Domingo, 22 de enero de 2017

| 2008/08/04 00:00

“La responsabilidad de los partidos es innegociable”: Alejandra Barrios

En entrevista con Semana.com, la directora de la Misión de Observación Electoral habló de la importancia de aprobar la Reforma Política. Para ella, ésta debe asegurar que los autoridades políticas no vuelvan a ser cómplices de una violación masiva de derechos humanos.

Alejandra Barrios, directora de la Misión de Observación Electoral Foto: Foto: Daniel Reina

El Congreso tiene durante este período legislativo el gran reto de sacar adelante una Reforma Política que le ayude a recuperar la legitimidad perdida por el escándalo de la parapolítica. La Comisión de Reajuste Institucional ya presentó las propuestas al gobierno, quien deberá redactar las reformas constitucionales que serán presentadas ante el ente legislador.

Preocupados por la suerte del Congreso, el Grupo de Interés de la Reforma Política (Girepo), ha hecho propuestas, además de un acompañamiento permanente de todas las discusiones, en procura del fortalecimiento de su institucionalidad.

El Girepo surgió de manera espontánea luego tras los primeros debates sobre la Reforma Política durante la legislatura anterior. Lo incluyen algunas organizaciones de la sociedad civil como la Misión de Observación Electoral (MOE), Sisma Mujer, Plural, Viva la ciudadanía, Congreso Visible, Transparencia por Colombia, entre otros. También han participado investigadores y académicos.
 
En entrevista con Semana.com Alejandra Barrios*, vocera del Girepo, habló de sus percepciones sobre la propuesta que presentó la Comisión de Reajuste Institucional al gobierno, indicó la importancia de la Reforma Política para la democracia y las amenazas que enfrenta su trámite en el Congreso, y contó cómo ha sido la participación de la ciudadanía en las discusiones.

Semana.com: ¿Cómo vio las sugerencias para la Reforma Política, que le hizo la Comisión de Reajuste Institucional al gobierno?

Alejandra Barrios: En general me parecen sensatas. Recogen el gran aspecto de la responsabilidad de los partidos políticos. Figuras como la silla vacía, como la disolución de los partidos en último recurso, son interesantes. Hay que ver la forma en que el gobierno redacta el articulado, y si recoge las sugerencias. Eso es lo principal.

Semana.com: ¿Cuál es el punto que debe incluirse en la Reforma Política y que usted considera innegociable?

A.B.: La responsabilidad política de los partidos. Para nosotros es el punto de partida. Si no se empieza por ahí, así se hable de temas como la financiación, los umbrales, la democratización de los partidos, no estamos atacando el problema de la infiltración mafiosa dentro de los partidos políticos.

Semana.com: ¿Por qué es tan importante?

A.B.: Toda democracia se construye sobre partidos políticos. No podemos hablar de una democracia real si no tenemos unos partidos políticos fuertes, que representen a la ciudadanía, y que entre ellos haya una discusión ideológica, en términos de debate, no de eliminación al contrario. Si tenemos unos partidos que cumplan las normas, que internamente y con la sociedad civil hagan discusiones democráticas, vamos a tener una democracia legítima.

En Colombia, el tema de responsabilidad política no se puede dejar a un lado. Nosotros venimos de un proceso de eliminación sistemática del contrario, donde hubo desplazamiento forzado de poblaciones enteras, donde se obligó a ciudadanos a votar bajo la amenaza de las armas. El tema de la responsabilidad de los partidos políticos adquiere no solo una dimensión política sino una dimensión de derechos humanos. Cuando las organizaciones de los derechos humanos piden verdad justicia y reparación, en términos de política debemos decir: “y obligación de no repetición”, “esto no puede volver a pasar”. La política tiene que darse en debates públicos, y no debe tener ni la más mínima expresión en las armas.

Semana.com: La semana pasada, la MOE le pidió al Partido de la U que no ocupara la curul de su presidente, Carlos García, quien está detenido por las investigaciones de la parapolítica. ¿Cuál es la razón que ustedes invocan para que se dejen las curules vacías?

A.B: La solicitud que hicimos al Partido de la U va en la misma línea de consistencia política, de ética y de principios. La misma medida de confianza que le entregamos a los partidos al elegirlos, debe ser devuelta a la ciudadanía diciendo: “si hay un congresista que está siendo investigado por tener relaciones indebidas, nosotros dejamos esa curul quieta, no la reemplazamos”. Y así le dan a la justicia el voto de confianza para que resuelva.

También pedimos una justicia pronta y oportuna, que los senadores y representantes a la Cámara, tengan a la mayor brevedad posible una respuesta tanto de la Corte Suprema como de las otras instancias, en el caso de los que renunciaron a su fuero.

Semana.com: En la legislatura pasada los colombianos asistimos al hundimiento de la Reforma Política, por la gestión del gobierno. ¿Por qué en esta legislatura sí podría salir triunfante?

A.B.: La aprobación de la Reforma Política es un tema de voluntad política. En esta legislatura, sin embargo, hemos logrado mayores niveles de diálogo con los con los partidos políticos. Girepo y varios académicos logramos explicar cuáles son las justificaciones que tiene la responsabilidad política. Las discusiones han sido mucho más tranquilas, más sosegados, en términos se argumentación, y eso nos ha acercado. Ya depende de la voluntad política de los congresistas.

