Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2007/07/24 00:00

La sorprendente historia de ‘Salomón’: Policía, paramilitar, preso y ahora casi libre

Preocupación en la Fiscalía por absolución de los últimos siete implicados en el proceso por la pérdida de 2.800 kilogramos de cocaína en Barranquilla en el año 2002.

La sorprendente historia de ‘Salomón’: Policía, paramilitar, preso y ahora casi libre

Miguel Villarreal Archila, conocido e identificado con el alias de “Salomón”, podría recuperar la libertad en las próximas horas gracias a la sentencia dictada por el Juzgado Unico Especializado de Barranquilla que no lo encontró responsable de los delitos de concierto para delinquir, tráfico de estupefacientes y homicidio agravado en el proceso que se seguía en ese despacho por la pérdida de 2.800 kilos de cocaína en el año 2002.

Alias “Salomón” es un ex subintendente de la Policía Nacional que fue desvinculado de la institución hace varios años, se enroló en las Auc, militando en el Bloque Norte en el departamento del Cesar, donde también se le conoció con el alias de “el flaco”. Villarreal Archila fue capturado el pasado 24 de abril en Bucaramanga, de donde era oriundo, después de varios meses de búsqueda. La Fiscalía y la Policía Nacional consideraron en ese momento que habían capturado a uno de los hombres más importantes de las nuevas estructuras paramilitares dedicadas, además, al tráfico de drogas.

El año pasado la Policía Nacional del Atlántico lo puso a encabezar el cartel de los 20 más buscados junto con dos de sus grandes aliados, Wilmer Ignacio Guerrero Ibáñez y Yuri Fred Rodríguez Saab. Guerrero Ibáñez, alias “nacho” o el “cabo” Guerrero, es un suboficial retirado de la policía por presuntas razones de sanidad. El segundo es conocido como alias “Walter la Araña”, militante de las Auc. Estos dos últimos eran los únicos que se encontraban libres.

Además de “Salomón”, “Nacho” y “Walter la araña”, también estaban sindicados por la pérdida de los 2.800 kilos de cocaína, Manuel Torregroza Castro (alias Chang), Amilkar Rafael Barros Gómez (alias Toto, extraditado por las autoridades de República Dominicana a E.U., después de haber sido capturado en aguas territoriales de la isla con un cargamento de droga), y los exagentes Rolando Charris Polo y Eliécer Franco Bustillo. Todas estas personas fueron cobijadas por la medida absolutoria del Juzgado Unico Especializado y debieron haber recobrado su libertad en las últimas horas, con excepción de “Salomón”, que fue detenido por la Fiscalía Especializada de DH y DIH en un proceso identificado con el radicado 3864 fiscalía.

El juzgado dice que el testigo excepcional, Javier Enrique Pérez Charris, que sirvió como base para dictar resolución de acusación y medida de aseguramiento contra los implicados en este sonado caso, “se encargó de brindar en cada intervención una versión diferente de los hechos, tanto en relación con los homicidios como con el tráfico de estupefacientes”. Dice la providencia que el otro testigo, el general Gabriel Díaz Ortiz, tampoco brinda credibilidad y durante el proceso no se probó que Miguel Villarreal Archila sea alias “Salomón”. Finalmente el juez dice que no existe un solo elemento de prueba que indique que el tráfico de estupefacientes se dio ni que los expolicías y civiles acusados procesados hicieran parte de una banda u organización criminal dedicada al tráfico de estupefacientes y al sicariato. Dice que las piezas procesales se desmienten unas a otras, “dejando un sabor de inconformismo con la investigación adelantada”.

Sin embargo, en una declaración que reposa en un proceso que se sigue en el mismo juzgado contra Edgar Ignacio Fierro Flórez, alias “don Antonio”, quien durante tres años fungió como comandante del frente José Pablo Díaz que operaba en el departamento del Atlántico y parte del Magdalena, en una de las audiencias preparatorias le preguntan al exjefe paramilitar si él era el comandante de las Auc en todo el Atlántico, ante lo cual respondió que sí, con excepción de cuatro municipios costeros que estaban a cargo de alias “Salomón” por orden directa del comandante Jorge 40. Si en el proceso por los policías de la coca no existen pruebas para demostrar que alias “Salomón” habría incurrido en concierto para delinquir, en otros procesos que se siguen en el mismo despacho judicial sí existen afirmaciones y pruebas que demuestran su relación con las autodefensas. Informes de inteligencia policial señalan a “Salomón” como el sucesor de Jorge 40 y era quien controlaba presuntamente las rutas del narcotráfico en los departamentos de Sucre, Bolívar y Atlántico.

El Fiscal 19 de la Unidad nacional de Lavado de Activos e Interdicción Marítima, manifestó en el juzgado en su alegato final la semana pasada antes de la sentencia, que “no existían las garantías para un fallo en derecho”. El fiscal dejó esa constancia en atención a que uno de los argumentos para dejar en libertad a los implicados era la no aprensión de la droga. El delegado de la Procuraduría General de la Nación también solicitó condena para los siete acusados.

Los hechos que dieron lugar a este proceso ocurrieron en noviembre del año 2002, cuando un grupo de particulares, exagentes de la policía y miembros activos de la institución, se robaron un cargamento de 2.800 kilos de cocaína, no lo reportaron y después contactaron a sus propietarios, presuntamente los “Mellizos”, a quien exigieron una recompensa por devolverles la droga. Tras la devolución de la droga, fueron asesinados dos personas, una de las cuales era un reconocido narcotraficante identificado como Angel León Sánchez, el “changue”. La fiscalía responsabilizaba a Salomón de estos dos asesinatos, los cuales habrían sido cometidos para no dejar pistas del robo de la droga. Con esta sentencia, “Salomón”, “Nacho” y “Walter la Araña”, fueron declarados inocentes. Los dos últimos se encuentra libres y si en contra de Salomón no hay ningún otro proceso, podría quedar en libertad en las próximas horas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.