Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2004/12/19 00:00

Lo que pasa y lo que viene

Este año se hundieron proyectos clave como la reforma tributaria. Otros quedaron en la cuerda floja y unos más deben ser aprobados sin falta el próximo año. SEMANA.COM le explica cuáles son.

Estos son los proyectos que están a punto de hundirse en esta legislatura:

· La reforma pensional, que desde la posesión del presiente Álvaro Uribe Vélez ha sido presentada como uno de los proyectos prioritarios de esta administración, está en cuidados intensivos. Por tratarse de una reforma constitucional, en caso de no aprobarse en cuarto debate antes de terminar este período legislativo, se hundiría definitivamente.

· Ley 80 de 1993 está en peligro de no sobrevivir

· La ley de Contratación Administrativa, que ya se hundió en una ocasión en la pasada legislatura.

· La llamada Ley Antitrámites, el Código Electoral, la Reforma a la Ley 100 y el nuevo Código del Menor, que libran una dura batalla para sobrevivir.

Estos son los proyectos que se hundieron:

· Estatuto de la Oposición, que lamentablemente se hundió ante la indiferencia del uribismo

· La Ley de Bancadas, que no ha logrado salir airosa, a pesar de su relevancia para dar cumplimiento a lo estipulado en la Reforma Política aprobada hace algo más que un año.

· Las reformas a la Justicia y a la Ley 100, que no han logrado hacer tránsito exitoso a pesar de los innumerables anuncios de que se les va a dar prelación.

En el período que comienza el 16 de marzo de 2005, el Congreso deberá acometer con todo el rigor, la dedicación y el compromiso las urgentes reformas requeridas para ofrecerles a todos los ciudadanos las garantías para elegir y ser elegido en condiciones de equidad, equilibrio y transparencia. Esto implica darles trámite a los siguientes proyectos:

· El que reglamentan la reforma política de 2003 que están pendientes de aprobación, entre los que se encuentran los relacionados con el régimen de financiación de campañas, la actuación en bancadas de los miembros de las corporaciones públicas y el Estatuto de la Oposición.

· El Congreso tendrá la enorme responsabilidad de preparar, estudiar y aprobar un proyecto de Ley Estatutaria que regule, entre otros temas, las garantías a la oposición, participación en política de servidores públicos, derecho al acceso equitativo a los medios de comunicación que hagan uso del espectro electromagnético, financiación estatal de las campañas presidenciales, derecho de réplica en condiciones de equidad cuando el Presidente de la República sea candidato y normas sobre inhabilidades para candidatos a la Presidencia de la República.

· La Ley de Verdad, Justicia y Reparación es otra de las prioridades del Congreso de la República. No es conveniente que el proceso de desmovilización de las llamadas autodefensas continúe avanzando sin un marco legal que establezca de manera clara y precisa las reglas de juego. Por la trascendencia de este tema y sus profundas implicaciones políticas, sociales y jurídicas, no es conveniente que se actúe sobre la base de hechos cumplidos y frente a los cuales es muy difícil dar marcha atrás. Todos los actores y sectores involucrados deberían saber a qué atenerse, y cuáles son los costos y beneficios de sus actuaciones.

El éxito o fracaso de todos estos proyectos depende del Congreso, pero también del gobierno. Antes que atiborrar la agenda legislativa de centenares de proyectos, muchos de ellos intrascendentes, se debe construir una agenda de prioridades para concentrar en ella todos los esfuerzos y garantizar que se cumpla. Las reformas mencionadas no dan espera.

*Programa del departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de los Andes. En la elaboración de este informe participaron Elisabeth Ungar -Directora-, Ana María Palau, Andrea Rey, Juan Felipe Cardona -investigadores- y Melisa Pérez -asistente de investigación-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.