Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/5/2007 12:00:00 AM

Los extremos cambios climáticos en la Sabana de Bogotá acaban con valiosos cultivos

Devisab es el consorcio vial encargado de conectar la capital del país con los municipios aledaños a través de la carretera Chía-Mosquera-Girardot y Ramal a Soacha. Luisa Fernanda Reyes, gerente del consorcio, da cuenta de su impacto para el departamento.

SEMANA: ¿Cómo nació Devisab?

LUISA FERNANDA REYES: En 1996 la Gobernación de Cundinamarca abrió la licitación SOP-02-96 con el fin de mantener la vía Chía-Girardot en condiciones adecuadas y proporcionar a los usuarios el mejor servicio, con los mejores recursos humanos, tecnológicos y técnicos. Cinco firmas colombianas de ingeniería se presentaron a la convocatoria: Mario Huertas Cotes (MHC), Pavimentos Colombia Ltda, CONCAY Ltda., ICEIN Ltda. y Aguilar y Cía. Ltda. Estas empresas se asociaron y conformaron el Consorcio Concesionaria del Desarrollo Vial de la Sabana (Devisab), la compañía que se dedicaría a operar este importante corredor vial del país. Este grupo de expertos se hace cargo de realizar los estudios, los diseños definitivos y las obras de rehabilitación, reconstrucción, mantenimiento y operación de los tramos de carretera: Chía-Mosquera-Girardot y Ramal a Soacha en el departamento de Cundinamarca.

SEMANA: Tiene usted una gran responsabilidad como gerente de ese consorcio...

L.F.R.: Sí, para mí es un orgullo liderar, desde hace cuatro años, la gestión estratégica del Consorcio Devisab, con el acompañamiento de un excelente equipo humano, con quienes coordinamos las diferentes actividades necesarias para así asegurar el cumplimiento del contrato de concesión y la continuidad y sustentabilidad de los diferentes proyectos que lo componen.

SEMANA: ¿Qué alcance tiene el proyecto Devisab?

L.F.R.: Desde el alcance inicial el Consorcio Devisab tiene a cargo los estudios, diseños definitivos, reconstrucción y rehabilitación vial, construcción de intersecciones y puentes peatonales en los pasos urbanos, mantenimiento y operación de los 159 kilómetros de la carretera Chía,Cota, Funza, Mosquera, La Mesa, Anapoima, Apulo, Tocaima,Girardot y Ramal al municipio de Soacha.

SEMANA: Pero además se hizo una adición

a esto en 2010...

L.F.R.: En efecto, con ella se incluyen ocho tramos equivalentes a 147 kilómetros de vías regionales que conectan los municipios adyacentes al corredor principal. Mediante dicha adición se terminó y puso en servicio el puente Antonio Nariño sobre el río Bogotá, que ha sido fundamental para la conexión de Tocaima, Agua de Dios y Ricaurte; se finalizó la glorieta Chilacos, en Chía; y se llevaron a cabo las rehabilitaciones de las vías San Antonio del Tequendama, Puerto Araújo, Tena y La Gran Vía, entre otras.

SEMANA: ¿Cuántos empleos generan

estos proyectos?

L.F.R.: Más de 1.000 empleos, entre directos e indirectos, con los que se ha beneficiado la población de influencia de los municipios aledaños de la región, enmarcando su personal en los lineamientos de la responsabilidad y el compromiso para cumplir satisfactoriamente con las metas propuestas.

SEMANA: A nivel empresarial, ¿hay lugar para crecer en las concesiones viales?

L.F.R.: Desde el punto de vista del empresario y su empresa, sí hay crecimiento. El desarrollo de este tipo de proyectos brinda oportunidades para que haya una excelente ejecución, una puesta en marcha de obras de infraestructura de calidad, y buenos niveles de ingeniería que, finalmente, le sirvan a la comunidad. Ese es el caso del proyecto que tenemos a cargo.

SEMANA: ¿En qué estado se encuentra la infraestructura vial en Cundinamarca?

L.F.R.: Aquí deben considerarse varios puntos. A nosotros, en particular, nos impacta de manera considerable el hecho de que muchos habitantes de Bogotá hayan elegido radicarse en los municipios aledaños a la capital. Actualmente, los carriles que el proyecto puede poner al servicio son insuficientes frente al alto flujo vehicular que llega al proyecto. La falta de conectividad de las poblaciones y veredas hacia las vías principales, entre otros inconvenientes, nos permiten concluir que aún hay mucho por desarrollar en la infraestructura vial de Cundinamarca en pro del desarrollo social y económico de la región.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.