Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2007/04/20 00:00

Lea el texto integro de la alocución del Presidente en la Casa de Nariño

Semana.com presenta el texto completo de la rueda de prensa ofrecida por el presidente Álvaro Uribe Vélez.

El Presidente Álvaro Uribe Vélez, durante la rueda de prensa en la noche de este jueves. FOTO: SERVICIO DE NOTICIAS DEL ESTADO (SNE)


“Compatriotas, buenas noches. El Gobierno que presido mantiene un diálogo muy dinámico con los compatriotas en los Consejos Comunitarios que se presentan a través de un Canal Institucional, en los consejos para pequeña empresa, en los consejos para preparar la agenda de competitividad, en las reuniones comunitarias de Banca de Oportunidades. Ha sido un ejercicio gubernamental de permanente diálogo con todos los compatriotas.

Como hay ese diálogo tan dinámico, me preocupa mucho en las ocasiones en que debo utilizar este espacio, que el ordenamiento jurídico permite.

Y me preocupa más utilizarlo para dar explicaciones sobre acusaciones sobre la familia Uribe Vélez y contra mi persona. Lo hago porque esas acusaciones que he soportado a lo largo de mi carrera pública, que se repiten y se repiten, empiezan a producir daños a los intereses del país en la comunidad internacional.

He librado la batalla por mis tesis, nacional e internacionalmente, pero no puedo ocultar que el propósito político de afectar el crédito del Gobierno colombiano para bloquear la aprobación del TLC y la ayuda a Colombia, para bloquear la confianza internacional en nuestro país, me preocupa.

Hoy, por ejemplo, tuve la siguiente información: mañana hay un foro sobre medio ambiente en la ciudad de Miami. He sido invitado desde hace muchos días. A pesar de las dificultades de la agenda, de que me preocupa mucho cada que debo salir del país, por la importancia de ese foro y de sus asistentes y considerando la conveniencia para el país, acepté participar. Por eso está previsto en la agenda salir a las seis de la mañana y regresar en la tarde.

Pues bien, me llamaron esta tarde a decirme que de la oficina del Vicepresidente Al Gore, de los Estados Unidos, habían informado que el Vicepresidente Gore no asistiría al foro porque no podía compartir con el Presidente de Colombia, después de los debates en Colombia contra la familia Uribe Vélez y contra el Presidente.

Yo voy a ir mañana a los Estados Unidos, he citado a una rueda de prensa al llegar a la ciudad de Miami, para responder todo lo que quieran preguntar.

Y por estas implicaciones internacionales que ponen en riesgo superiores intereses del país, consideré esta tarde, después de tener la información de los Estados Unidos, que era conveniente para la opinión pública nacional e internacional invitar a un grupo de comunicadores para que le pregunten al Presidente de la República sobre las acusaciones que se han lanzado en estos recientes debates contra la familia Uribe Vélez y contra el Presidente de la República.

Por eso ofrezco excusas por la utilización de este espacio, en el cual debo dedicar unos minutos a estos temas. Pero si no fuera porque lo familiar y personal le crea riesgos a los intereses superiores del país, créanme que no sería capaz de utilizar este espacio para estos temas.
Sin más, pido que el Jefe de Prensa de la Presidencia ofrezca la palabra a los comunicadores para sus preguntas y sus réplicas, de acuerdo a como hayan convenido las reglas de juego.

Secretario Prensa de la Presidencia de la República, César Mauricio Velásquez: Esta alocución presidencial cambia en cuanto a su forma. El señor Presidente ha querido invitar la participación de un grupo de periodistas.

Me permito presentar rápidamente al país, señor Presidente, a Sergio de León, de la Agencia AP; a Darío Fernando Patiño, del Canal Caracol; a Félix de Bedout, de la Radio W; a Néstor Morales, de la cadena básica de Caracol, del programa Hora 20; a Jorge Lesmes, de la FM de RCN; a César Sabogal, de la Agencia AFP, y a Luis Acosta, de la Agencia Reuters. Nos acompañará también en la distancia, desde Cartagena, Juan Gossaín, director de RCN Radio.

Lo que hemos acordado con los periodistas que nos acompañan, señor Presidente, es preguntar en un orden previamente establecido por ellos. Don Juan Gossaín preguntará desde Cartagena de último. Y comienza esta rueda de prensa Félix de Bedout, de la W.

Periodista Félix de Bedout, de la W: Presidente, buenas noches. Buenas noches a todos los colombianos. Primero agradecerle a usted y a su Jefe de Prensa la invitación. Y también dejar una constancia. Como usted ha hecho una introducción explicando los motivos de esta rueda de prensa, también me parece importante para los televidentes manifestar una preocupación que tengo y que quiero que usted la conozca. Es que me parece que esta inusual rueda de prensa arranca con una disparidad de cobertura, de lo que ha sucedido en los últimos días. Mientras el debate de la parapolítica, los señalamientos y los documentos que dicen sustentar esos señalamientos, se presentaron en el Canal Institucional a las tres de la tarde, con un rating de dos puntos, esta intervención va a tener rating total, cobertura total, y me parece importante dejar esa constancia.

Ahora le quiero hacer la pregunta, Presidente: ¿fue tan mala la intervención de sus ministros y de su bancada, que de un debate que se produjo el martes, usted tiene que salir a dar explicaciones hoy?

Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez: Sobre su comentario inicial, doctor Félix: el debate contra el Gobierno, contra el Presidente, usted no lo puede cuantificar en un día de Canal Institucional. Ha sido de muchas horas de televisión, de muchas horas de radio, de muchos renglones de prensa, y de todos los días.

¿Por qué acudo a este espacio esta noche? Porque la información que me dieron hoy de Miami, a la cual me he referido, me causa preocupación por el interés nacional.

Estoy vivamente agradecido con las intervenciones nobles y generosas de los Ministros, de los compañeros de bancada en el Congreso de la República.

Siempre he tenido en mi carrera política la decisión de dar la cara, como quiero darla esta noche de nuevo, y la daré mañana en Miami.

Me he abstenido en los últimos días de contestar algunas intervenciones, a pedido de muchos compatriotas, a pedido de mi señora, a pedido de mi familia, a pedido de mis compañeros de Gobierno. Pero creo que es necesario que el Presidente de la República también le dé la cara a estos temas en esta oportunidad, como tantas veces la ha dado en oportunidades anteriores, porque no puedo permitir, y tendré que luchar, para que no se afecte el interés nacional.

Periodista Félix de Bedout: Presidente, durante los últimos meses, en medio de este ambiente que se ha generado, usted ha mencionado mucho al M-19. Usted ha hablado mucho del pasado del M-19 y del pasado del senador Petro en el M-19. Pero en su Gobierno también ha representantes del M–19. Uno de ellos incluso fue el responsable de la toma a la Embajada de República Dominicana. El otro es hoy Director de Coldeportes.

¿Por qué los miembros del M-19 que de alguna manera son cercanos a usted, merecen reconocimientos y puestos públicos, y los que investigan su pasado político, que como usted sabe es objeto de investigación, o los que critican su Gobierno, son tratados de terroristas de civil y enemigos de la Patria?

Presidente de la República: A ver, doctor Félix. Primero, yo participé en el proceso de paz del M-19. Cuando asesinaron a mi padre, me hice esta reflexión: asesinaron a mi padre y asesinaron a fulano y a perano y a perano. Participé activamente como Presidente de la Comisión de Paz de Antioquia en el Gobierno del presidente Belisario Betancur. Después llegué al Congreso de la República y fui uno de los líderes del reindulto al M-19. Lo hice con toda la devoción patriótica.

¿Por qué las críticas? Porque las circunstancias me obligaron a comparar las condiciones que el país estableció para ese proceso de paz con el M-19 y las condiciones de ahora. Y decía: ¿pero por qué esta crítica y este descrédito de estos señores al proceso de paz que estamos adelantando, si en el proceso de paz anterior hubo amnistía e indulto para delitos atroces, y en este proceso no lo hay?

En el proceso anterior no se exigió la verdad, en este proceso se exige la verdad. En el proceso anterior no se exigió la reparación a las víctimas, ahora sí. En el proceso anterior los delitos atroces no fueron óbice para que llegaran al Congreso de la República, ahora no pueden llegar. Entonces encontré que uno de los mecanismos del cual disponía para defender este proceso de paz, de justicia, de verdad y de reparación, que marca diferencia con anteriores procesos de paz en Colombia, y que creará un marco para los del futuro, era necesario hacer la comparación.

Rosemberg Pabón y Everth Bustamante nunca han negado sus responsabilidades. Creo que quien ha dicho la verdad de los procesos de paz anteriores fue Rosemberg Pabón. Y fue avalado por Everth Bustamante. Rosemberg Pabón dijo que hicieron, cometieron tantos delitos en el ejercicio de su actividad ilegal, que eran inconfesables. Sobre procesos de paz anteriores es la única verdad que he escuchado.

Pregunta Néstor Morales, director del programa Hora 20, de Caracol Radio: Gracias, Presidente, buenas noches. Quisiera saber su opinión sobre, que creo que es lo que a usted le preocupa y con la noticia que acaba de dar sobre la ausencia de Al Gore en este foro internacional de mañana, me parece que es el fondo de esta inusual rueda de prensa. El Tiempo, que no es exactamente un periódico antiuribista, tituló ayer: “Petro tocó las fibras de la familia del Presidente”.

Yo quiero preguntarle si usted se sintió, si se siente tocado, y qué respuesta tiene a las acusaciones del Senador Petro sobre los episodios esos en “Guacharacas” o en “La Carolina”, fincas o haciendas en donde su familia ha tenido participación o propiedad.

Presidente de la República: Mire, doctor Néstor: la vida política mía ha sido de combate, muy difícil, y lo he hecho con entusiasmo y con patriotismo. Fue suficiente que como Gobernador elector yo dijera que había que apoyar las Convivir, para que inmediatamente el único tratamiento que me daban mis críticos era “paramilitar”. Fue suficiente que dijera que Colombia necesitaba una política de autoridad frente a la subversión, para que el único tratamiento que me dieran mis críticos era el tratamiento de paramilitar.

