Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2008/07/02 00:00

“La guerra contra las drogas se está perdiendo”: ‘The New York Times’

En su editorial de este miércoles, el diario más influyente del mundo le pide al próximo gobierno hacer mayores esfuerzos para reducir la demanda de cocaína y asumir el problema como una cuestión de salud pública

“La guerra contra las drogas se está perdiendo”: ‘The New York Times’

En contra de lo que afirma el gobierno de los Estados Unidos, la guerra contra las drogas no se está ganando, dice en su editorial de este miércoles el periódico ‘The New York Times’. El diario más influyente del mundo le pide al sucesor de George W. Bush que haga mayores esfuerzos desde la Casa Blanca para reducir la demanda de narcóticos en Norteamérica; que invierta más dinero para mejorar la vida de las personas necesitadas en países como México y que asuma el problema como un asunto de salud pública y no de incumplimiento de la ley.

“Según el gobierno, este país se está anotando grandes éxitos en la lucha contra las drogas, especialmente contra los carteles de la cocaína”, señala el editorial en su primer párrafo. Y agrega: “Los funcionarios celebran el aumento de decomiso de este narcótico, lo cual ha hecho incrementar su precio en las calles. El uso de la cocaína entre los adolescentes ha descendido y, afirman esos funcionarios, algunos estudios sugieren que también ha caído el consumo entre los adultos”.

No sólo eso. El ‘Times’ recuerda que “John Walters, el zar antidroga, declaró a principios de este año que los ‘esfuerzos valerosos y efectivos en Colombia y México’ están minando la producción y el flujo de la cocaína”.

El rotativo neoyorkino pone en entredicho la versión oficial. “Este entusiasmo descansa en una lectura muy selectiva de la información. Una mirada distinta sugiere que los miles de millones de dólares que Estados Unidos ha gastado en la batalla contra los carteles no le han hecho mella al comercio de la cocaína”, señala.

El ‘Times’ asegura además que “a mayores decomisos, más cargamentos se mueven” y explica esta afirmación con un dato confiable: “Según las estadísticas del gobierno, el año pasado llegaron a Estados Unidos y a Europa, procedentes de Latinoamérica, 1.421 toneladas métricas de cocaína, es decir, un 39% más que en el año 2006. Y a pesar de los esfuerzos de erradicación, las Naciones Unidas consideran que el área dedicada a ese cultivo en los Andes ha crecido un 16%”, una cifra que ha despertado dudas en Washington.

Para ‘The New York Times’, México y algunas zonas de América Central están sufriendo más que nunca los rigores del crimen relacionado con el narcotráfico. El diario advierte que en esa región ha aumentado el número de consumidores de cocaína y puntualiza que los narcos se las han ingeniado para llevar más droga a Europa a través de los países del África noroccidental. “Algunos expertos argumentan que el precio de la cocaína en las calles de Estados Unidos se debe a la fortaleza del euro y a la creciente demanda en Europa”, subraya.

El diario admite que los adolescentes norteamericanos emplean hoy menos cocaína que antes, pero constata el fenómeno contrario entre los alumnos de último año de bachillerato, el 5,2% de los cuales son ahora consumidores. En el año 2001 ese porcentaje era del 4,8 y del 3,1 en 1992, según un estudio de la Universidad de Michigan, el más serio en todo el país a juicio de los expertos.

¿Qué hacer entonces? “El próximo gobierno debe seguir ayudando para que los gobiernos de Latinoamérica capturen a los traficantes, y debe aprender de los errores”, aconseja el editorial, que solicita más dinero para los programas de erradicación y más fondos para mejorar la vida de los ciudadanos y reformar el sistema judicial en países como México.

Y concluye: “El abuso de las drogas debe ser visto como una problema de salud pública y no principalmente como un lío de cumplimiento de la ley. Si la demanda en casa no se reduce, no habrá ninguna posibilidad de ganar la guerra contra las drogas”.

Las elecciones presidenciales en Estados Unidos tendrán lugar el 6 de noviembre. En ella medirán sus fuerzas el demócrata Barack Obama y el republicano John McCain, que hoy miércoles termina una visita a Colombia. El sucesor de Bush tomará posesión del cargo el 20 de enero de 2009. En esta campaña, el tema del narcotráfico ha brillado por su ausencia. Ni siquiera figura en los sondeos cuando a la gente se le pregunta por sus principales preocupaciones.

‘The New York Times’ no es la única publicación norteamericana para la cual la guerra contra las drogas está perdida. El pasado diciembre, un extenso artículo de la revista ‘Rolling Stone’ concluyó algo semejante.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.