Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2003/03/17 00:00

"Le tengo pánico a hacer un informe en zona de orden público"

Guillermo Prieto, mejor conocido como Pirry, se ha hecho famoso por no tenerle miedo a nada. Tirarse en paracaídas, meterse a una jaula llena de leones, bucear con tiburones, hacer el curso de lancero, o echar fuego por la boca. Y aunque ahora con su programa "El mundo según Pirry" su estilo ha cambiado, sigue siendo el "irreverente" de siempre. Entrevista con él.

Semana.com: ¿Qué hace un zootecnista en televisión?

Pirry: En realidad nunca ejercí la zootecnia. Terminé la carrera por llevarle el cartón a mi papá y hasta hice una especialización que me regaló la universidad por buenas notas. Casi no salgo de esa berraca carrera. No me acuerdo de nada. Tengo un gato y escasamente le corto las uñas. Aprendí a hacer quesos y embutidos y fue lo único que me gustó.

Yo siempre quise escribir, en el colegio lo hacía mucho. Mi papá me decía que comunicación social, que era lo que yo quería estudiar, era una carrera de viejas. Entonces trabajé 10 años de barman mientras buscaba la manera de encontrar cómo contar o escribir historias.

Semana.com: ¿Cómo llega a los medios?

Pirry: Comencé con una revista de deportes de riesgo que tenía con unos amigos. De ahí me llamaron a trabajar en Shock con Isabela Santo Domingo y Karl Troller, quien fue uno de mis patrocinadores. Me hicieron una entrevista para televisión. Juan Esteban San Pedro me vio, en ese entonces yo tenía el pelo verde, le pareció loco y me llamó para un programa, hice el piloto pero nunca salió al aire. Nos hicimos amigos y me llamó a Francotiradores. Yo le había ofrecido hacer un programa de deportes de riesgo y él me dio sólo una sección. Me estaba muriendo de hambre trabajando en un bar, por eso me pareció una maravilla, era la oportunidad de hacer lo que quería y que además me pagaran.

Cuando cogí confianza y conocí a la gente, ya me había ubicado, entonces empecé a buscar la manera de hacer lo que quería. Entré al noticiero a hacer crónicas y haciendo esto sentí que era el momento de hacer un programa completo. Le mostré a Claudia Gurisatti todo el material que me tocaba desechar porque no me cabía en los cinco minutos que duraba, así que le vendimos la idea a Carlos Julio Ardila y arrancó "El mundo según Pirry".

Semana.com: ¿Se considera periodista?

Pirry: Tendría que tener acá la definición de periodismo, pero en lo que a mí se refiere, sí. Lo que pasa es que crea mucho malestar en otros periodistas, así como en otros crea buena impresión. Omar Rincón en El Tiempo escribió que lo bueno que tengo es que no soy periodista y por eso se emputó todo el mundo. Las carreras están llenas de buenos profesionales y de mediocres, y a estos últimos les da rabia cualquier cosa que sea fácil y que no sea lo de ellos. Además hay mucho godo, no en el sentido político sino conservador de la vaina y no toleran que uno no use corbata y diga mierda en televisión.

Yo ni siquiera sabía cómo se llamaba lo que hacía. Sólo quería contar historias. Alvaro García me dijo que eran crónicas y me comenzaron a vender como cronista. Me gané un premio Simón Bolívar a mejor crónica o reportaje. Esa parte, la teoría del periodismo la estoy aprendiendo ahora, trabajando.

Semana.com: ¿Qué va a hacer después de 'El mundo según Pirry'?

Pirry: Una cosa son los sueños y otra es lo que uno pueda hacer. Si mis sueños se cumplen, espero que el programa cierre el ciclo este año. Luego quiero irme a hacer documentales no necesariamente de Colombia pues no se trata de vender afuera la porno-miseria en la que vivimos, del sicario o del gamín, no. Quiero hacer un documental a Karmandú, por ejemplo; pero eso sí hecho por colombianos. Lo de la plata me interesa para estar bien; pero mi objetivo es sacar el producto y que la gente lo vea. Hace tiempo hicimos un programa de tiburones en Cuba y nos lo va a comprar Discovery Channel, sólo hay que hablar con un texto más serio y es perfecto. ¿Ah! además estoy escribiendo un guión para cine.

Semana.com: ¿Qué película quiere hacer?

Pirry: Estoy escribiendo el guión hace rato. No voy a contar de qué se trata, pero tiene mucho que ver con lo contradictorio que es Colombia, donde en una ciudad hay una toma guerrillera, a la siguiente está el retén de los paramilitares, a 15 minutos están en el reinado de la guayaba y a 20 el Ejército.