Las fibras íntimas han sido siempre afectadas. Pero ese no ha sido el motivo de reacción. De pronto mi reacción habría sido un discurso político en el Consejo Comunitario del próximo sábado. Esta reacción de hoy es porque están afectadas las fibras del interés nacional, que me obliga a hacerles nuevamente aclaraciones a la comunidad nacional y a la comunidad internacional.

Yo quisiera que sobre el tema “Guacharacas”, “La Carolina, las Convivir, usted me precisara la pregunta, porque me preocupa que yo tenga que empezar a dirigirles un discurso, y se afecta la dinámica de esta rueda (de prensa).

Déjenme hacer una introducción sobre la familia Uribe Vélez.

Éramos cinco hermanos. Murió Jaime. Somos cuatro. Dos mujeres. Santiago: Santiago estudió agropecuaria en los Estados Unidos. Una de las mujeres, María Teresa, es economista. María Isabel es sicóloga y abogada. Y déjenme decirles lo siguiente: es una familia trabajadora, de buenas costumbres, patriótica, no tiene negocios con el Estado, no gestiona ante el Estado, no hace tráfico de influencias. Piensa que lo que hace su hermano es una tarea de servicio público, no ejercicio de poder. No tienen asomos de abuso de poder. Y lo digo después de que el país ha conocido esa familia, primero durante mis tres años de Gobernador de Antioquia, y ahora durante casi cinco años en la Presidencia.

Mi hermano Santiago es un hombre buena persona. Hay que mirarle su patrimonio. Algún candidato a la Presidencia en la pasada contienda dijo que había que empezar la reforma agraria con él porque tenía más de 200 mil hectáreas. Tiene menos de 300 (hectáreas). Hay que mirarle su manera de vivir. Fue muy buen hijo con mi padre y con mi madre. Compañero inmejorable de mi madre. Buen hermano y buen esposo.

Quería hacerle esos comentarios sobre la familia Uribe Vélez.

Yo rogaría que sobre estas acusaciones me precise. Y háganlas todas. Pero háganmelas con lo que ustedes llaman una pregunta cerrada, para no ser muy extenso yo en la respuesta.

Pregunta Néstor Morales: Presidente, hago la pregunta, porque le confieso que no quisiera gastarme la réplica a la que tengo derecho, con esta precisión, que además no es mía. Es simplemente una aclaración que creo que el país está esperando después de las acusaciones de Petro de hace un par de días. Y es si en “Guacharacas” hubo muertos presuntos guerrilleros, si en “Guacharacas” efectivamente como dice Petro hubo reuniones de grupos paramilitares, si es cierto que la foto famosa de su hermano con Fabio Ochoa fue tomada meses después del asesinato de Rodrigo Lara Bonilla.

Presidente de la República: Entonces hablemos de “Guacharacas”. Aquí es uno de los temas. Aquí está “La Carolina”, están las Convivir.

Para hablar de la historia de “Guacharacas” hay que hablar de otra finca ahí cercana: “San Cipriano”, “La Mundial”. Una finca que había montado don Germán Saldarriaga del Valle. Yo empecé a trabajar muy jovencito. Esa finca la tuve en compañía con mi padre. Y allí había un sindicato de trabajadores en la parte panelera, que empezó a ser muy penetrado por grupos violentos y se volvió inmanejable.

¿Sabe qué hice? El 7 de junio de 1979, y apunte las fechas, le entregué esa empresa a ese sindicato, en un proceso de reforma agraria hermoso. Valía más de 20 millones (de pesos). La pagaron con unas prestaciones que valían 6 millones (de pesos). Estoy hablando de junio de 1979.

Un libro que sacaron contra mí, en vísperas de la elección presidencial de 2002 en Europa –porque es que todo esto, lo que han dicho en el Congreso, está escrito por ahí, y repetido muchas veces, nacional e internacionalmente–, dice que yo demoré la escritura y que después lideré el asesinato de esos líderes sindicales.

¡Por Dios! La única razón de la demora de esa escritura fue mientras ellos se organizaban.

Desde esa época yo no pude ya hacer presencia material en esa región. Estoy hablando de junio de 1979.

Traté a esos trabajadores con toda la delicadeza. Todavía hay unos, en Maceo, es bueno que les pregunten.

Y doy todas estas señales para que cualquier colombiano que quiera investigar pueda ir allá.

Yo tengo una colección de acusaciones falsas contra mi vida privada y pública, por la razón de que he tenido la determinación de que Colombia tiene que derrotar la subversión.

Ese año 79. A mi padre lo asesinan en el 83 en “Guacharacas”. Mi padre no era un terrateniente explotador. Era un empresario del campo, cristiano, generoso.

“Guacharacas” había tenido, años antes de la propiedad de mi padre, unos colonos. ¿Sabe cómo resolvió mi padre esos problemas? Escriturándoles esos pedazos de la finca, que tampoco era tan grande. Unas lomas y unas tierras onduladas en el río, muy sabrosas, todo eso sumaba 1.660 hectáreas. No tuvo mi padre discrepancia con las comunidades vecinas.

Ese pueblo de Providencia pudo ampliarse cuando llegó mi padre a esa región. Él generosamente entregó los terrenos que se requerían. No tuvo problemas con esos colonos. Les escrituró. Con mi padre esos problemas sociales se resolvían muy fácilmente.

El día que lo mató las Farc, y que hirió a mi hermano Santiago –que es un sobreviviente por milagro–, mi hermana María Isabel hasta la medianoche pensamos que estaba secuestrada. La salvó una maestra. Una maestra de esa región, que le tenían enorme cariño a mi padre. La finca se mantuvo después de ese asesinato a medias.

Llegó yo a la Gobernación de Antioquia, doctor Néstor, llegó yo a la Gobernación de Antioquia, 2 de enero de 1995. Al tiempo el ELN llega a la casa de la finca, la quema que porque el Gobernador era paramilitar. Eso salió en los periódicos de Antioquia de la época.

Le dicen a los trabajadores que se tienen que ir y abandonar la finca. Se roban ganados. Y un trabajador permanece, quería mucho a la familia, se había criado con mi padre. A la semana llegan y lo asesinan. Mi familia se tuvo que retirar de allá, desde prácticamente el año 96.

Yo estaba retirado de la región desde el 79. Y mi familia desde la muerte de mi padre mantuvo esa distancia. Se retira desde el año 96. Totalmente.

Yo estoy en la Universidad de Oxford en el año 98. Donde quiera que iba a un foro salían con los inuendos. Uno de ellos que había asesinado a los sindicalistas de la Gobernación de Antioquia. Falso de toda falsedad.

Escribían a los periódicos ingleses protestando porque a mí me habían dado la Beca Simón Bolívar como Senior de la Universidad de Oxford, Senior Asociate Member, lanzándome cualquier clase de acusaciones.

En ese año 98 regreso en ocasiones al país. Una de ellas una semana a la campaña presidencial. Y me llaman a la Fiscalía. Tengo que ir a la Fiscalía a una declaración preliminar ante un juez sin rostro. Y me dice que yo había mandado matar a unas personas en esa región de Guacharacas. Y me dice que era que un preso en una cárcel del Valle del Cauca les escribió eso. Y unas Ong’s les escribieron eso. Y que Carlos Castaño y Álvaro Uribe daban órdenes para hacer asesinatos. Yo di todas las explicaciones. Después me desentendí, porque son tantas las acusaciones.

Mire: pocos días antes de la elección presidencial de 2002, llegaron otras 40 acusaciones contra mí a la Procuraduría. Y creo que ya son varios centenares las que han llegado a la Comisión de Acusaciones de la Cámara en mi ejercicio presidencial.

Ahora veo que las acusaciones de Guacharacas son contra mi hermano Santiago. La verdad es que lo que ha hecho la familia toda la vida en problemas de orden público es acudir a la Fuerza Pública.

Mi padre nos enseñó valor civil. Mi padre no era un hombre de sicarios ni de pagar paramilitares. Él murió enfrentando con su pistola a unos secuestradores de la Farc.

De haber sido yo paramilitar, habría sido paramilitar con fusil en el monte, no financiador de paramilitares, no promotor paramilitar de escritorio.

Mientras la familia estuvo en la finca Guacharacas, los asesinaros que allí se dieron fueron el asesinato de mi padre en el 83, y el asesinato que le refiero de este trabajador de la finca por allá en los años 95 – 96.

La familia se retira de allá. Yo desde mucho antes, desde el año 79. La región, muy violenta. Solamente ahora, gracias a la Política de Seguridad Democrática, está como están muchas regiones del país, consiguiendo la paz.

Ese día que me llamó la Fiscalía tuve que decir: es que yo no he conocido los paramilitares, no he sido amigo de ellos, y se lo repito hoy a todos los colombianos: yo no he sido amigo de paramilitares, no he hecho alianza política con ellos, no he recibido llamadas telefónicas de paramilitares, no he enviado mensajes políticos a paramilitares, no he recibido ni he buscado ayudas políticas de paramilitares.

Alguna vez, viviendo en la casa en Rionegro como en un refugio, me dijo Lina: Hay que ver la televisión esta noche porque Carlos Castaño le va a dar la primera entrevista de su vida a Darío Arizmendi.

Y la vimos. Y yo vi al doctor Darío Arizmendi con mucho frenesí, preguntándole a Carlos Castaño por la amistad con Álvaro Uribe. Cómo habló de mal Carlos Castaño de mí esa noche. Ahí está el video. Mucho país vio eso en la televisión.

Yo no he conocido a los paramilitares, no he sido amigos de ellos, no he tenido contacto con ellos. Eso es lo que le puedo contar de la hacienda Guacharacas.

Pregunta Néstor Morales: Presidente, la réplica que le pido que me dé es la versión suya sobre la foto de su hermano con Fabio Ochoa. Si es cierto, si usted tiene algún dato de esa foto. Petro dice que fue tomada en el año 85, meses después de la muerte de Rodrigo Lara, muerte en la que tuvo que ver Fabio Ochoa. ¿Qué sabe usted de eso foto, señor Presidente?

