Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/5/2008 12:00:00 AM

Los demócratas Hillary Clinton y Barack Obama, casi igualados en este ‘Supermartes’

En el bando republicano, todo apunta a que John McCain le sacará una ventaja a Mitt Romney en esta fecha en la que hay ‘caucus’ y primarias en 24 estados de los 50 estados de Estados Unidos. Aquí están las claves de este ‘Supermartes’, día decisivo en la selección de los candidatos para los comicios presidenciales de noviembre.

Estados Unidos se despertó este martes con la respiración contenida. Desde las seis y media de la mañana, y hasta bien entrada la noche, medio país celebrará una serie de ‘caucus’ y elecciones primarias para que tanto demócratas como republicanos escojan los candidatos a los comicios presidenciales de noviembre.

Se trata de una fecha decisiva en la carrera hacia la Casa Blanca. En el bando demócrata, la pelea es a muerte: Hillary Clinton encabeza los sondeos de opinión, pero Barack Obama le respira en la nuca. En la orilla republicana, la expectativa crece: John McCain comanda las encuestas, pero Mitt Romney se niega en redondo a tirar la toalla.

Lo que se celebra hoy es el llamado ‘Supermartes’, término acuñado en 1984 cuando hubo tres primarias en gres martes. Pero el de este año no es un ‘Supermartes’ cualquiera. La razón es simple: jamás en la historia de los Estados Unidos se había convocado a tantos votantes para unos comicios primarios. La cita con las urnas se lleva a cabo hoy en 24 de los 50 estados del país.

Los demócratas saldrán a votar en Alabama y Alaska, Arizona y Arkansas, California y Colorado, Connecticut y Delaware, Georgia, Idaho, Illinois, Kansas y Massachusetts. También lo harán en Minnesota, Missouri, Nueva Jersey, Nuevo México y Nueva York, así como en Dakota del Norte, Oklahoma, Tennessee y Utah. Los republicanos votarán en los mismos estados salvo en Idaho y Kansas, y lo harán en dos más: Montana y West Virginia.

Los ciudadanos darán hoy su voto por los delegados que cada estado debe enviar a las convenciones nacionales de los partidos demócrata y republicano, de las que saldrán los candidatos a las elecciones del 6 de noviembre. La convención demócrata se celebrará ente el 25 y el 28 de agosto en Denver (Colorado) y la convención republicana entre el 1 y el 4 de septiembre en St.Paul (Minnesota). Un total de 4.049 delegados tomarán parte en la primera, mientras que 2.380 lo harán en la segunda. Eso significa que para convertirse en candidato demócrata se requieren 2.025 delegados, y que para hacerse con la candidatura republicana se necesitan 1.191.

La importancia de este ‘Supermartes’ reside precisamente en la gran cantidad de delegados en juego. En la orilla demócrata hay 2.064, y en la republicana 1.081. Pero cada partido se rige de forma distinta. En el caso demócrata se cuenta el porcentaje que obtiene cada candidato en un Estado. No es igual en las toldas republicanas, donde el vencedor en un Estado, así sea por un uno por ciento, se anota la totalidad de los delegados en disputa en ese territorio. “Esto podría darle una victoria a John McCain, senador de Arizona, sobre el ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney, esta misma noche”, le indicó a SEMANA la politóloga Anne Marie Camissa, profesora de St. Anselm College de New Hampshire.

Hoy, los candidatos se desviven por ganar los estados claves. California, por su población, es el más importante. Allí se elegirán 441 delegados demócratas y 173 republicanos. “Hay que prestarle mucha atención a California. La mayoría de las encuestas mostraban a Hillary arriba pero ha perdido puntos frente a Obama en los últimos ocho días”, indicó hoy el periodista Dan Balz en ‘The Washington Post’. En efecto, el sondeo de Real Clear Politics publicado ayer le daba un 41 por ciento a la ex primera dama y un 40 por ciento al senador de Illinois.

New Jersey también cuenta mucho para los demócratas. Con 127 delegados, Hillary alcanza el 47 por ciento en los sondeos, y Obama el 40. Algo similar ocurre en Missouri, con 88 delegados, y en Connecticut, con 60. Todo indica que Massachusetts, a pesar del apoyo a Obama por parte de los senadores Edward Kennedy y John Kerry, así como del gobernador Deval Patrick, se inclinará a favor de la señora Clinton y le entregará una buena tajada de los 120 delegados, lo mismo que Nueva York con sus 281. En cambio, Illinois, la tierra de Obama, le será leal a su senador. Hay 185 delegados en juego.

En medio de este baile de reglas matemáticas que casi nadie entiende, dos encuestas a nivel nacional dan un empate entre Hillary Clinton y Barack Obama o le conceden una pequeña ventaja a la senadora. El sondeo de ‘The New York Times’ sostiene que ambos rozan el 41 por ciento, pero el de la CNN le concede a ella el 49 por ciento, tres puntos por encima del senador afroamericano.

Los candidatos siguen haciendo campaña a un ritmo frenético y gastando dinero a manos llenas. Un estudio de la Universidad de Wisconsin sostiene que ambos partidos desembolsaron el año pasado más de 490 millones de dólares. El diario ‘The Boston Globe’ señaló que a mediados de 2007, McCain, ahora de 71 años, tuvo que pedir un préstamo para evitar la quiebra y debió garantizarlo con un seguro de vida. Y el periódico londinense ‘The Guardian’ cuenta que Obama recibió el mes pasado 32 millones de dólares en donaciones y que llegó a pagar 250.000 dólares por un aviso este lunes durante la transmisión televisada del ‘Superbowl’, la final del fútbol americano en la que los Gigantes de Nueva York derrotaron a los Patriotas de Nueva Inglaterra en los últimos dos minutos. Una gesta que Obama espera igualar frente a Hillary Clinton cuando se ponga el sol esta tarde en California.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.