Domingo, 23 de noviembre de 2014

| 2006/02/21 00:00

La familia del Chavo

Ximena Gutiérrez cree que el modelo de familia colombiana que revelan las encuestas de Profamilia se parece a la familia de El Chavo del Ocho.

La familia del Chavo

Es un hecho. El principal efecto del conflicto social
que vive el país, es la recomposición de la familia.
Por cuenta del desempleo y la violencia urbana, que
afecta incluso a los propios hogares, hoy esa célula
de la sociedad llamada familia, no es la misma de
ayer. Hace algunos años, la Cartilla Nacho Lee decía:
"¡Mi mamá me mima!" Hoy, habría que decir: "Me mima mi
abuela” o “Mi tía me mima” porque la figura de la
madre no existe en muchos hogares. Siempre he pensado
que “El chavo del ocho”, el célebre programa de humor
que Roberto Gómez Bolaños creó hace 35 años, se
anticipó –como en una extraña premonición- a lo que
hoy es la familia en sus distintas expresiones.
 
Me explico: Si se analiza la serie de “El chavo del
ocho” se notará que desde esa época ninguno de sus
personajes podía decir que tenía una familia como la
pintaban en los textos escolares. “La Chilindrina”,
por ejemplo, vive sola con “Don Ramón”, su padre. “El
Chavo”, un pobre huerfanito, no tiene padre ni madre
que sufra por él. Ella murió al momento del parto y él
falleció en su trabajo. El impotable “Kiko”, cuyo
padre era marinero, vive con la esperanza de que el
maestro “Longaniza” se convierta en su padrastro, un sueño que comparte con su mamá, doña Florinda. La “Bruja” del 71
y “Ñoño”, también viven solos. Nada diferente a las
sociedades modernas.
 
Pregunto: ¿Cuál es la relación sociológica que existe
entre la recomposición de la familia, la violencia
intrafamiliar y el conflicto bélico que soporta el
país? Más sencillo, aún: ¿Vive la familia? Creo que
no, porque al auge de los divorcios (que ahora también
es competencia de los notarios), sobreviene -casi de
manera automática-, la division familiar por cuenta de
la violencia fratricida y la zozobra que nos embarga a
diario. En solo dos décadas pasamos de la “Familia
nuclear”, aquella constituida por el padre la madre y
los hijos, a destacar la “Familia del Chavo”, una
entidad que parece salida de la Tv, un padre que no
existe, una madre que quiere existir y varios hijos
que luchan por subsistir.
 
Así las cosas, ¿se podrá hablar ahora de valores
familiares? Ahora, cuando el matrimonio es una entidad
en desuso y han crecido tres veces las uniones libres.
Ahora, cuando los embarazos de adolescentes están
disparados. Ahora que el hombre y la mujer prefieren
vivir en casas o camas separadas y visitarse de vez en
cuando. Ahora, cuando en Estados Unidos una pareja
homosexual ganó el premio a la mejor familia.
 
Ahora,cuando el número de hijos se redujo a dos y hay
familias de un solo padre o el tío que hace de padre
(incluida la mascota). Ahora mismo, esos valores
merecen ser revisados y repensado el concepto de
familia. Me gustaría escuchar al primer padre de la
patria que piense en la familia como base para
recomponer a esta sociedad cada vez dispersa e
inesperada. Votaría por el candidato al Congreso que
aborde con seriedad el tema de la familia como su
proyecto político. ¿Por qué no crear en Colombia el
Ministerio de la Familia?

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×