Presidente de la República: Santiago, mi hermano, le dio ayer una respuesta, creo que a la W. Él no niega la foto. Santiago, mi hermano, es un hombre franco, espontáneo. Además no es una foto en un lugar clandestino. Santiago, mi hermano, es caballista, juez de caballos. Allí donde hay un evento de ganadería, un evento de caballos, está presente. Ha estado toda la vida, le gusta mucho eso, y es un hombre muy espontáneo.

Yo al tema de la foto no le agrego nada distinto a lo que él dijo ayer con toda franqueza.

Secretario de Prensa, César Mauricio Velásquez: Vamos entonces con el colega Sergio de León, de la Agencia Associate Press.

Pregunta Sergio de León, de la agencia AP: Buenas noches, Presidente, gracias por la invitación. Presidente, usted mencionaba hace unos momentos de lo importante que había sido, por ejemplo, el hecho de los señores desmovilizados del M-19, que forman parte de su gabinete, aceptaran una responsabilidad y fueran transparentes, de cara a lo que cometieron durante sus años de militancia en esa guerrilla.

Y parece ser esa falta de transparencia o esa neblina que rodea todas estas acusaciones, la que tiene repercusiones negativas en el extranjero, en torno a temas que fueron expuestos por el senador Petro, como la implicación o la vinculación de militares, de jefes de Policía, de hacendados de Antioquia, con los grupos paramilitares. Y un poco la incertidumbre sobre la que se basan estas acusaciones, es que jamás las investigaciones concluyeron en sentencias o en fallos definitivos.

El senador mencionó que muchas de estas investigaciones fueron simplemente clausuradas por un ex Fiscal General que no ahondó, y no se terminó de esclarecer estas acusaciones, muchas hechas por testigos que hoy están muertos.

¿No considera usted que sería saludable para la credibilidad del país y del sistema de justicia, en especial, que se reabran esas investigaciones, que se cree una comisión de fiscales que tomen estos expedientes y lleguen al fondo para dilucidar y decirle a la opinión pública nacional e internacional si estas situaciones o estos acontecimientos ocurrieron o no?

Presidente de la República: Todo lo que sea apoyo a la justicia. Y el más importante de todos ha sido la Ley de Justicia y Paz. Quienes hoy reclaman la verdad se opusieron a esa ley. Muchos la han reconocido en el mundo como el estatuto de paz más avanzado, no solamente en Colombia sino en el mundo, porque ha sido un buen balance entre paz y justicia.

Ofrece unas sentencias reducidas, pero no permite la impunidad. No permite otorgar amnistía ni otorgar indulto a los delitos atroces. Además exige la verdad y exige la reparación.

Cuando presentamos el proyecto, también vivimos esa campaña de descrédito. De aquí salían críticos a decir en los Estados Unidos que no se le podía ayudar a Colombia ni al Gobierno de Uribe, porque iba a legalizar a los paramilitares con esa ley, cuando es el primer Gobierno que los enfrenta y que los desmonta.

Una de las paradojas que veo en este debate es que ahora que no hay violencia paramilitar, hay debate paramilitar. Ustedes, periodistas y muchos, muy críticos del Gobierno, pueden verificar en el país cómo prácticamente ha cesado la violencia paramilitar, gracias a este Gobierno. Y no por pactos con ellos, sino porque la política de Seguridad Democrática desde el día cero del Gobierno ha sido imparcial. Fuerte para enfrentar a la guerrilla, y fuerte para enfrentar a los paramilitares.

Ahí están los resultados: más de 1.700 paramilitares dados de baja en este Gobierno. Es que este es un Gobierno que va a cumplir cinco años. A este Gobierno no hay que juzgarlo por el discurso sino por la realidad. Y más de 30 mil paramilitares desmovilizados. Y líderes muy importantes de ellos en la cárcel. Y el Gobierno persiguiendo a aquellos que no están en la cárcel. Y la captura reciente de otro de ellos. Y la decisión del Gobierno frente a los que se quieren rearmar. No han podido prosperar. No han podido pelechar, como dirían en mi tierra. Porque mientras haya una política de Seguridad Democrática firme, no nacerán nuevos grupos, se debilitarán los actuales y no se rearmarán los desmovilizados.

El mejor remedio para evitar nuevos grupos, para evitar que se fortalezcan los que persisten como Farc y otros, o para que se rearmen algunos desmovilizados, es la sostenibilidad de la política de Seguridad Democrática, que le ha dado todo el apoyo a la justicia, y se lo seguirá dando. Pero es que aquí hay un tema de justicia y un tema político.

Yo le estoy hablando de un período de mi vida del año 79 a la fecha. ¿Cuántos años? Al 99 son 20 años y al 2007 son 8 más. Yo le estoy hablando de un período de mi vida de 28 años, donde he estado permanentemente en actividad política y en la controversia. Y expuesto claramente a toda la crítica y a la justicia y al debate político. Por eso nuevamente acudo a dar la cara esta noche. Pero quisiera poderme referir concretamente a los temas que se han venido ventilando, de manera específica, porque tengo la preocupación del daño internacional que nos pueden hacer.

Por ejemplo, el doctor Néstor Morales me preguntó sobre el tema de ‘Guacharacas’. Está el tema de las Convivir, está el tema de ‘La Carolina’, está el tema de la aprobación que yo supuestamente hice de Convivir para líderes paramilitares, está el tema de un mensaje beeper de un paramilitar. Por eso me parece bien importante que sobre esos temas concretos vengan las preguntas de ustedes. Si usted sobre un tema concreto quiere ejercer un nuevo derecho de réplica, bien pueda hacerlo.

Periodista Sergio de León: Pues concretamente casos como el del general Rito Alejo del Río. Casos como el tema de la investigación sobre la presencia de un helicóptero de la Gobernación de Antioquia en la masacre del Aro. Casos como la presunta vinculación del general Mario Montoya con paramilitares en la operación Orión, que hoy en día tiene en problemas a Colombia porque nunca se terminaron de aclarar. Por eso le repito si retomar estas investigaciones para mostrar la verdad de lo que ocurrió con todos estos temas.

Presidente de la República: Quiero decirle lo siguiente: cuando era Gobernador de Antioquia, en Antioquia teníamos la IV Brigada, la Brigada de Urabá y la presencia de la Brigada de Montería en alguna región del departamento, como también la jurisdicción de la Brigada de Bucaramanga en otra región del departamento.

Todas esas brigadas, en ese período, tuvieron muchos comandantes, que los nombraba el Gobierno Nacional. Yo a todos los apoyé.

El primer comandante de la IV Brigada fue el General (Jorge Enrique) Mora Rangel. Cuando llegué a la Presidencia, años después, él estaba de Comandante del Ejército y lo ascendimos a Comandante General de las Fuerzas Militares.

Recuerdo que me posesiono como Gobernador de Antioquia y le digo: ‘General, mañana empezamos el ejercicio de una reunión diaria de seguridad a las 7:00 de la mañana’. Y me dijo: ‘¿cómo Gobernador?’. Y le dije: ‘Sí, General’. Al otro día llegué a la Gobernación y no había llegado y dije: ‘Llamen a la IV Brigada porque esto se va a hacer’. Y la hicimos esos tres años y abiertamente.

Asistían los generales del Ejército, de la Policía, asistía el DAS, la Comisión Facilitadora de Paz –tema que se ha ignorado en estos días, y qué bueno poderme referir a ella más adelante, en Antioquia, y de la cual hizo parte el actual alcalde de Medellín, Sergio Fajardo. Hizo parte de ella también el profesor Roger Fisher, monseñor Isaías Duarte Cancino. Personas de la mayor importancia, y no afectos propiamente todos ellos a mis tesis.

Esas reuniones sí que fueron importantes, y muestran la imparcialidad y la dedicación de ese gobierno a restablecer el orden público en Antioquia.

Uno de los generales fue el general Rito Alejo del Río, que estuvo en la Brigada de Urabá. Y se le apoyó, como a todos los generales. Salido yo de la Gobernación de Antioquia, por hechos de su carrera militar, le hicieron una serie de acusaciones. Y entiendo que después de una larga investigación, fueron precluidas.

Y usted pregunta por el tema de un helicóptero. Tal vez es en una masacre en Ituango, en el Aro.

Primero situémonos allí. Al principio de este Gobierno, en una de las brigadas móviles que creamos, se tomó la decisión de que llegara a ese Nudo del Paramillo, abandonado durante décadas. Es que esto hay que ponerlo en un contexto de un país, que vivió muchas décadas en poder de unas guerrillas marxistas que combinaban las formas de lucha, que penetraban la universidad, la política, que criticaban el narcotráfico y también servían de sicarios del narcotráfico y terminaron financiándose del narcotráfico. Y vivió el país el abandono en las regiones y la gente de las regiones martirizada por esa guerrilla y surgió el paramilitarismo y entró a competir con crueldad con la guerrilla.

¿Sabe qué era esa región del Aro, allá en la parte alta del Paramillo, cerca de Ituango? Una de las típicas regiones colombianas de abandono del Estado, que en mis casi 55 años de edad, recuerdo yo, es la primera vez que hay una presencia militar permanente y seria, ahora, a pesar de todo lo que nos falta.

Entonces ocurre esa masacre, una de las tantas que viví. Todas denunciadas por mí, como Gobernador. Presuntos autores, las Farc. Presuntos autores, las autodefensas ilegales. Presunto autor, el ELN. ¡Todas denunciadas por mí, nacional e internacionalmente! Como quedó establecido en el debate.

Eso sí que es importante. Porque una de las acusaciones que en algún momento trató de hacerse, era que yo había sido omisivo frente a los paramilitares. ¡Al primer Gobernador de Colombia que se le exigen responsabilidades en el orden público! Y qué bueno, poder probar ahora, doce años después, cómo procedimos con toda la diligencia y con toda la imparcialidad. Denunciamos todas esas masacres.

Y se trata de vincular un helicóptero de la Gobernación de Antioquia, sutilmente. La Gobernación de Antioquia tenía, y creo que tiene, dos helicópteros. Uno dedicado a salud en las zonas más aisladas del departamento, y otro al servicio del despacho del Gobernador.

