Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/24/2005 12:00:00 AM

"La gente tiene que denunciar los delitos"

Andrés Restrepo, subsecretario de seguridad y convivencia de la Alcaldía de Bogotá, habló con María Fernanda Moreno sobre los aspectos que afectan la sensación de seguridad de los bogotanos.

Homicidios

"El homicidio se ha incrementado en seis localidades: Ciudad Bolívar, San Cristóbal, Santafe, Usme, Kennedy y Los Mártires. Con relación al año pasado estamos hablando de una diferencia de 41 casos a la fecha. El mayor número se ha dado en Ciudad Bolívar.

La franja de población afectada es un tema preocupante. Se han presentado 38 muertes de menores de 26 años. Esta es una franja atípica para el comportamiento nacional. El mayor número de personas que muere violentamente está entre 26 y 31 años.

Con base en la circulación de panfletos, la persecución a grupos socialmente estigmatizados y la presencia de 204 pandillas entre Bosa y Ciudad Bolívar, presumimos que hay una disputa de grupos económicos ilegales o de algunos grupos en proceso de desmovilización que quieren garantizar su sostenibilidad económica copando unos nichos de explotación económica en las grandes ciudades. Por ejemplo, el mercado de la tierra. En Ciudad Bolívar se da una disputa por la tierra muy fuerte. Allá hay mucha invasión. Si logramos controlar esta situación podríamos bajar los niveles de violencia. Por eso estamos haciendo las audiencias públicas y generando planes concretos de intervención".

Atracos, robos a casas, bancos y carros

"Casi todas las lesiones comunes se mantuvieron a la baja. La reducción más notable es la del hurto a bancos. Se cree que hay un traslado de la tipología. Como la seguridad de los bancos mejoró, se trasladó la delincuencia a sectores más vulnerables: residencias y establecimientos comerciales".

Invasión del espacio público

"La gente critica la presencia de vendedores ambulantes en las calles. Pero el 65 por ciento de la ciudadanía les compra revistas, flores, cigarrillos, chicles. Ahí es donde se presenta esa doble moral de la ciudad, porque por un lado cuestionan la presencia de ellos en las calles, pero por otro les compran porque sus productos son más baratos o le llegan al carro.

Nadie puede negar que algunos vendedores informales hayan cometido delitos. Pero pasa lo mismo en el gremio de los taxistas, en los médicos, etc. No se puede decir que los 70.000 vendedores ambulantes que hay en Bogotá sean todos unos ladrones. Tal vez el problema es el uso del espacio público y que su presencia deteriora el libre movimiento de las personas".

Reincorporados

"Bogotá tiene en este momento 86 albergues, es decir que concentra un número muy alto de esa población. Y en esa población hay unos problemas sobre los que hay que actuar, sobre todo porque fueron ubicados sin consultarle a la ciudadanía. Hay un desencuentro entre dos grupos importantes.

Segundo, el programa genera unas desatenciones muy importantes: hay 2.365 niños en los albergues; ellos son hijos de los reincorporados que están creciendo en un ambiente poco conveniente.

Además, los reincorporados reciben atención sólo durante dos años. A partir del primer día del tercer año se encontrarán a su suerte. Esto preocupa por varias razones. Una de ellas, la seguridad".

La percepción de inseguridad

"La percepción de seguridad, por ser percepción, se analiza bajo la perspectiva sicológica. En ello influyen muchas cosas, por ejemplo, la comodidad a la hora de apropiarse del espacio público, de caminar. La incomodidad que genera la invasión del espacio público puede ser un factor.

Pero hay otro factor que no se puede descuidar. Los partidos tradicionales cuestionan fuertemente a los partidos de izquierda, en el sentido de que no estarían en capacidad de generar condiciones del manejo de la seguridad, como sí lo podrían hacer los partidos de línea más dura. Eso no es nuevo. Pasó por ejemplo en Barcelona en los años 80. Nosotros tenemos la impresión de que la seguridad se convirtió además en un tema a partir del cual se podría cuestionar la administración.

Esa idea es fortalecida además por la información de los medios de comunicación y las obras de TransMilenio. Por eso la percepción hay que tratarla mucho desde la propaganda y las campañas.

Creemos que si ponemos a la ciudad a ser corresponsable en el tema de seguridad, la percepción puede cambiar. La gente tiene que saber que puede denunciar todo: si falta iluminación, si hay presencia de ladrones, si hay deterioro de las calles".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.