Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/27/2003 12:00:00 AM

"La tecnología apoya el deseo de tener una vida sin luchas, sin aspiraciones, sin dolor"

Francis Fukuyama, doctor en ciencia política de la Universidad de Harvard y actual consejero de bioética del presidente George W. Bush, habló con SEMANA sobre su último libro, <i>El fin del hombre</i>, donde hace referencia a las consecuencias de la revolución biotecnológica y como altera la naturaleza humana.

Semana: ¿En su libro habla de las consecuencias de la revolución biotecnológica. ¿Cómo cree que esta visión del futuro va a cambiar los conceptos del bien y el mal? Francis Fukuyama: Es una pregunta muy complicada. En mi libro explico que las nociones que tenemos de los derechos humanos se derivan de las nociones que tenemos de la naturaleza humana. Cuando se promulgó la Declaración de Independencia de Estados Unidos se decía que todos los seres humanos eran iguales pero en ese momento ni las mujeres ni los afroamericanos tenían derecho a votar porque no eran considerados completamente humanos. En el futuro la tecnología puede ser tan poderosa que introduzca nuevas diferencias entre grupos de seres humanos. Si eso pasa nuestras nociones del bien y del mal podrían ser diferentes. Semana: ¿Cómo será el futuro de los países subdesarrollados que no tienen acceso a la tecnología de punta? F.F.: Es posible que se mantengan las diferencias sociales y económicas entre países ricos y pobres pero de otro lado es probable que ciertos adelantos tecnológicos se masifiquen y su precio sea más barato. Uno de los aspectos que trato en el libro se refiere a la selección de sexo en Asia en donde existen técnicas relativamente sencillas para determinar el sexo de los bebés y que han permitido que en China nazcan más hombres que mujeres como consecuencia de la preferencia cultural por el sexo masculino. Semana: Hace algunos años las ideas de Orwell y Huxley fueron consideradas ciencia ficción pero ahora parece que se están haciendo realidad. En su opinión ¿cuáles historias serán consideradas ciencia ficción en el futuro? ¿El hambre y la tristeza podrían clasificar en esta categoría? F.F.: No creo que esos temas sean relegados a la ciencia ficción pero lo cierto es que la aspiración detrás de las nuevas tecnologías es desaparecer todos los aspectos negativos de la vida humana como el hambre, la pobreza, la tristeza, etc. Ese es un gran reto ético porque de hecho la vida humana envuelve la vivencia de toda clase de emociones. La tecnología apoya el deseo de tener una vida sin luchas, sin aspiraciones, sin dolor. Esa es la clase de mundo que describe Huxley en "Brave New World" y considero que es demasiado extremo porque no es un mundo humano. Semana: Nietzche también dijo que la religión es el opio del pueblo. ¿Usted cree que la ciencia es el opio de las nuevas generaciones? F.F.: No sé si sea el opio pero creo que la gente tiene fe en la ciencia, cree que resolverá ciertos dilemas humanos y no se dan cuenta de la doble naturaleza de la promesa de la ciencia. Por ejemplo la industrialización trajo altos niveles de riqueza pero también creó la degradación del medio ambiente y generó otra clase de problemas. Semana: ¿Si la biotecnología puede crear seres humanos qué lugar ocupa Dios en el futuro? F.F.: Creo que esa es una de las grandes preocupaciones de la gente: si el hombre va a desplazar a Dios. Por eso es que muchas personas creyentes tienen problemas con esta clase de tecnología.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.