Han tenido unas tripulaciones de pilotos de excelente conducta. Yo trabajé con los que heredé, y siguieron años después. Se lleva una bitácora, un listado de todos los viajes. Jamás acepté un helicóptero de la Gobernación para un viaje personal, jamás. El día antes de entregar la Gobernación, que fui a despedirme de mi madre, que estaba en una finca del Suroeste y yo me iba a la Universidad de Oxford, me dijeron: A usted no lo dejan salir vivo las Farc y el ELN de Antioquia, váyase en helicóptero. Y dije: de ninguna manera, es una diligencia personal.

Eso se manejó con toda la pureza. Para que se venga ahora a tratar de involucrar los helicópteros de la Gobernación de Antioquia en una masacre, cuando ese helicóptero de salud de la Gobernación de Antioquia ha sido el médico de las comunidades rurales más apartadas. Investíguenlo en la Gobernación de Antioquia con los gobernadores que me intercedieron y con los que me sucedieron.

Ahora, ¿qué se ha sabido? Que tanto guerrilla como paramilitares tenían transporte aéreo. Es que no nos podemos olvidar que cuando este Gobierno llegó las Farc creían que estaban en la víspera de la toma del poder. No nos podemos olvidar de dónde venimos. Ese cargo, ese cargo es un cargo miserable. Ustedes no necesitan acudir a la justicia. Simplemente hagan una investigación periodística sobre los helicópteros de la Gobernación de Antioquia en todas las épocas, en las épocas mías.

La operación Orión. Esta noche hablaba con unos delegados de los Estados Unidos. Me dijeron que habían tenido una conversación muy grata con el Alcalde de Medellín. Esa paz de Medellín tiene un principio: la Operación Orión.

A los pocos días de haber llegado yo a la Presidencia, Medellín desangrándose, militarizamos esas comunas. Estaban esas comunas en medio de guerrilla y paramilitares. ¿Y cómo se enfrentó a ambos?

Una de las acusaciones que he escuchado contra el Ejército y contra la Policía es que esa operación la llamaron Orión en honor a un jefe paramilitar. Hay que respetar al Ejército. El Ejército escoge los nombres teniendo en cuenta la primera letra del mes en que se empiezan esas operaciones. Empezó en octubre y se denominó Orión.

Muchas Ong’s internacionales que no conocían a Medellín, cuando empezamos a combatir los grupos terroristas en la Comuna 13, ahí sí se apresuraron, pero nunca a criticar a los grupos terroristas de Medellín sino a criticar la Operación Orión.

Cómo agradece el pueblo de Medellín, qué bueno para Colombia todo ese proceso de recuperación. Una ciudad que tenía de 3.500 a 5.000 asesinatos al año, y hoy es una ciudad en un proceso de ser una ciudad pacífica, convivente por excelencia. Ese cargo tampoco lo podemos aceptar.

Pregunta Jorge Lesmes, de la FM de RCN: Señor Presidente, buenas noches. Usted se ha mostrado muy preocupado esta noche por los efectos colaterales que ha tenido el debate del senador Petro a nivel internacional.

Presidente de la República: No sólo ese debate, el conjunto de debates. Eso ha buscado, todo lo que se ha dicho. Mientras nosotros vamos desmontando el paramilitarismo, se nos acusa de gobierno paramilitar. Qué paradojas. Mientras el país empieza a disfrutar el cese, el fin de la violencia paramilitar, se acusa al Gobierno de paramilitar, y al Presidente de la República.

Entonces uno tiene que estar dando explicaciones a toda hora en Europa, a los colegas de América Latina, en los Estados Unidos. Y qué preocupante es esta decisión hoy del Vicepresidente Gore de no asistir a ese foro, que para no estar con el Presidente de Colombia por estas acusaciones, en la víspera de aprobarse en los Estados Unidos la extensión del Plan Colombia y el TLC. Esos son los temas que me preocupan.

Pregunta Jorge Lesmes: Y precisamente también el tema de asistir al Foro del ex presidente Al Gore. Yo le quiero preguntar, usted mañana va a empezar un periplo por Estados Unidos, va a ir a Miami, cómo manejar el tema de la foto de su hermano ante el Gobierno de los Estados Unidos y ante la comunidad de los Estados Unidos, cuando precisamente Fabio Ochoa Vásquez hoy se encuentra preso en los Estados Unidos, pagando una larga condena por narcotráfico.

Presidente de la República: Jorge, es del año 85. Mi hermano es un hombre espontáneo, caballista, finquero. En todos esos eventos públicos acude, es juez de caballos. Él lo ha explicado claramente. Es muy fácil, Jorge. A la familia mía la investigan mucho. Que le investiguen a mi hermano el patrimonio, su manera de vivir, su modo de vida. Cuando lo acusaban de tener 250 mil, 300 mil hectáreas, tiene menos de 300. Eso es muy fácil, que lo miren.

Pregunta Jorge Lesmes: Para estos debates se ha dicho que los senadores Petro y Robledo han ido en varias oportunidades a los Estados Unidos. Se ha dicho igualmente que en esas reuniones con asesores de los congresistas en Washington y con algunas personas han recogido información y la han traído a Colombia. ¿Usted cree que parte de estos debates han tenido información entregada por funcionarios y por congresistas en los Estados Unidos?

Presidente de la República: Cuando yo utilizo estos espacios, me siento abusando de los colombianos. Lo he utilizado hoy para un tema que involucra a la familia Uribe Vélez y a mí, por el interés superior del país. Voy a ser muy cuidadoso en responderles a ustedes procurando evitar alusiones personales.

Infortunadamente ha ido mucha gente a los Estados Unidos. Iban a Estados Unidos y a Europa, a Ong’s, a desacreditarme como Gobernador de Antioquia, como candidato a la Presidencia. Todo eso lo he enfrentado. Cuando empezamos nuestra política de Seguridad Democrática, esos viajes se daban en busca del descrédito del Gobierno. Muchos que aquí en la política de América Latina se suman al grito contra el imperialismo norteamericano, desfilan por los Estados Unidos para desacreditar a Colombia. Incongruencia. ¿Y qué me ha tocado hacer siempre? Lo que voy a hacer ahora: acudir con toda la buena fe, con toda la sinceridad, a explicar. Pero tengo que ser muy cuidadoso en no hacer alusiones personales.

Esta noche me mostraban aquí, el señor Ministro del Interior y mis compañeros, que una de las acusaciones que me hacen es que a una persona que ahora aparece desmovilizada le encontraron un mensaje beeper. ¿Cómo dice ese mensaje? ¿Quién lo tiene de ustedes, señores Ministros? A finales del 97, donde alguien le dice que le consiga una cita con el Gobernador. Y eso lo exhiben como una prueba contra mí. ¿Quién puede ser el Gobernador? ¿A cuántos se les dice Gobernador en el lenguaje de la delincuencia?

Miren: yo tengo por costumbre responder todas las llamadas. Cuando estoy atrasado en responderles llamadas a mis compatriotas, me avergüenzo. Yo no recibí una sola llamada en la Gobernación de Antioquia para efectos paramilitares. Nadie me habló de ese tema.

¿Y de dónde sacan eso? Yo no sé. Me dice el ministro Holguín que quienes me acusan, leen y leen muchos documentos. Yo me vengo a enterar de eso ahora. Y le respondo de la siguiente manera, repitiendo lo que dije 45 días antes de la reelección presidencial y lo que dije en el 2002: no conozco los paramilitares, no soy amigo de ellos. Mi camino es institucional: una Colombia sin guerrilla y sin paramilitares.

Nadie puede decir que este Gobierno abierto, soterradamente se ha unido con paramilitares para acabar con la guerrilla. Ahí están los testimonios de los mismos paramilitares. Entiendo que el señor de este beeper está desmovilizado. No debería ser difícil encontrarlo para que le pregunten, como pregunté yo en la televisión a mis compatriotas antes de la reelección presidencial: si alguien de los 30 mil paramilitares desmovilizados puede decir que Álvaro Uribe ha sido aliado criminal, que Álvaro Uribe ha entrado con ellos en concierto para delinquir, que lo diga, que es tiempo.

Cosas como estas sorprenden. ¿De dónde las obtienen? Yo no pregunto ni por las filtraciones de la justicia, por respeto a la libertad y a la justicia. No pregunto ni por aquellas conductas que se constituyen en delitos por las solas circunstancias de revelar reservas del sumario, por respeto a la libertad de los colombianos.

Pero, miren, cosas de estas se han dicho. ¿Sabe por qué las respondo Jorge? Yo fui totalmente honesto como senador. Siga mi carrera. Pregúntenle a quienes han interactuado conmigo en mi profesión privada de finquero. Vaya al bien que tengo, a la hacienda ‘El Ubérrimo’. Pregunte por mí. Una comunidad. Ahí en el Sabanal, con la que he vivido durante 25 años. Pregúntenle por la familia Uribe Vélez al sinnúmero de acreedores que había en Antioquia cuando murió mi padre: cómo procedimos.

He sido honesto en la vida pública, en la vida privada. Tantos años de honestidad, y tener que estar respondiendo estas cosas, debería sentirse uno ofendido. Debería hacer caso para no responderlas. Las respondo por los intereses superiores del país.

Y quizá con algún freno a los ímpetus, por el bien de Colombia, tendré que darles estas explicaciones a cuántas personas se las tenga que dar en la comunidad internacional. Casi cinco años de Presidente, seguramente lleno de errores. Yo tengo que pedir perdón por errores, pero no por delitos. Cinco años casi de Presidente, seguramente lleno de errores, pero ejercidos con total patriotismo con buena fe, con ajuste riguroso a la ley, y tener que dar hoy estas explicaciones.

Es como alguna noche le dije aquí a un señor muy agresivo de una Ong. Le dije: no, mire, es que yo ya estoy experimentado. El país me conoce, yo no soy un desaparecido. Aquí está el record de mi administración, de mi vida pública y privada. Yo no le acepto que me venga a tratar como un delincuente. Y me salí de la oficina.

Doy estas explicaciones ahora, porque estamos en un momento muy delicado para los intereses superiores del país.

