Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/1/2008 12:00:00 AM

“La única salida es el diálogo democrático”:La otra movida

‘La otra movida’ es el nombre de otra comunidad de Facebook que saldrá a marchar en ciudades como Ferrara, Bologna, Nueva York y Madrid. Sin embargo, no están de acuerdo con los postulados de la marcha y lo harán con otras consignas.

“La otra movida”, es el nombre de otra de las comunidades de Facebook que marchará este 4 de febrero. Pero se diferencia de manera notable del grupo “Un millón de voces contra las Farc” pues su principal razón para marchar no es un “contra” sino un “a favor” de la apertura a un diálogo democrático.

A esta iniciativa se sumaron los “autonomistas”, una tendencia que se inscribe en el Polo Democrático. Además la acompañan profesores universitarios y miembros de la comunidad académica de la Universidad Nacional en Colombia y de otras ciudades del mundo, como de la Escuela de Graduados de Cuny, en Nueva York y de la Universidad Complutense de Madrid. En Ferrara y Bologna (Italia) un grupo de latinoamericanos e italianos se concentrarán para reflexionar y discutir a favor del acuerdo humanitario y contra lo que ellos consideran, la confrontación armada que está inscrita en la consigna de “Un millón de voces contra las Farc”.

El grupo surgió a raíz de algunas reflexiones que se suscitaron sobre la intervención del presidente Hugo Chávez en el acuerdo humanitario. “Eso demuestra que el conflicto está globalizado y no se puede desconocer su existencia cuando éste tiene tal dimensión. Por razones sociales, antropológicas, culturales, entre otras, el conflicto no lo puede resolver este gobierno y se hace necesaria la participación democrática de terceros por la única vía expedita que es el diálogo. La condición política es una inalienable en el ser humano. Por eso para la resolución del conflicto sostenemos que es necesario un diálogo en Colombia en el que se sienten: el gobierno colombiano, otros gobiernos latinoamericanos, la guerrilla, las AUC, las víctimas y la sociedad civil”, explicó a Semana.com, Hederman Castro, uno de los convocantes.

Su principal consigna de invitación es “atrévase a marchar y a pensar el 4 de febrero por el Intercambio humanitario ya”. Y reprochan la salir a marchar “ciegamente, confundidos por el escalamiento de la guerra”. La razón: ‘La otra movida’ considera que la marcha de “Un millón de voces contra las Farc” se inscribe en la dicotomía amigo-enemigo que refrenda la guerra, y que merece ser cuestionada. Por esta razón una de sus consignas es “No al secuestro, no a los juegos de guerra”. En ella aluden a la guerrilla que utiliza “métodos censurables, como los del sistema que piensa cambiar, una conducta que vulnera la dignidad humana y desconoce sus principales derechos”, dice en su comunicado.

Además tienen otras consignas como “No al Frankenstein de Uribe”, cuyo propósito es dejar claro que no están de acuerdo con su forma de gobierno y rechazar el hecho de que los 46 parlamentarios, de los cuáles 16 están en la cárcel, implicados en la para-política, sean cercanos al uribismo.

En contraposición a la postura de un rescate militar, el grupo cree que la única opción eficaz para la liberación de los secuestrados es la negociación y argumenta que una prueba de ello fue la facilitación producto de la mediación de Piedad Córdoba y de Chávez. “La marcha como opción ciudadana debe estar orientada a establecer las condiciones mínimas, primero, a la apertura de un diálogo democrático sin fronteras”, dice Castro y por eso otra de sus consignas reza: “Sí a la solidaridad internacional y a la construcción democrática del Acuerdo Humanitario”.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.