Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/13/2003 12:00:00 AM

La 'reforma' es antirreferendo

El país no debe ser ingenuo y esperar que vía Congreso se obtenga una reforma política de fondo. La verdad es que la llamada 'reforma' se ha convertido en un proyecto contrarreferendo. Es apenas una colcha de retazos con baja coherencia de objetivos. La verdadera reforma política no está en el Congreso sino en la calle con el referendo.

¿Por qué hago esas afirmaciones? Primero, porque en el proyecto del Congreso existen dos temas que son contrarreformas al referendo: el voto preferente y la financiación preeminentemente estatal de las campañas.

El voto preferente burla el propósito del referendo de promover una agrupación de fuerzas en la que el elector vote por un grupo que encarne el mismo carácter y plantee las mismas propuestas, entre pocas listas. Los defensores lo venden dizque para evitar el presunto "bolígrafo" de los directivos cuando integran las listas. Pero ese es problema de partidos autoritarios, que deberían usar procedimientos democráticos para definir sus candidatos. También argumentan que será la manera de que los ciudadanos puedan apoyar al candidato que deseen. Pero detrás está el miedo de los caciques que buscan conservar sus maquinarias clientelistas para mover sus votantes y así ocupar un buen lugar en la lista. En ella incluirán a uno que otro líder de opinión con muchos votos para que los arrastre en la elección. Porque el voto preferente sólo sirve para dar un orden y los votos que le sobren a uno se le suman a los otros.

No en vano, sus principales promotores han sido los conservadores que con eficiencia en la operación avispa logran ?en proporción? más curules que votos, acompañados de liberales con típicas organizaciones personales. Las fuerzas de la nueva política, en cambio, no gustan del voto preferente porque saben que fortalece al clientelismo.

Otra norma obliga al Estado a aumentar sus aportes a las campañas electorales y a pagar incluso en su totalidad los gastos de los candidatos presidenciales. Eso es contrario al referendo que, ante la crisis fiscal, propone frenar el desbordado incremento de los gastos oficiales y congelar salarios a muchos funcionarios.

La segunda razón para cuestionar la reforma es que algunos buscan reproducir en ella la mitad de los temas del referendo que, después de arduo debate, se lograron excluir. Mantenerlos habría herido de muerte al referendo porque lo despojaría de la parte central de su contenido. Ojalá no los revivan en los debates que faltan.

La tercera gran debilidad del proyecto de 'reforma' es que apenas algunos temas configuran reforma política real. Nunca tuvo objetivos claros. Y tardíamente el Gobierno expuso una posición ante el alcance de éste: que tenga temas realmente urgentes e importantes, complementarios del referendo, que no lo contradigan ni lo copien.

Gracias a la crisis de la semana pasada frente al posible hundimiento de la 'reforma', ésta fue depurada y quedó reducida. Se excluyeron diecisiete artículos porque se referían a temas secundarios como trámite de leyes, órganos de control, funciones de mandatarios territoriales. Lo que todavía queda, incluye cambios a la organización electoral, tema grande que amerita una reforma constitucional independiente. Existe otra reformita al régimen territorial: unos quieren sobredimensionar a los departamentos -fortines políticos y burocráticos- mientras que el Gobierno habla de avanzar hacia las regiones. Se incluyen modificaciones a los partidos que recogen aspectos del referendo y se facilita la participación ciudadana en las leyes, entre pocos puntos destacables.

A pesar de que hoy existen más congresistas renovadores, la vieja clase política sigue siendo mayoría. Y ésta, después de haber tenido que aprobar el referendo -por el liderazgo del presidente y la energía de la opinión pública-, no va a permitir que le cambien más sus reglas del juego. Por eso, esta reforma es contrarreferendo y la siguen pedaleando. Pero quienes estamos comprometidos con la modernización política tendremos que denunciar los retrocesos que busquen incluirse en este infortunado proyecto.

*Senadora de la República

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.