Mire, qué tristeza, una lucha frontal contra el narcotráfico, contra la corrupción, un país ganando la paz, un país que va ganado la seguridad, un país con una confianza inversionista que no había tenido nunca, un país que está viendo el final de la violencia paramilitar, y se le crean estos riesgos a los intereses superiores de Colombia en la comunidad internacional. Esa es la única razón que me lleva a dar estas explicaciones, y humildemente a tener que explicar lo que mi trayectoria me diría: ¿por qué tiene que explicar esas sandeces?

Pregunta César Sabogal, de la agencia AFP: Presidente, buenas noches. Usted nos reitera y le reitera al país esta noche que usted no es amigo de los paramilitares. Sin embargo, Presidente, usted es amigo de amigos de paramilitares. Ha sido socio político de ellos y en buena parte también ganó la Presidencia con la ayuda de ellos. Presidente, ¿no cree que es el momento de alejarse de esos políticos, de tomar distancia, de acusarlos y poner de pronto a todas las autoridades a que acopien pruebas contra ellos, o quizás preferiría más bien suscribir un gran pacto nacional en torno al tema del paramilitarismo?

Presidente de la República: No, no. Yo en esos pactos no estoy, entre otras cosas porque los pactos tienen que ser sinceros. ¿Cómo es que los críticos del paramilitarismo, de la Ley de Justicia y Paz, ahora son los que coquetean al paramilitarismo buscando esos pactos?

Además no nos podemos olvidar que estamos a dos años de que se aplique plenamente la Corte Penal Internacional en Colombia. No nos podemos olvidar que la Constitución colombiana es muy rigurosa, que la legislación internacional a la que ha adherido Colombia es muy rigurosa. Y esto de no reconocerles amnistía ni indulto por delitos atroces a paramilitares, seguramente va a causar dificultades con los procesos con Farc y Eln, porque habrá que darles el mismo tratamiento.

Le voy a preguntar a usted: ¿quiénes son mis amigos políticos amigos del paramilitarismo?

Pregunta César Sabogal: Presidente, hay varios congresistas de su bancada en la cárcel y otros investigados por la justicia colombiana.

Presidente de la República: Muy bien. ¿Usted ha visto alguna obstrucción del Gobierno a la justicia, o al contrario un total apoyo del Gobierno a la justicia? Tiene que haber visto lo segundo.

Mire, alguien decía, una crítica injusta en la comunidad internacional: que la política de Uribe nada tiene que ver con que se diga la verdad en Colombia. ¿Cómo no va a tener que ver? La gente antes no decía la verdad por miedo. La política de Seguridad Democrática les ha hecho sentir a los colombianos protección, les ha alejado el miedo y ha estimulado a que se diga la verdad. Entonces aquí se han creado unas condiciones jurídicas que obligan a la verdad en la Ley de Justicia y Paz, y unas condiciones de seguridad que facilitan la verdad, gracias a nuestra política de darles seguridad a los colombianos.

Déjenme decir una cosa vanidosa: yo prácticamente llegué sin congresistas en el 2002. Esa fue una candidatura de opinión. Y se sostuvo todos esos años de 2002 al 2006 como candidatura de opinión.

He buscado el apoyo del Congreso para aprobar la agenda legislativa de nuestra Patria. Y donde tenga alguna equivocación en algún congresista, con total buena fe la reconozco. Por ejemplo, no tuve inconveniente en decir que el doctor Dieb Maloof, hoy en la cárcel, me acompañó en la elección presidencial de 2002. Es verdad. Ahora le acaban de hacer estas acusaciones y está en la cárcel.

Vea, ahora para volver al tema de las fotos y asociarlo con el espíritu que nos anima. Estaba yo en la Gobernación de Antioquia y acudí al reinado. Es que uno cuando se va volviendo viejo cuenta mucha historia. Pero es que al hombre hay que juzgarlo en el contexto de su vida. Entonces para todas estas específicas acusaciones hay que tener también el contexto de mi vida.

Mire lo de las fotos: primero, yo a nadie le digo que no se tome una foto conmigo. Era Gobernador de Antioquia y estaba entrando a un evento público en el Hotel Hilton de Cartagena, con Lina, mi señora, acompañando a la candidata de Antioquia al reinado de la belleza. Y gritaba la gente querida: ‘Gobernador, gobernador, y se arrimaban unos y se tomaban fotos conmigo. Y de pronto Lina me dijo: ‘¿Cómo te vas a dejar tomar una foto con ese hombre? Mírale esa pantaloneta y mírale esos anillos y esas pulseras’. Y le dije: ‘qué voy a saber yo quién es este hombre, Lina, ¿cómo le digo que no se tome una foto conmigo?’. Y me la dejé tomar, como me la dejé tomar con mucha gente. A los días, un congresista crítico mío, me la llevaron. Era con Preafán. No lo conocía.

¿Sabe qué hice? Le mandé una cartica al doctor Alfonso Valdivieso, Fiscal General de la Nación. Le dije: esta foto se dio en estas y estas condiciones, no conocía al individuo, por favor, investígueme.

Una de las cosas que les decía hoy a mis compañeros es (por ejemplo, para hablar del tema de las Convivir, que espero poder tener la oportunidad esta noche de hablar del tema de las Convivir, específicamente de esa acusación de que les di Convivir a paramilitares, y para hablar del tema de La Carolina y de la acusación de que allí había reuniones paramilitares), les decía a mis compañeros: bueno, pero si todo esto es público: la lista de desmovilizados es pública, la Superintendencia tiene la lista de los integrantes de las Convivir, ¿por qué nosotros aquí no nos damos cuenta, si lo que yo he dicho es: cuando haya un error mío o del Gobierno salgamos nosotros a reconocerlos? Yo no tengo inconveniente en eso.

Pregunta César Sabogal, de AFP: Uso la réplica para hacerle una pregunta en torno a la reacción suya con la oposición. Lo que vemos como espectadores es una bancada opositora haciendo un debate en el Congreso, en un juego democrático limpio, y vemos a un Presidente salido de tono criticando al senador Petro, sin mencionarlo. Presidente: ¿no reconoce al menos hidalguía por parte de la oposición con respecto a este tema con Petro?

Presidente de la República: Querido amigo, la hidalguía se excluye con la calumnia. Y estoy también dispuesto. Por ejemplo, veamos lo de las Convivir. Mire, las apoyé, con el mismo criterio con que he apoyado que hoy tenga Colombia cerca de cuatro millones de cooperantes. Y qué bueno ha sido esa política de cooperación ciudadana con la Fuerza Pública.

Calumnias como éstas: que los paramilitares habían nacido de las Convivir de Álvaro Uribe. Primero, yo asumo toda la responsabilidad de haberlas apoyado, pero no me las inventé. Segundo, creo que en Antioquia hubo el diez por ciento del total de las Convivir que hubo en el país. Tercero, el paramilitarismo antecedió muchos años a las Convivir. Cuarto, como está consignado en documentos históricos, en la declaración de Monseñor Isaías Duarte Cancino, después asesinado en Cali, el nueve de enero de 1995, a los siete días de haber llegado yo a la Gobernación, Antioquia estaba llena de guerrilla y de paramilitares.

Esa declaración que se ha leído, que espero que les repartan a ustedes ese folleto, la hice yo en abril de 1995, recientemente llegado a la Gobernación. Recientemente llegado a la Gobernación, ante la Comisión Internacional de Paz, que tenía a Roger Fischer, tenía al actual alcalde de Medellín, al doctor Sergio Fajardo, etcétera. Y uno de los capítulos de esa declaración fue el de las Convivir, por la cooperación ciudadana, y cómo se establecieron con tanta claridad los linderos entre las Convivir y el paramilitarismo.

Entonces mire que basta haber vivido, tener la edad que permita haber tenido razón, uso de razón en esos años, para ver unas calumnias notorias. Y yo no tengo inconveniente en reconocerle esto: por ejemplo, el señor Chepe Barrera. Una de las acusaciones que se me hace es que le di una Convivir al señor Chepe Barrera. Primero, acepto la responsabilidad política de promoverlas y defenderlas. Públicamente lo hice. A las que fallaron las cancelé.

¿Qué hacía la Gobernación de Antioquia? Expedía la respectiva personería jurídica de la respectiva fundación. Pero era la Superintendencia de Vigilancia la que tenía que dar la licencia de funcionamiento. Ahora parece que el señor Chepe Barrera, desmovilizado, que está indultado, fue miembro de una de esas Convivir. Y nosotros hemos verificado, y es cierto. Es que yo no lo he negado. Cuando yo tengo que reconocer las cosas, las reconozco. Es cierto.

Le quiero preguntar al Superintendente. Superintendente a quién yo no conocía personalmente. Vino al Gobierno porque me dijo el doctor Juan Manuel Santos que tenía una persona de Bogotá, joven, con todas las condiciones profesionales y morales para ejercer la Superintendencia.

Superintendente de Vigilancia y Seguridad Privada: En el acta de constitución de la Asociación Convivir, del 10 de julio del 95, de la Asociación Convivir Siete Cueros, aparece el señor José María Barrera Ortiz. El gobernador de Antioquia de ese entonces, Álvaro Uribe, aprobó la personería jurídica de esa Convivir, el 17 de agosto del 95. Y la Superintendencia de Vigilancia (que es entidad que aprueba que esas Convivir pudieran ejercer servicios de vigilancia privada, no era la Gobernación ni de Antioquia ni ningún otro gobernador), el 31 de agosto del 95 le concedió licencia de funcionamiento.

Presidente de la República: Mire, yo tengo hidalguía, mi estimado periodista. He provocado ese caso, porque lo tengo que reconocer. Y si la oposición me hace una crítica de esas, yo tengo que salir a dar explicaciones, como las estoy dando esta noche, porque ahí hay un fundamento. ¿Qué fundamento? Que ese señor, hoy demovilizado, todo indica que es el mismo que entró en esa Convivir cuando yo la aprobé siendo Gobernador de Antioquia. Le aprobé la personería jurídica y la Superintendencia le aprobó la licencia de funcionamiento. ¿Hasta cuándo operó esa Convivir?

