05 febrero 2007

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

Los extremos cambios climáticos en la Sabana de Bogotá acaban con valiosos cultivos

Por Juan Esteban Mejía Upegui

ECONOMÍADurante el día, se han registrado temperaturas que llegan hasta los 25 grados centígrados. Pero en la madrugada, ha bajado hasta los menos 10. Ya se empiezan a ver las consecuencias de dichos extremos climáticos en la zona. Los floricultores temen por la inminencia del Día de San Valentín

Los extremos cambios climáticos en la Sabana de Bogotá acaban con valiosos cultivos. De acuerdo con el Ministerio de Agricultura, han resultado afectadas 96 mil hectáreas en la Sabana de Bogotá. Las heladas provocaron daños, principalmente, en los cultivos de repollo, coliflor, lechuga, acelga y espinacas. y, lo peor, en las flores.

De acuerdo con el Ministerio de Agricultura, han resultado afectadas 96 mil hectáreas en la Sabana de Bogotá. Las heladas provocaron daños, principalmente, en los cultivos de repollo, coliflor, lechuga, acelga y espinacas. y, lo peor, en las flores.

El próximo 14 de febrero, Día de San Valentín, será una fecha negra. En el popular día de los enamorados estará escaso el tradicional colorido de las flores. La razón es que el clima de La Sabana de Bogotá está haciendo de las suyas. Desde el pasado viernes, las madrugadas registran temperaturas tan
bajas, que llegan hasta menos 10 grados centígrados.

Ya van cuatro amaneceres seguidos con heladas que han puesto en aprietos a los cultivadores de flores de la región. Por esta época, ellos preparan grandes pedidos para exportar con motivo del Día de San Valentín. Pero esta vez será difícil cumplir con lo negociado.

De acuerdo con los reportes del Ministerio de Agricultura, 25 de cada 100 flores que se iban a exportar se han perdido como consecuencia de las heladas. Esos daños se han producido a lo largo de La Sabana, justo cuando se paga el mejor precio por las flores colombianas.

Según explica Augusto Solano, presidente de Asocolflores, el día de San Valentín es de suma importancia para su gremio porque en una sola fecha se vende el 15 por ciento de las exportaciones anuales.

“Por esta época, exportamos 35 mil toneladas de flores, que es una suma muy significativa si se tiene en cuenta que al año vendemos hacia el exterior 220.000 toneladas”, comenta.

Lo que les ha ocurrido a las flores durante las recientes madrugadas es que se queman y se mueren por el frío. Pero la preocupación no es sólo por las que ya se habían cosechado, sino por las que apenas están naciendo.

“La situación es que estamos perdiendo con las flores que ya están listas para vender, pero también se están dañando los botones de las futuras cosechas. Eso quiere decir que vendrán nuevas pérdidas más adelante”, explica Solano, aunque, por ahora, no se sabe con exactitud cuán afectados están los floricultores.

A pesar de que cada año se presentan heladas en la región, esta los cogió por sorpresa. “No pensamos que fuera a durar tantos días –cuenta Solano- ni que fuera a llegar a tan bajas temperaturas”.

Para él, las presentes heladas son atípicas. Aunque su organización cuenta con facilidades para prever estas bajas temperaturas y para alertar a los floricultores, esta vez fue difícil salvar la totalidad de las flores. La razón es que esas temperaturas tan bajas no se pueden contrarrestar con los métodos que suelen usar.

Frío arrasador

Pero fuera de éstas, otros productos se han visto afectados por la misma causa. De acuerdo con el Ministerio de Agricultura, han resultado afectadas 96 mil hectáreas en la Sabana de Bogotá. Las heladas provocaron daños, principalmente, en los cultivos de repollo, coliflor, lechuga, acelga y espinacas.

“En estas hortalizas, se quemaron algunas hojas, pero se pueden retirar y el resto queda apto para el consumo”, explica el reporte del Ministerio, y señala que, para que los productos vuelvan a estar en su estado normal, se necesitan al menos 100 días. Para mitigar esos daños, se destinaron 20 mil millones de pesos.

En el mercado, ya se empezaron a notar algunas consecuencias. Así, en Corabastos ya se observan alzas en algunos de estos productos. Por ejemplo, 50 kilos de repollo pasaron de valer 7.000 pesos a costar 10.000. La lechuga aumento de 6.000 a 8.000 pesos el paquete de seis kilos y la unidad de cuatro kilogramos de espinaca pasó de 10.000 a 12.000 pesos.

Entre heladas y calor

Todas esas consecuencias se deben a que el clima en la Sabana de Bogotá ha sufrido severos cambios en los últimos días. Para Humberto Gonzáles, jefe de Pronósticos y Alertas del Ideam, la situación viene irregular desde finales del año pasado. “Lo normal en esta región es que durante la última semana de diciembre y la primera de enero se presenten heladas al amanecer, entre la 1:00 y las 7:00 de la mañana”, dice. Pero esta vez no fue así. Las habituales mañanas de frío intenso no llegaron en su momento, sino que se retrasaron sin saberse por qué.

A eso se suma que el Fenómeno del Niño pasó por el Pacífico y dejó un rastro de calor que aún no se ha desvanecido. Esto ha hecho que desde el pasado 29 de enero los días de la capital sean más calientes de lo normal “y lo más extraño de todo es que dejó de llover totalmente y no tenemos nada de humedad”, explica el funcionario.

“Desde esa fecha, hemos tenido días de hasta 22 grados centígrados en Bogotá, cuando lo normal es que la temperatura suba máximo a 19 grados”, aclara González. Y dice que en Subachoque, Tabio, Tenjo y Zipaquirá, el calor ha llegado hasta los 25 grados centígrados, cuando lo normal es que rodeen los 20 grados.

Las secuelas del verano se hacen cada vez más notorias. Hasta ahora, el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial tiene el registro de grandes incendios en los municipios de Cota, La Calera, Guasca y Sisga. Aún no se tiene el balance oficial de las pérdidas

Aunque suene ilógico, esa oleada de calor es la causante de las heladas mañaneras que se vienen presentando desde el pasado viernes. Por estos días, las temperaturas entre la 1:00 y 7:00 de la mañana han bajado hasta menos 9 grados centígrados, según los reportes del Ideam.

Tal situación se da porque calor del día hace que haya poca humedad y que no se formen nubes. Éstas, en la noche, actúan como un tapón que evita que el aire que se ha calentado durante el día, se pierda. Actualmente, como no hay nubes, el aire caliente se va y entra el frío en la madrugada.

Por eso, en temporadas de calor son normales las heladas. “Lo preocupante es cuando se presentan por más de tres días seguidos, y la madrugada de hoy es la cuarta”, comenta el funcionario. El caso empieza a preocupar, sobre todo, por los daños que causa en el sector agrícola y agropecuario, donde pueden darse pérdidas de cosechas o de vidas de animales.

Sin embargo, este clima se mantendrá. De acuerdo con los diagnósticos, el Ideam prevé que este período de sequía irá hasta marzo, aunque no desestima que llueva con granizo. Lo cierto es que la temporada de lluvias no llegará sino hasta abril, como suele suceder.

Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad