Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/4/2005 12:00:00 AM

Las cartas de los astros

Martes 06. Cada día es más frecuente que se encuentren planetas en el sistema solar. Estos hallazgos influyen en la astrología y en las predicciones del horóscopo de todas las personas. Por Silvia Camargo.

Cada vez que aparece un científico anunciando el descubrimiento de un nuevo planeta los terrícolas observan con cierta indiferencia. Después de todo, piensan, un astro que acaba de ser reconocido a cientos de años luz de distancia poco o nada va a influir en sus vidas terrenales. La próxima vez piénselo más antes de desechar este tipo de noticias porque lo más probable es que lo que suceda en el mapa de la bóveda celeste afectara la astrología y por consiguiente lo que puede interpretarse de ella en su horóscopo.

La astrología siempre ha estado ligada a la astronomía. Los signos del Zodiaco se basan en las constelaciones.  La carta astral de una persona se lee a partir del día y la hora en que ésta nació y de la posición de los planetas en ese momento. En esa misma lógica, el hecho de que aparezca en el sistema solar uno nuevo, como sucedió el mes pasado con  2003-UB313, afectaría directamente la vida de los mortales y lo que los astros deparan para ellos en su horóscopo. "No es sólo una influencia", aclara Alvaro Malaver, del Centro Iberoamericano de Astrología, "sino una interdependencia entre los seres humanos y los astros".

El astrólogo Mauricio Puerta también cree que los recién descubiertos objetos en el mapa del universo afectan a los individuos. Para la muestra está el asteroide Kirón, una roca de unos 300 kilómetros de diámetro entre Saturno y Urano, que complementó mucho la astrología. "Kirón es un peregrino al cual el sol le dio la mano y lo acogió en su órbita", explica. Era inmortal y fue castigado con una lesión que no sanaba. "Por eso cuando aparece en el zodiaco nos dice donde tenemos una herida incurable", dice Mauricio Puerta.

Así mismo, el supuesto nuevo planeta descubierto por un grupo de científicos también tendría una influencia. Según el astrónomo Germán Puerta, hermano de Mauricio, este astro es el doble de Plutón, se encuentra al doble de distancia, en la constelación Cetus, la Ballena, y gira alrededor del sol. "Seguramente cambiará el panorama astral" indica Germán. Pero en qué manera, interviene su hermano,  solo se podrá saber cuando los astrónomos hayan dilucidado su trayectoria, lo cual tomará un par de años. "Se sabe que los planetas lejanos como éste  nos indican eras humanitarias, eras de amor al prójimo", señala Mauricio.

Está claro que si aparece un nuevo planeta provoca un sacudón en la astronomía y la astrología. Ahora,  ¿puede pasar lo mismo si se degrada a una categoría menor a Plutón, que desde hace años es el centro de una discusión sobre si es o no planeta? Los astrólogos consultados afirman que no. En algunos círculos como el planetario de Nueva York ya no lo clasifican como planeta y, según Puerta, el astrónomo, si se hubiera descubierto hoy sería considerado un planetoide por su pequeño tamaño. No obstante,    Plutón mantendrá su simbolismo. "Es el administrador de la riqueza", dice. Para Malaver, Plutón es el que maneja los procesos de cambio, las transformaciones profundas y medulares no solo a nivel global sino individual.

Es probable que la discusión acerca de Plutón continúe debido a que "la definición de planeta no es muy precisa", dice Germán Puerta. Hoy lo es todo objeto de gran tamaño que gravite alrededor del sol. Un asteroide no se consideraría como tal por ser una piedra sin forma y la redondez es importante en su definición.

Otro asunto trascendental es el nombre que le dan a estos nuevos hallazgos. Aunque por ahora al planeta recién descubierto se conoce con un código de números y letras, lo más probable es que en un futuro, cuando la polémica sobre su características se defina, será llamado como algún dios del Olimpo. Una excepción fue el planetoide Sedna, bautizado así por una diosa de una etnia canadiense, país de origen de los científicos que lo descubrieron.

Algunos astrólogos opinan que estos descubrimientos están de alguna manera escritos en las estrellas. Cada nuevo objeto aparece justo en el momento indicado para comunicar algo. "Un planeta se presenta cuando es apropiado para la humanidad entenderlo. En otras palabras, cuando estamos listos para él", le dijo al New York Times Leigh Oswald, un astrólogo de Londres. Mauricio Puerta coincide con él."No es casualidad que Plutón, bautizado así en honor al dios de las profundidades,  apareciera en 1930 cuando se inventó la bomba de plutonio",dice.

Es muy probable que el mapa celeste cambie en los próximos años en la medida en que se sigan descubriendo planetas. Germán Puerta afirma que en el cinturón de Kuiper, más allá de  Neptuno, ya se han encontrado 180 planetoides más. "Y estamos a la espera de una estrella compañera de nuestro sol", dice. Se trata  posiblemente de una enana oscura, a la que denominan Némesis (que significa mensajera de la muerte) que no  brilla y se encuentra ligada gravitacionalmente con el sol. "Perturba periódicamente la nube externa de cometa  y los arroja al sistema solar interior". Esta enana sería una de las posibles explicaciones de las extinciones periódicas en el planeta azul.

¿Que significará? ¿Cómo afectará la vida de las personas? Aún es muy prematuro para saberlo. Lo cierto es que  habrá que estar más atento a las noticias de los astrónomos, pues si bien con  los objetos que brillan en el firmamento es suficiente para entender el comportamiento de un ser humano, cada nuevo hallazgo enriquecerá esa información y dará explicación a muchos detalles de la vida personal de cada cual que antes no se comprendían.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.