Superintendente de Vigilancia: Es la Superintendencia quien aprueba la licencia de funcionamiento y quien revisa los antecedentes, pero adicionalmente hay un concepto militar del Comandante de la Brigada, que dice que una vez efectuado los diferentes estudios de sus integrantes y de la información de la Cuata Brigada, conceptúa positivamente para la Asociación militar Convivir.

Presidente de la República: Ese concepto fue previo, como en todos los casos era previo, al reconocimiento de la personería jurídica por parte de la Gobernación.

Superintendente de Vigilancia: No obstante eso, Presidente, el 4 de diciembre del 97, en el cuarto punto dice: Como a la fecha no ha sido posible que la Asociación cumpla con estatutos ni objetivos, el gobernador Álvaro Uribe Vélez firma la cancelación de la personería jurídica de la Convivir Siete Cueros, en la que perteneció el señor.

Presidente de la República: Yo cancelé también muchas Convivir. Y quiero decirles esto: a mí me sorprendió ayer porque yo les dije: bueno, pero cómo que Chepe Barrera, si él ha actuado es en el Magdalena.

Yo me informé de muchos paramilitares cuando llegué a la Presidencia de la República. En mi período de Gobernador de Antioquia se sabía de los hermanos Castaño Gil. Al final de la Gobernación de Salvatore Mancuso.

Me sorprendió mucho llegar a la Presidencia de la República y encontrar como paramilitar a Don Berna, porque lo encontré como paramilitar, después de que se conocían los antecedentes de él. Y pregunté esta noche: bueno, hoy está indultado Chepe Barrera, se desmovilizó, ¿por que se le indultó?

Se le indultó por rebelión, porque hasta ahora no se le han encontrado delitos diferentes.

Miren que yo tengo esa hidalguía que ustedes reclaman para reconocer cuando hay que dar explicaciones. Lo que estudiamos esta noche indica, contrario al certificado militar que a mí me dieron en el 95, que contra este señor hubo una denuncia de un teniente del Ejército, por allá en el año 94, y que fallaron en el año 99, por promoción de grupos paramilitares. O sea que lo denunciaron antes de que yo llegara a la Gobernación y fallaron eso mucho después de que yo salí de la Gobernación, antes de llegar a la Presidencia de la Republica.

Yo vine a saber del nombre del señor Chepe Barrera como paramilitar, porque me dijo Luis Carlos Restrepo que iba a desmovilizar un grupo paramilitar del Magdalena, del departamento del Magdalena, no hace mucho tiempo, que comandaba Chepe Barrera. ¿En qué momento se desmovilizó? ¿En qué momento se desmoviliza? Creo que es 2004. Cuatro de diciembre del 2004.

Pero veamos el otro caso: el de Julián Bolívar. Así como reconozco ante los hechos, ante la evidencia de los hechos, que el señor Chepe Barrera, hoy desmovilizado, de quien no conocíamos vinculaciones al paramilitarismo, participó en esa Convivir, el caso de Julián Bolívar es distinto. ¿En la Convivir de Julián Bolívar, quién figuraba cuándo yo expedí la personería jurídica?

Superintendente de Vigilancia: En la asociación Convivir de Deyavanc figuraban los señores Gonzalo Giraldo Salazar, José Humberto Restrepo, Héctor Darío Vélez y José Ignacio Alzate Villegas. Ese es el documento que se anexa.

Presidente de la República: Ese es el documento de la Gobernación

Superintendente de Vigilancia: Correcto, Presidente. Y además también está el concepto de la Brigada del 12 de noviembre del 96, y el 22 de noviembre del 96 el gobernador Álvaro Uribe reconoce la personería jurídica de la Asociación Convivir Deyavanc, de representante legal el señor Gonzalo Giraldo Salazar y el señor Elkin de Jesús Vélez Parra. En ese momento no aparece el señor Rodrigo Alzate, alias Julián Bolívar.

Presidente de la República: Y esa Convivir no la cancela la Gobernación que yo presidí. Usted me dijo, Superintendente, que la vinieron a cancelar en el año 99.

Superintendente de Vigilancia: En la resolución 55365 del 1° de junio de 1999, el gobernador Alberto W. Ortega cancela la personería jurídica de Deyavanc.

Presidente de la República: Ahí hay dos casos bien diferentes. Por ejemplo, se trató de insinuar y después se rectificó que yo le había aprobado organizaciones Convivir a personas de los departamentos de Bolívar, Sucre, Córdoba. No podía. La jurisdicción territorial me lo impedía.

Y así como quiero reconocer y mirar en detalle estos temas y asumir la responsabilidad política que tenga que asumir, también le digo lo siguiente: si quiera creamos las Convivir, si quiera hoy tenemos 4 millones de cooperantes. Esta mañana empezamos a desbaratar, con una gran eficacia policiva, esa red de las Farc en Cali, gracias a los cooperantes.

¿Qué habría sido de la Antioquia que yo encontré, en secuestro y en asesinato, si no estimulamos a los antioqueños a cooperar con la Fuerza Pública, para crear una cooperación legítima, constitucional, solidaria, diferente a las acciones criminales? Siquiera.

Ayer me llamó amigo y me dijo: Pero, ¿por qué te preocupas por eso? Siquiera has impulsado en Colombia el concepto de cooperación ciudadana.

Lo que yo no puedo admitir es que se me venga a decir que en la casa de la finca La Carolina había reuniones de paramilitares.

Entonces déjeme referir al caso: en el año 1994, antes de ser Gobernador de Antioquia, yo empecé la Gobernación de Antioquia el 2 de enero del 95, en el año 94, creo que 21 ó 22 de agosto, fue asesinado el mayoral de La Carolina por la Farc. Él tenía una finquita ahí cerca, y allá fueron y lo mataron.

Con antelación a esa fecha, las Farc le había hecho un intento de asesinato, y él reaccionó, y en la reacción de él murió uno de los bandidos que estaba allí con las Farc.

Me decía Santiago, mi hermano, esta tarde, que cree que era un señor Varela, que le decían Varela. Le pedí al Coronel Buitrago que preguntara en la Policía o en el DAS. Este Gobierno no manipula información. Todas estas cosas han salido de información pública. Es que aquí es pública la lista de desmovilizados. Esas resoluciones de la Gobernación de Antioquia son públicas.

Y esos son los dos casos de asesinato en La Carolina.

En el año 94 Ong´s muy importantes fueron a esa región de Antioquia a buscar pruebas que para acusar a Álvaro Uribe de paramilitar. Yo ni hacía presencia allá. De pronto iba a La Carolina muy de vez en cuando o cuando me invitaba mi padre.

¿Ustedes recuerdan un incidente que tuve con un periodista internacional en campaña, que se me acusó, y era verdad, que le eché mano al cuello? Eso fue verdad. Le eché mano al cuello, porque ese periodista llegó muy agresivamente, cumpliendo un mandado. Y la primera pregunta que me hizo es que qué opinaba de que mi hermano Santiago tenía una sociedad, en la finca La Carolina, con el narcotráfico.

Hombre, los socios allá de toda la vida han sido personas de la mejor reputación, ética, moral, social de la ciudad de Medellín. Esa pregunta me generó la indisposición con ese periodista.

Y conocí todas las acusaciones que me trataron de hacer esas Ong’s, por enemistad política conmigo, por rabia contra mí, por mi decisión firme e irrevocable de que Colombia derrote el terrorismo.

Y después la emprendieron contra mi hermano Santiago. Y entonces creo que la versión libre de mi hermano Santiago es por allá en el año 96. ¿Creo que es del año 96? Versión libre. Y en eso hay un auto inhibitorio en el 99. No era yo Gobernador. Y creo que apenas estaba regresando de Londres a empezar a mirar aquí cómo podía hacer en medio de tantas amenazas, cómo podía adelantar en medio de tantas amenazas la campaña que culminó con la elección del 2002.

Es que al periodista preguntaba ahora por la justicia, este país ha hecho muchos esfuerzos por la justicia. ¿Saben el gran obstáculo de la justicia colombiana cuál era? Que el dominio terrorista creaba unas condiciones de violencia que arrasaban con todas las instituciones. Y eran el gran factor obstructor de la justicia. Eso es lo de La Carolina.

Pregunta Luis Jaime Acosta, de la Agencia Reuters: Señor Presidente, muy buenas noches. ¿Usted siente que este denominado escándalo de la parapolítica ha comenzado a provocar una crisis de gobernabilidad y de credibilidad de su Gobierno a nivel internacional? ¿Y qué siente al recibir una especie de aislamiento de Estados Unidos con la ausencia de Al Gore, cuando usted venía siendo reconocido por el Gobierno de Estados Unidos como un mandatario aliado en América Latina?

Presidente de la República: Ellos verán a qué le creen: si le creen a la calumnia o a los hechos. Si le creen a la calumnia, que dice que el Gobierno es paramilitar, o al hecho del Gobierno que ha desmontado el paramilitarismo. Ellos verán a qué le creen.

Indudablemente el propósito que vengo advirtiendo desde hace muchos años, primero para desacreditarme como gobernador, después para impedir mi elección, después para desacreditar el Gobierno, ese propósito ha seguido y tiene momentos difíciles. ¿Pero qué me toca hacer? Proceder de manera clara, con toda dignidad y en todas partes. Y por eso mañana voy a reunirme con los periodistas que quieran ir a esa rueda de prensa en Miami a que pregunten todo lo que quieran.

Y ahí están las autoridades. Y hoy aquí es muy fácil investigar porque la gente le perdió el miedo a las investigaciones, a los testimonios, a darlos, y hay 32 mil paramilitares desmovilizados. Y es que este Gobierno tiene un récord. Tiene el récord de haber bajado los asesinatos casi a la mitad, casi que eliminado el secuestro. Mire lo que ha pasado con las garantías de la oposición: cuánto han mejorado las garantías para el ejercicio político y periodístico en Colombia en este Gobierno. Acusan a este Gobierno los sindicatos (algunos, porque este Gobierno tiene muchos sindicatos amigos), ahora que hay seguridad para los sindicalistas.

Yo le mostraba al Presidente Clinton las estadísticas de seguridad sindical y se sorprendía. Me dijo: divúlguelas para que las conozcan.