Semana.com: ¿Alguna vez ha sido víctima de la censura?

Pirry: Hasta el momento nada de censura. Al principio creía que me iban a vetar los comentarios políticos, y no, todo lo contrario, me los patrocinan.

Semana.com: ¿Que le gustaría hacer en su programa que no ha podido?

Pirry: Hay cosas que por producción no he podido conseguir. Por ejemplo estoy detrás de un adicto a la heroína y quiero meterme en la vida del man, por ahí una semana o dos, pero no lo he conseguido. Sin embargo, he hecho cosas interesantes como la historia de las prostitutas, que es un tema muy delicado, y al cual pudimos acceder sin problema. Nuestra protagonista accedió fácilmente y en los prostíbulos nos abrieron las puertas.

Semana.com: ¿Es usted un irreverente?

Pirry: No sé, lo que pasa es que la palabra está como prostituida. Pero tal vez sí.

Semana.com: ¿Qué cree estar consiguiendo dentro del público con el estilo particular que usted le imprime a sus producciones?

Pirry: Es la parte superficial de la vaina. Creo que por lo menos el 90 por ciento de la población colombiana es pobre o llegando a clase media. Es gente que vive una semana de mierda tratando de conseguir la comida y la pensión de los chinos -si es que no es más-. Esa persona, llega el sábado a su casa y lo último que quiere hacer es ponerse a pensar. El quiere llegar a ver 'Sábados Felices' y reírse de la chabacanada. Eso encierra a la gente en un círculo vicioso, en el que la televisión no le da nada y ellos no le dan nada a la televisión. Es solamente darle pan y circo a la gente. Pero si uno quiere tratar de empezar a dar algo útil tiene que saber cómo hacerlo sin que deje de ser divertido, fácil de digerir y en un lenguaje que la gente entienda. Mientras aprenden que la montaña más alta de América es el Aconcagua y que a tal nivel de altura no hay oxígeno, yo me empeloto, me tiro al río y hago que la gente se ría.

Semana.com: ¿Ya pasó la etapa de tirarse en paracaídas, o de meter la cabeza en la boca de un león?

Pirry: Pasé la etapa en que la gente me veía así. La aventura sigue siendo importante. Lo que pasa es que yo tenía que entrar a la televisión con algo y eso era lo que en ese momento funcionaba aprovechando además la moda de los deportes de riesgo. Entonces propuse hacer un programa en el que cada ocho días hubiera hago algo diferente. Y esa fue la idea que gustó.

Inclusive los riesgos han cambiado de nivel, antes hacía cosas locales, ahora, en un mes y medio tengo planeado irme a Katmandú y para el desierto australiano. Esa es una travesía que sólo la National Geographic ha hecho para documental. También acabamos de llegar del Aconcagua, donde me dio un enema pulmonar y casi me muero. Fue súper 'heavy' pero era otro riesgo que había que correr.

A veces pienso que quisiera que me vieran un poco más serio; pero cuando veo al resto de la gente me convenzo de que no. Ser payaso me da la opción de hacer ciertas cosas que no podría hacer si fuera serio.

Semana.com: Después de lo que le pasó en el Aconcagua, ¿no le da miedo tomar grandes riesgos?

Pirry: Yo no quiero morirme, ni mucho menos. Pero no era ignorante respecto a lo que estaba haciendo y si mañana me tuviera que ir de nuevo al Aconcagua, lo haría otra vez.

De las experiencias que vamos a tener posteriormente, seguramente va a haber riesgos como este; pero esa es la idea al hacer televisión de aventura, o un documental. Obviamente seré más precavido.

Semana.com: ¿Qué le daría miedo hacer?

Pirry: Le tengo pánico a hacer un informe en zona de orden público donde puede que un grupo armado se enamore de uno y se lo lleven un año a echar pata en el monte. Aunque tengo que decir que la crónica que se ganó el premio fue la de los soldados que levantaban las torres eléctricas.

Semana.com: ¿Por qué se burla mucho de ser tunjano?

Pirry: Ser tunjano en Colombia es como ser colombiano en el mundo. Los paisas son Estados Unidos, los del Valle son potencia. Y existe el pensamiento de que en algunas regiones sólo hay gente bruta. Entonces los pastusos, en donde hay gente muy pila, por ejemplo, se quedaron en el chiste del pastuso. Y nosotros somos los boyacos, no importa cuántos presidentes y cuántos científicos hayamos tenido, nuestra raíz campesina se presta para que se burlen y por eso yo también me burlo un poco. No entro a profundizar porque gran parte de los problemas del país son por regionalismos (el segundo himno más lindo del mundo, el mejor clima, la mejor bandeja paisa).

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.