Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2006/11/23 00:00

Los paramilitares proponen una Comisión Civil de la Verdad para sacar a la luz todas sus acciones

Todos los comandantes de este grupo armado firmaron una carta pública desde el centro de reclusión de La Ceja en el que ratifican su propósito de contar toda la verdad. Hacen un llamado a los empresarios, políticos y miembros de la Fuerza Pública que los acompañaron en sus acciones para que sigan su ejemplo.

Salvatore Mancuso y Jorge 40.

En medio de la más grave crisis política de los últimos años por revelaciones de los fuertes vínculos entre grupos paramilitares y dirigentes políticos, toda la cúpula de las antiguas Autodefensas Unidas de Colombia ratificaron, en la mañana de este jueves, su propósito irrevocable de contar toda la verdad de sus acciones como “salvaguardia para impedir en el futuro, la repetición azarosa de hechos de violencia”.

Los desmovilizados comandantes –entre ellos Jorge 40, Salvatore Mancuso, Carlos Mario Jiménez, Iván Roberto Duque, Hernán Giraldo– firmaron una carta en la que le informan al país que le dirán toda la verdad de sus actividades de los últimos años y que convirtieron al país en un baño de sangre, en el que la mayor parte de las víctimas son miembros de la población civil.
 
Dicen los paramilitares que tomaron esta decisión por varias razones. Entre ellas las jurídicas ya que se comprometen a aceptar que el fundamento esencial de la Ley de Justicia y Paz reside en la confesión de la verdad de “todo lo acontecido en la reciente historia de nuestra tragedia nacional”. Hecho que fue ratificado por la “Honorable Corte Constitucional en reciente sentencia”.
 
Según su interpretación, en la medida en que ellos revelen toda la verdad se “fortalecerá la democracia, la reconciliación nacional y el perdón”. Por eso, hacen un llamado a lo que ellos llaman sus “impulsores, colaboradores y beneficiarios directos”. Entre ellos llaman a los “empresarios, industriales, dirigentes políticos y gremiales, funcionarios, líderes regionales y locales, miembros de la Fuerza Pública, entre otros”.
 
Sin dar nombres concretos les piden que los acompañen en este propósito “sin aprehensión ni temor”. “Nuestra convocatoria es para que conjuntamente con nosotros, le demos la cara al país, que reclama saber la verdad de lo sucedido en esta aciaga etapa de la historia de Colombia”.

Dicen los paras en su carta que “es la hora de comenzar a restañar heridas y pedir perdón a partir del principio reparador de la verdad”.

Por eso, plantean la constitución de una Comisión Civil de la Verdad “con las más altas credenciales ciudadanas, éticas y académicas, que nos brinde todas las garantías y seguridades para que nuestros testimonios sean recibidos de manera transparente y pública”.

La carta de los comandantes desmovilizados fue escrita en momentos en que en el país hay un escándalo por el maridaje entre los paras y sectores de la clase política. Una de las consecuencias del hecho es la afirmación de muchos sectores de la sociedad en el sentido de que llegó la hora de decirle la verdad al país.
 El viernes de la semana pasada, por ejemplo, el presidente Álvaro Uribe les exigió a los congresistas que han sido mencionados que acudan a las estancias judiciales para decir toda la verdad y él mismo Jefe del Estado le hizo un llamado a todos los paramilitares para que si alguno tiene cualquier información que pudiera involucrarlo que lo haga en el acto.

Igualmente, en las últimas horas la canciller María Consuelo Araújo –hermana del senador Álvaro Araújo que ha sido mencionado en el caso– dijo que ella también pide que se haga claridad sobre todos los hechos incluso los de su propia familia.

Entre tanto, en la Corte acude por tercer día consecutivo el testigo Rafael García, quien ha sido ficha clave para desenmascarar la infiltración de los paras en las agencias de seguridad del Estado y en los procesos electorales- con el mensaje de que va a decir toda la verdad. Es decir, el país en los próximos días conocerá más historias que probablemente lo llenarán de horror pero que es la mejor forma de sanar de una vez por todas las heridas que ha dejado el conflicto armado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.