Antes de mi Gobierno, en Colombia llegaron a asesinar 126 líderes sindicales, 168. El año pasado asesinaron en Colombia (e influyó mucho el enfrentamiento Farc – ELN), asesinaron 25. Este año va uno. Y todo indica que no es por razones de sindicalismo.

Y se mostraba sorprendido el presidente Clinton cuando yo le decía: mire, a pesar de los esfuerzos de nuestro Gobierno, en Colombia, que asesinaban 68 personas por cada 100 mil habitantes, el año pasado todavía asesinaron 38.

Y de sindicalistas, ¿la tasa era de cuánto, Jorge Mario? ¿De cinco por cada cien mil? Mientras la tasa general de asesinatos en Colombia de 38 por cada 100 mil. Pero yo no estoy contento con esas reducciones. Estamos buscando hacer todos los esfuerzos para que llegue un momento en que Colombia pueda decir: cero asesinatos de sindicalistas.

Y voy a reunirme nuevamente con las centrales sindicales de los Estados Unidos. ¿Por qué me van a condenar, sin escucharme? ¿Por qué una política que tiene que ser de relaciones de Estado a Estado, se va a convertir en relaciones de un partido con la oposición en otro país? No puede ser.

Aquí hay unos hechos muy contundentes: el periodismo. Pregúntenle a sus compañeros periodistas de las regiones: ¿cuándo se han sentido menos amenazados, si ahora o del 2002 hacia atrás? Creo que la Seguridad Democrática ha avanzado mucho para las libertades periodísticas en Colombia.

Colombia tuvo años cuando asesinaron 15 periodistas. Creo que este año no han asesinado un solo periodista.

Miren, vayan a la Sierra Nevada, para que vean el grado de confianza que se ha construido entre las comunidades indígenas y las fuerzas armadas.

Aquí hay hechos que son más importantes que las calumnias. Y por supuesto, donde yo me haya equivocado, yo tengo que pedir perdón por errores, pero no por delitos.

Donde me haya equivocado, se reconoce. Por eso he querido hablar con detalle aquí de estos temas, para no pasar por las ramas.

Yo confío en esto. Es que no es un Gobierno advenedizo, es un Gobierno que va a cumplir cinco años de trabajar incansable, honradamente, por Colombia. Y un país que muestra un gran mejoramiento, y no lo vamos a dejar echar para atrás.

Pregunta Luis Jaime Acosta, de la Agencia Reuters: Señor Presidente, usted ha hecho una enérgica defensa de su familia, de su hermano Santiago. Quisiera preguntarle si esa defensa incluye al senador Mario Uribe, primo suyo, quien ha sido salpicado y mencionado en este escándalo de la parapolítica, y acusado por un supuesto paramilitar de haberse reunido con ellos para unas campañas políticas.

Presidente de la República: Primero, esculcarle la votación al senador Mario Uribe es muy fácil. Yo no le he visto sino una votación grande, cuando lo arrastró la favorabilidad de los colombianos por nuestra candidatura en el 2002. Mírele las votaciones.

Segundo, no creo. No creo que el senador Mario Uribe, hijo de un tío abuelo mío, tenga esa inclinación de que lo acusan, de ir a utilizar paramilitares para comprar un pedazo de tierra. Eso es bueno que lo investiguen.

Pregunta Darío Fernando Patiño, Canal Caracol: Presidente, usted nos reveló hoy que parte de las razones para estar hablando aquí es el incidente de Al Gore.

Presidente de la República: Es la razón, Darío Fernando.

Darío Fernando Patiño, Canal Caracol: Pero nos mencionó otra, y es lo que esto puede afectar el Tratado de Libre Comercio.

Presidente de la República: Esto es, pero me hace pensar que esto nos puede producir un daño en los Estados Unidos, que lo están buscando mis adversarios.

Darío Fernando Patiño, Canal Caracol: Eso quería preguntarle: ¿qué evidencias, qué indicios tiene, de que se está atacando directamente el Tratado de Libre Comercio con este tipo de información?

Presidente de la República: Yo tengo pruebas, que no las voy a revelar, son de inteligencia militar y policiva, de algunas de las personas que han ido a Estados Unidos, que dicen: ya nos tiramos en el Tratado acusando a este tal por cual de Uribe.

Tengo esas pruebas. Y ha sido un propósito persistente de ir a desacreditar al Gobierno. Y las coincidencias. Muchos de los críticos que van allá a difamar al Gobierno, son los adversarios aquí del TLC. Y tengo pruebas específicas. Para no revelarlas, no voy a hacer alusiones personales, porque me he comprometido conmigo mismo a no hacer una sola alusión personal esta noche.

Pregunta Darío Fernando Patiño, Canal Caracol: Pero si son todo calumnias, ¿qué efecto puede tener sobre un proceso que ha sido una negociación técnica, política, del más alto nivel?

Presidente de la República: La verdad es que si usted logra allá convencer a las mayorías del Congreso de que este es un Gobierno paramilitar y bandido, eso le hace un daño inmenso a Colombia. ¿Qué vamos a hacer? Estar hablando con ellos, estar hablando con los hechos, con las cifras, con las evidencias. Claro que me preocupó lo del ex vicepresidente Al Gore. Dije: yo mismo lo voy a contar esta noche y mañana acudo a Miami.

Porque también hay un adagio norteamericano que dice: usted tiene que enfrentar los malos retoños a tiempo. Vamos a enfrentar este retoño a tiempo, con todo el amor patriótico.

Secretario de Prensa, César Mauricio Velásquez: Presidente, a esta hora se encuentra Juan Gossaín en la ciudad de Cartagena, vía microondas, él le va a formular una pregunta.

Presidente de la República: Pero déjeme terminar una cosa, Darío Fernando. Excúsenme. Mire, Darío Fernando, que yo acepto en qué casos hay fundamentos para que se le pregunte al Gobierno y se le critique.

Si yo soy de la oposición y encuentro lo de Chepe Barrera, eso da todo el derecho a hacer un debate, y el Gobierno tiene que ir a explicarlo, como creo que yo con toda franqueza lo he explicado esta noche aquí. En un país que ha sufrido tanta violencia, cuántas equivocaciones habrá. Y yo repito: tengo que pedir perdón por errores, y no por delitos.

Entonces así como tengo que explicar casos como ese, también tengo que rechazar calumnias, Darío Fernando. Escuchamos a Juan Gossaín.

Pregunta Juan Gossaín, director de noticias de RCN Radio: Señor Presidente, lo único malo de preguntar de últimas es que ya todo el mundo ha preguntado lo mismo que uno iba a preguntar.

De manera que permítame a usted formularle esta inquietud: a lo largo de esta noche usted ha dicho varias veces que no quiere hacer alusiones personales en relación con los debates. Pero ayer, aquí mismo en Cartagena, usted dijo que si fuera guerrillero, abro comillas, “sería un buen guerrillero de fusil y no un calumniador”. Cierro comillas.

Se refería, obviamente, al senador Petro. ¿Y por qué está usted tan seguro de que usted hubiera sido un buen guerrillero?

Presidente de la República: Juan, primero deberíamos estar hablando de esas cosas buenas, tantas cosas buenas. Yo ayer fui a Cartagena primero a la Universidad Tecnológica: un gran debate en esa universidad, constructivo, sobre el tema de las transferencias. Estuvo un compatriota crítico, el doctor Carlos Rodado (gobernador del Atlántico).

Es que uno de los senadores que ustedes han mencionado esta noche ha venido aquí a la Presidencia a discutir conmigo temas económicos y políticos, y se le ha tratado con todo el respeto.

Yo respeto los argumentos, pero recuerdo a Ortega y Gasset que lo obliga a uno a ser, en aras de la dignidad, beligerante frente a la calumnia.

Por ejemplo, he discutido mucho con mi buen amigo, el Gobernador Rodado, sobre el tema de las transferencias, y esa fue una grata discusión ayer en Cartagena.

Después fui a otra cosa muy importante. Gracias a la confianza que se recupera en Colombia llegó ayer el primer buque de Royal Caribbean a Cartagena. Van a llegar 108 cruceros: Cartagena, Santa Marta y San Andrés, 200 mil pasajeros en un año.

Anoche tuve una reunión gratísima con los industriales japoneses que vuelven a Colombia después de muchos años, ya con confianza en Colombia, por la seguridad, porque están superados los pleitos con el Japón.

Y enseguida me quedé hasta medianoche con el equipo económico del presidente del Banco de la República, buscándole soluciones al tema reevaluación-inflación.

Y hoy me fui a las cinco de la mañana con algunos de los ministros a Belalcázar, en el Nevado del Huila, Belalcázar, departamento del Cauca, y lo primero que le dije a la comunidad fue: “estemos contentos, no hubo víctimas, demos gracias a Dios, fue un hecho bien bueno, no hay una sola víctima”.

Recuerden Armero, recuerden hace 14 años, una erupción igual del Nevado del Huila, lo que pasó en todo ese cañón del Paéz.

Funcionaron las alarmas, funcionó bien Ingeominas, los comités locales de emergencia, la Cruz Roja, el Ejército, la Policía, los cabildos indígenas.

Les dije hoy: “caminos, reconstruimos; puentes, reconstruimos; vamos a atender unas necesidades alimentarias”.

Tanta cosa buena para hablar hoy. El encuentro con la Presidente (de Chile, Michelle) Bachelet. Las promisorias relaciones con Chile.

Vengo de la Feria Internacional (del Libro) de Bogotá, este año que declaran a Bogotá la capital mundial del libro. La Feria del Libro en Bogotá. Todo lo que ha avanzado el país en esa materia.

Pero tengo que hablar de estos temas.

Entonces ayer estaba discutiendo con los estudiantes de la Universidad Tecnológica de Bolívar lo siguiente: Yo he dicho, el Gobierno tiene tres propósitos. Yo primero hablo de nuestro modelo de Estado, un modelo de Estado donde no desmantelamos el Estado y no obstruimos la inversión privada. Damos todas las garantías a la inversión privada, pero le exigimos responsabilidad social. No estamos en el desmantelamiento neoliberal del Estado ni en el estatismo que obstruye la inversión privada.