Semana.com: ¿Cuáles son los obstáculos que enfrenta la Reforma Política?

A.B: El primero es la reforma a la Justicia propuesta por iniciativa gubernamental, que es inoportuna en este momento. No es que no sea necesaria. Dos reformas con temas tan importantes son muy fuertes para que pasen al mismo tiempo.

Nos preocupa que llegue a ser más interesante para los congresistas aprobar una reforma que les de la doble instancia, y que podría posteriormente, a través de tutela, desbaratar las investigaciones que ha hecho la Corte Suprema sobre parapolítica.

En segundo lugar, la propuesta de un proyecto de referendo para que se permita otra reelección de Presidente va a tensionar las fuerzas en el Congreso, el debate entre la oposición y la coalición del gobierno. Probablemente los congresistas no salgan de ese debate. Eso puede derivar en que esta legislatura, que tiene una importancia histórica y una oportunidad única, deje a un lado la propuesta de reforma a la política.

Semana.com: Vuelve al debate la silla vacía, y ustedes han sugerido silla congelada, ¿en qué consisten estas sanciones?

A.B.: La silla congelada consiste en que el partido prescinda de la curul mientras un congresista está en el proceso de investigación y tiene medida cautelar. Si la justicia decide, y considera que el congresista es inocente o que no tiene suficientes pruebas, el congresista vuelve a ocuparla, como en el caso de Luis Fernando Velasco quien acabó de salir de la corte y volvió al Congreso. La silla vacía es cuando ya hay una decisión condenatoria de la Corte y el partido debe prescindir de la curul durante toda la legislatura.

Semana.com: La Comisión de Reajuste Institucional sugiere que las sanciones se apliquen después del 2010 ¿Por qué es importante la aplicación inmediata?

A.B.: La silla vacía, al igual que la silla congelada envía dos mensajes: El primero es que los partidos asumen el costo político cuando han dado un aval a candidatos que tienen alguna tacha ética. Pero el segundo y más importante es un mensaje que le dan a la sociedad: que los partidos políticos no están dispuestos a cohonestar ningún tipo de relación con ningún grupo armado al margen de la Ley, y que si a alguno de sus candidatos electos se les demuestra esa relación van a prescindir de esos votos cuestionados o que fueron presionados, para obtener mayorías o aprobar leyes en el Congreso.
Cuando la silla es ocupada por otras personas queda con un manto de duda, los votos de esa curul están en entredicho. Por eso pedimos que sea de aplicación inmediata. Porque si esperamos hasta el 2010, como sugiere la Comisión, no habría ningún tipo de sanción.

Semana.com: ¿Cómo le pareció el componente que contiene la Reforma de la Comisión de Reajuste, sobre la democratización de los partidos políticos?

A.B.: Hay tres puntos que me parecen importantes. Primero: la democratización interna de los partidos es una propuesta fundamental para la democracia y debemos seguir en esa línea.
 
Segundo: el régimen de financiación de las campañas es una propuesta interesante. Aplicar las medidas incluidas en el régimen de garantías para las elecciones presidenciales, a las demás campañas significa: anticipos en condiciones de equidad, cuentas únicas, auditorías internas y externas. Lo que busca este punto es controlar el financiamiento de las campañas, de dónde provienen los dineros, cómo se destinan, y si se vulneran o no los topes de la legislación.
 
Y tercero: la suspensión del voto preferente por dos períodos fortalece el partido y permite establecer más claramente las reglas de juego para una responsabilidad política. Una lista que se consolide democráticamente al interior del partido, es una buena idea.

Sermana.com: El Girepo durante la crisis no pidió que se acabara el Congreso, ni que se convocara a una asamblea constituyente, sino que tiene la confianza en que el legislador puede recuperar su legitimidad…

A.B.: Todos somos demócratas, y creer en la democracia es hacer una apuesta por las instituciones. Por más de que uno pueda tener temores o evidencias de que se puede estar resquebrajando el orden constitucional, la apuesta no puede ser por otro orden, sino por fortalecer el que tenemos.

Cerrar el Congreso no resolvería la crisis. Lo que ayuda a resolver la crisis es la confianza en las instituciones, decirles: las acompañamos y las poyamos, a través de un diálogo crítico pero respetuoso. En ningún momento podemos mantener la democracia tratando de saltarnos la misma.

Semana.com: Finalmente, ¿cómo fue la participación ciudadana en la construcción de la propuesta sugerida por la Comisión de Reajuste Institucional?

A.B: En este proceso todos aprendimos muchísimo. La participación fue in crescendo, o sea de ascendente. Iniciamos haciendo audiencias públicas con organizaciones de la sociedad civil, de la mano del gobierno y del Ministerio del Interior y del Pnud- Idea. En ellas se incluyeron consideraciones, recomendaciones, y ajustes que hacían organizaciones de la sociedad civil desde las regiones. Finalmente se logró consolidar un grupo que también incluyó académicos y universidades e hicimos un trabajo mucho más sólido, con propuestas específicas. También logramos un diálogo respetuoso con los partidos políticos, pero también muy serio frente a la necesidad de tener responsabilidad política por parte de ellos.
 



*Alejandra Barrios es la directora de la Misión de Observación Electoral, organización que desde hace dos años se dedica a la promoción del derecho ciudadano de conformación, ejercicio y control del poder político. 


 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.