Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2007/08/14 00:00

La lucha por derechos de población Lgbt divide al Polo, en Bogotá

¿Qué hubo detrás del hundimiento del proyecto de acuerdo para brindarles mayores garantía a la población de lesbianas, gays, bisexuales y transgeneristas? Informe de Óscar Fernando Sevillano.

La lucha por derechos de población Lgbt divide al Polo, en Bogotá

El sector Lgbt de Bogotá (lesbianas, gays, bisexuales y transgeneristas), a través de su grupo político que hace parte de las filas del Polo Democrático Alternativo (PDA) y que comúnmente se conoce como Polo Rosa, nuevamente fue víctima de la discriminación, esta vez por cuenta del concejal Orlando Santiesteban, quien curiosamente pertenece a la bancada del PDA en el Concejo de Bogotá.

Por quinta vez consecutiva el concejal del PDA Carlos Vicente de Roux presentó a consideración del cabildo distrital el proyecto de acuerdo No 357 de 2007 mediante el cual se le otorga más atención a dicha población y se promueven campañas de tolerancia y no discriminación desde la etapa escolar. Muy a pesar de que la bancada del PDA había acordado apoyar esta iniciativa, en el momento de la votación, en la comisión de gobierno, el concejal Orlando Santiesteban sorpresivamente votó en contra, lo que provocó que el proyecto se hundiera.

Dicha actuación del cabildante no solo causó la indignación de quienes conforman el Polo Rosa, sino que además provocó divisiones dentro de su partido, pues hizo ver que dentro del PDA no todos se entienden a la perfección.

El concejal Santiesteban justificó su procedimiento argumentando que por ser cristiano tenía derecho a la objeción de conciencia, razón por lo cual se salvó de que la dirección distrital del partido le retirara el aval. Sin embargo, le hicieron un llamado de atención para que respetara las decisiones tomadas de manera colectiva y no promoviera desorden en las votaciones.

La activista del Lgbt y miembro de la dirección del PDA Blanca Inés Durán, considera que aunque no se retiró la inscripción del concejal –como lo solicitaron las personas que ella representa–, el hecho de que el Polo abandere y defienda los proyectos del Lgbt en la ciudad es un triunfo para esa franja poblacional. Mejor aún, que el concejal Santiesteban haya sido amonestado y llamado al orden por la bancada.

La suerte de este proyecto quedó en el congelador. Para revivirlo es necesario que los autores lo vuelvan a presentar ante el cabildo. Es muy probable que lo hagan durante la segunda mitad del año y desde ya se habla de que Santiesteban deberá apoyarlo muy a pesar de sus convicciones personales.

El proyecto

La ONG Colombia Diversa elaboró en 2005 un informe sobre las violaciones de derechos humanos contra las personas Lgbt en el país. En dicho documento denuncia que en 2005 Medicina Legal registró cinco asesinatos de travestis que ejercían la prostitución en la ciudad. Según la misma fuente, más de 50 homosexuales en situación de prostitución fueron asesinados entre 1999 y 2004 en el país. Muchos de esos homicidios fueron ejecutados con sevicia

A pesar de que el informe fue entregado a la Fiscalía, los autores del mismo consideran que no hubo investigación adecuada ni acciones de alerta para prevenir hechos similares.

Según investigaciones del médico forense Andrés Rodríguez presentadas en el Ciclo Rosa 2005 en Bogotá, (Periodo en que se realizan conferencias y se proyectan largometrajes con temas de diversidad sexual), en los años 2000 a 2005, ocurrieron 60 homicidios contra hombres homosexuales, en los que se observaron preocupantes regularidades en el móvil, lugar de los hechos y extrema violencia en el momento del crimen.

Estas y otras situaciones han llevado a los activistas del Lgbt a unirse con el fin de ser escuchados en los escenarios políticos tanto nacionales como distritales.

Cuando la congresista liberal Piedad Córdoba presentó esta problemática en el Senado y sugirió mecanismos de protección especial, hubo un sinnúmero de opiniones en contra de parte de la iglesia y sectores radicales, que provocaron el hundimiento del proyecto que la senadora pidió discutir. Con el pasar del tiempo estas iniciativas no solo han ganado espacio en los sectores de oposición al gobierno de Álvaro Uribe, sino también dentro de los congresistas de la coalición uribista como Armando Benedetti y Gina Parody.

El concejal Vicente de Roux llevó el tema al cabildo bogotano en busca de una mejor convivencia ciudadana. La idea del concejal es incentivar las labores de cultura ciudadana a favor de dichas personas para que puedan ejercer su actividad libremente sin el temor de ser agredidos por la comunidad y por la misma fuerza pública.

Pero además dicho proyecto de acuerdo deja abierta la posibilidad de que estas reglas de convivencia ciudadana que tienen como foco poblacional al Lgbt en un futuro hagan parte de las políticas públicas del distrito capital, siendo este punto la manzana de la discordia no solo entre los concejales de Bogotá, sino también entre los aspirantes a ocupar el segundo cargo más importante del país, ya que con esto se tendría que destinar recursos de la ciudad para hacer efectivas las políticas.

Lo que dicen los políticos

Como es de esperarse, la incorporación en las políticas públicas de los temas que tienen que ver con la población Lgbt, por ser un asunto de mucha sensibilidad, generan divisiones, y en este caso no solo sucedió en la bancada del partido que respalda esta iniciativa, sino también en las demás. Es así como el concejal del Movimiento Mira, Carlos Baena votó en forma negativa, por considerar que este asunto es de carácter jurídico, por lo tanto él piensa que el procedimiento es de ley estatutaria la que debe ser expedida por el Congreso de la República y no por el Concejo de Bogotá. El ex alcalde Enrique Peñalosa piensa que esta es una población que merece todo el respeto y como tal se le debe brindar las mismas atenciones y garantías que se le otorgan al resto de la ciudadanía. El concejal Antonio Galán no cree que el derecho a la intimidad esté siendo atropellado, pero sí considera necesario que se respete la personalidad y la libre elección de la sexualidad en Bogotá.

De no ser posible darle discusión durante el segundo semestre del año 2007, la nueva bancada que el PDA elija en las elecciones del próximo 28 de octubre tiene el compromiso de hacerlo por ser un tema que hace parte de la agenda social del Polo, según el candidato al Concejo de Bogotá, Antonio Sanguino.

A la ex senadora Leonor Serrano, candidata a la alcaldía de Bogotá, parecen no gustarle las manifestaciones de este sector poblacional, pues dice que lo que se debe hacer es formar a los jóvenes desde su infancia con una educación basada en los valores y los buenos principios.

Por ahora la población Lgbt seguirá esperando que la seguridad personal (a la que tienen derecho como ciudadanos), la no discriminación, el respeto y el buen trato por parte de la Policía sean una realidad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.