Yo hablo en las universidades de modelo de Estado, y de modelo de sociedad, y de tres propósitos de Gobierno, y discuto con la comunidad universitaria.

Hace 15 – 20 días tuve una discusión donde fueron muy duros, y yo procedí con toda la fortaleza y los argumentos, pero temperadamente, en Cali. Ayer fue más tranquila.

Entonces les estaba diciendo por qué las tasas de inversión, y me remonté a Deng Xiao Ping, y les dije: “miren, muchachos, Den Xiao Ping es el gran dialéctico de China, no fue Mao Tse Tung”.

En mi época de universidad, cuando la guerrilla penetraba el movimiento universitario, y así combinaba las diferentes formas de lucha –y eso después lo aprendieron los paramilitares- en mi época de universidad yo estudié muy cuidadosamente a Mao Tse Tung, algo de Marx –porque lo de Marx es muy denso-, de Lenin.

Y llegué a la conclusión, después de ver lo de Deng Xiao Ping, años después, que Mao fue el gran dialéctico de la teoría, pero el gran paradigma de la práctica. Y quien puso a mover dialécticamente a China fue Deng Xiao Ping.

Y les he hablado de eso a los universitarios ayer para significarles la importancia de que China, captando 60 – 67 mil millones de dólares al año ha salido adelante; que Colombia tiene que poner como uno de los tres objetivos altas tasas de inversión en el país; los otros dos objetivos: la política social y la Seguridad Democrática.

Y les explicaba cómo se interrelacionan. Entonces les dije lo siguiente: la verdad es que con lo que nos quemamos las pestañas en esos años, yo habría sido un buen guerrillero.

Habría sido un buen guerrillero y habría buscado tener éxito militar en lugar de buscar éxito como calumniador.

Se lo dije a los muchachos en ese contexto. Otra cosa es que los que no acuden allá, o las cámaras, hacen las relaciones que hoy aparecen obvias.

La verdad es que de haber sido yo paramilitar, habría sido paramilitar pero de frente, no de corbata y de escritorio. Con fusil al hombro, buscando éxito militar.

Eso era lo que trataba de significar ayer en la Universidad Tecnológica de Bolívar.

Pregunta Juan Gossaín: Señor Presidente, usted acaba de revelarle al país que tiene pruebas concretas de que personas de Colombia han ido a Estados Unidos a desprestigiar al Gobierno y a tratar de destruir el TLC. Usted ha dicho que no quiere dar nombres. Pero, ¿qué tipo de pruebas son? ¿Qué tipo de personas? ¿Son congresistas, son dirigentes políticos?

Presidente de la República: Hay de congresistas, Juan, correcto. Y es que además no son pruebas difíciles.

Félix de Bedout, periodista de la W Radio: En esa respuesta dijo que eran pruebas de inteligencia militar. ¿Se está haciendo seguimiento de inteligencia militar a la oposición?

Presidente de la República: Mire, pregúntele a Andrés Peñate (director del DAS), aquí le hacen es inteligencia al Gobierno. La oposición exhibe unos documentos oficiales a los cuales no tiene alcance.

Nadie puede decir que este Gobierno ha utilizado a los militares, a la policía o al DAS para cercenar derechos de oposición.

Lo que pasa es que esas personas proceden muy evidentemente, no se cuidan tanto como creen cuidarse y además facilitan inferencias. La oposición lo que ha tenido es garantías aquí.

Mire las elecciones del año pasado, Felix. ¿Qué riesgo corren con el Gobierno de la Seguridad Democrática?: que los controvierta.

Juan Gossaín, director de noticias de RCN Radio: Usted desde ayer y varias veces esta noche, ha llamado ‘calumniador’ al senador Petro. La calumnia es un delito.

Presidente de la República: No, no, no. Yo no he hecho una sola alusión personal.

Juan Gossaín: Blanco es.

Presidente de la República: No sigan ustedes con las obviedades.

Juan Gossaín: No, es que si no se refería al senador Petro, ¿a quién se refería usted al llamarlo calumniador?

Presidente de la República: Esta carrera política mía, ya larga, ha tenido que enfrentar en muchas ocasiones tantos episodios semejantes.

Juan Gossaín: Señor Presidente, ¿qué le contesta usted al ex vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore, que se niega a sentarse con usted en la mesa?

Presidente de la República: Voy a proceder humildemente a dar nuevas explicaciones en los Estados Unidos. ¿Por qué humildemente y con paciencia a dar explicaciones? Porque tengo que defender los derechos superiores de mi Patria.

Darío Fernando Patiño, director de Caracol Noticias: Presidente, ¿no se siente usted solo por el hecho de que en el Congreso –en ese debate- ninguno de los jefes de los partidos bancada se haya pronunciado, y más bien sí se hayan pronunciado algunos para respaldar el llamado a un acuerdo nacional por la verdad, que hizo Petro?

Presidente de la República: Mire, Darío Fernando, antes yo agradezco mucho cuando un ministro o algún compañero del Congreso me defiende. Ellos tienen que defender es las políticas del Gobierno, no al Presidente ni a su familia. La defensa del Presidente y la defensa de la familia Uribe Vélez la tengo que hacer yo. Eso es de mi temperamento, de mi manera de ser.

Los ministros tienen que ir a defender los proyectos de ley y las políticas de Gobierno. Antes son muy generosos cuando se toman la molestia de defender mi persona, mi manera de pensar, o de defender a la familia Uribe Vélez.

Jorge Lesmes, periodista La FM Radio: Presidente, hay otro tema muy preocupante que tiene que ver con el congelamiento, el stand by que hay de 55 millones de dólares en la ayuda para el Plan Colombia. Se ha venido rumorando o se ha venido diciendo que esto tiene que ver con las denuncias que hizo un periódico en Estados Unidos contra el General Montoya. ¿Usted cree también que la oposición ha hecho lobby en los Estados Unidos para este tema?

Presidente de la República: Hay Ong’s muy importantes, pero hay otras Ong’s muy apasionadas contra mi Gobierno y contra mis ideas políticas, que les conozco estas acusaciones desde hace mucho tiempo.

Bastó que empezara la operación ‘Orión’ para devolverle la paz a Medellín, para que empezaran a llegar acusaciones contra el General Montoya y contra el entonces Comandante de la Policía Metropolitana de Medellín, el General Gallego.

Pero creo que lo del General Montoya, todo eso se va aclarando. Y la verdad es que en el General Montoya hay unos casos bien particulares.

Cuando llegué a la Presidencia, él era comandante de la IV Brigada y venía de ser comandante en Tres Esquinas. Y la base de Tres Esquinas es una base muy importante para el Plan Colombia. Quién sea comandante de Tres Esquinas tiene que tener la confianza de los norteamericanos.

Aquí los funcionarios de los Estados Unidos no han vacilado en venir a poner quejas de un general. Y cuando han sido fundadas, yo he procedido. Cuando han sido infundadas, discuto. Nunca, nunca han dicho nada contra el General Montoya. La impresión que he tenido es que siempre le han tenido gran confianza.

Creo que todo esto habrá que repetirlo en Estados Unidos.

Yo agradezco mucho la presencia de ustedes, y muchos de ustedes son unos periodistas críticos del Gobierno. Yo creo que se han sentido respetados. Lo único que me preocupa es el tiempo. Lo único que les pedí como condición para esta entrevista es que nos refiriéramos a las acusaciones concretas que le han hecho al Presidente de la República y a la familia Uribe Vélez.

Pregunta Néstor Morales: Presidente, sobre eso quiero preguntarle: usted ha dicho que puede reconocer errores pero no reconoce delitos. En el tema del paramilitarismo y la relación con la política, ¿cuáles son los errores, Presidente, que usted finalmente va a reconocer?

Presidente de la República: Néstor, usted hizo periodismo crítico durante todo mi ejercicio de la Gobernación de Antioquia. Si alguien ha conocido mi trayectoria política, desde un ángulo crítico, ha sido usted.

Néstor Morales: Pero le hablo de la parapolítica de hoy, no estoy hablando de su Gobernación de Antioquia. Le hablo del Director del DAS, le hablo de los parlamentarios que están en la cárcel.

Presidente de la República: No, Néstor, mira, quita al director del DAS, ojalá él pueda aclarar todo, yo todavía confío que lo pueda aclarar. Mira lo de los parlamentarios: la mayoría son hechos anteriores a mi Gobierno.

Néstor Morales: ¿En ese tema usted no está dispuesto a conceder ningún error, Presidente?

Presidente de la República: Hombre, dime alguno, dime alguno.

Néstor Morales: Presidente, usted tenía un director del DAS que está muy fuertemente cuestionado, el Director del Inco, los parlamentarios que participaron en su Gobierno, Presidente.

Presidente de la República: Vamos por parte. Los parlamentarios: la inmensa mayoría de esos hechos son anteriores a mi Gobierno. La inmensa mayoría de ellos no me apoyaron en el 2002. Yo llegué prácticamente a la Presidencia de la República sin apoyo parlamentario. Esos hechos se están judicializando ahora, gracias a la política de Seguridad Democrática de este Gobierno.

Es que el computador de Jorge 40 lo encontraron las Fuerzas Militares y de Policía, persiguiendo a un señor que había salido de Ralito, y que el Gobierno dio la orden de que había que perseguirlo. ¿Cuándo nos ha temblado la mano para perseguirlos? Entonces el Gobierno, mira, Néstor, el Gobierno que desmontado el paramilitarismo, se le va a exigir que sea el que reconozca errores de parapolítica? Obras son amores y no buenas razones.

Secretario de Prensa, César Mauricio Velásquez: Muy bien, señor Presidente, si usted lo desea concluimos ya, agradeciendo a los televidentes.

Presidente de la República: Porque hay que salir para los Estados Unidos a las 5 y media de la mañana, y vamos con paciencia a dar todas las explicaciones que haya que dar.

Secretario de Prensa: Presidente, muchas gracias, muchas gracias a todos ustedes.

Presidente de la República: Ofrezco excusas a mis compatriotas por haberlos privado de buenos programas de televisión esta noche para este tema, pero lo que supe hoy de los Estados Unidos me obligó a hacerlo por el interés superior del país. Buenas noches, compatriotas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.