombia. Aunque en ningún punto de éste la situación del país es tratada a fondo, sí es parte de las cifras. Sin embargo, la oficina del Unfpa en Colombia viene tratando el tema y denunciando la preocupante situación en la que viven los niños desplazados y combatientes de los grupos armados. Sin olvidar las altas tasas de embarazos y enfermedades de transmisión sexual entre los jóvenes, quienes conforman el 37,5 por ciento del total de la población en el país.

Según un reporte oficial, una de cada cinco adolescentes es activa sexualmente; la edad promedio a la primera unión es de 16 años; una de cada cinco ya ha sido madre o está embarazada de su primer hijo; el 36 por ciento no deseaba su embarazo actual; más de la cuarta parte de ellas no desea más hijos y sólo una quinta parte de los hijos de madres adolescentes puede ser cuidados por ellas mismas.

Estos hechos pueden deteriorar la calidad de vida, tanto de la madre adolescente, como del niños. Mientras que un 29 por ciento de las solteras ha culminado su bachillerato, solo el 13 por ciento de las unidas o separadas lo han logrado. Así mismo, el 8,4 por ciento culpó al embarazo del abandono de sus estudios.

A diferencia de los que dice el informe sobre el uso de anticonceptivos en Colombia, el estudio local del Fondo determinó que su uso todavía es bajo. El 67 por ciento de todas las adolescentes nunca ha usado métodos anticonceptivos, solo el 57,2 por ciento de las que están en unión los usa, el 60 por ciento usa el método del ritmo, al tiempo que sólo un 38 por ciento tiene conocimiento sobre su período fértil.

Para seguir con la lista, más de la mitad de las adolescentes no saben nada sobre las infecciones de transmisión sexual. Aunque el 97 por ciento han oído hablar del sida, el 32 por ciento de ellas se siente en riesgo de contraer la enfermedad. Además, el 35 por ciento de los portadores del virus en el país son menores del 29 años.

Según el informe, en los 90, perdieron la vida, a causa del conflicto, casi dos millones de niños y seis millones resultaron gravemente lesionados o permanentemente discapacitados. En el 2000, 300 mil niños soldados participaron en 30 conflictos en todo el mundo. De ellos, 11.000 son niños colombianos que de una manera u otra, se vieron involucrados en los grupos armados.

En cuanto al desplazamiento, el reporte de la oficina en Colombia establece que entre 1995 y 2003, más de 300 mil menores de 18 años se vieron forzados a desplazarse por la violencia. "Las cifras hablan por sí solas. El tema de los desplazados es un preocupación global y ya se ha advertido al gobierno colombiano para que haga algo al respecto", dijo Borrero.

De hecho, el informe global incluye en su última parte algunas recomendaciones para que sean aplicadas a nivel mundial y local y se pueda arreglar en cierta medida la desoladora realidad. "La propuesta del Fondo es que los gobiernos trabajen por aumentar los conocimientos, las oportunidades y la participación de los jóvenes para evitar que se sigan presentando ese tipo de problemas", aseguró Borrero.

"Numerosos estudios han demostrado que la educación sobre la sexualidad no conduce a comportamientos promiscuos. Por el contrario, conduce a que los jóvenes adopten medidas positivas para protegerse a sí mismos y con frecuencia los insta a abstenerse de su primera experiencia sexual o aplazarla", indicó Thoraya Obaid, directora general del Fondo, el día del lanzamiento del texto en Londres.

Así mismo recomienda incorporar la educación sobre los derechos humanos y sexualidad en los programas de los colegios y comunidades; instaurar políticas y programas nacionales y locales para la juventud que destaquen la igualdad de género y los derechos de los jóvenes en cuestiones de salud sexual y reproductiva y crear coaliciones que promuevan reformas jurídicas, medidas de aplicación de las leyes y revisiones legislativas a fin de salvaguardar los derechos de los adolescentes, entre otras.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.