Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/3/2008 12:00:00 AM

Los principales partidos políticos rodean a Uribe

Ante la crisis diplomática los partidos políticos respaldan y exigen respeto al presidente Álvaro Uribe.

El liberalismo

El director del Partido liberal, el ex presidente César Gaviria Trujillo, por un lado le pidió “comprensión” al gobierno de Ecuador para entender la situación que atraviesa Colombia al “enfrentar una guerrilla terrorista narcotraficante y de una crueldad inaudita”. También reconoció que el gobierno de Ecuador está en su derecho de hacer respetar su soberanía y de impedir que el conflicto colombiano se extienda a los demás países.

Gaviria pidió respeto por el Presidente colombiano aludiendo a las recientes declaraciones de Hugo Chávez quien llamó a Uribe “mafioso”, “paramilitar”, “narcotraficante” y “asesino”, entre otros apelativos. “ En nombre de su partido, Gaviria dijo extrañado: “No alcanzamos a entender cómo las acciones de nuestro gobierno y de las Fuerzas Armadas, pueden ser interpretadas como un acto de agresión contra Venezuela”. Además expresó su preocupación por la posibilidad de un enfrentamiento militar y pidió a la comunidad internacional que actuara para evitar el deterioro de una relación tradicionalmente amistosa.

Polo Democrático

El presidente del Polo Democrático Alternativo, Carlos Gaviria Díaz, también se sumó a la petición de respeto hacia Uribe. Gaviria Díaz dijo que un Presidente elegido por los colombianos “no puede ser tratado de una manera tan irrespetuosa por jefes de estado de países extranjeros y mucho menos vecinos”. A la vez le pidió a Chávez que “se serene y que recapacite”, que admiraba su gestión con relación a la liberación de los secuestrados, pero que justamente para que siguiera siendo útil en el proceso conflictivo de Colombia “sería altamente deseable que asumiera actitudes más mesuradas”.

En un comunicado de cinco puntos este partido político expresó su preocupación por la escalada de acontecimientos que agudizan la crisis con los países vecinos, llamó a la solución pacífica de la crisis y también cuestionó la “actuación de extraterritorialidad de las Fuerzas Armadas Colombianas” por su violación a los derechos de los países vecinos.

Partido Conservador

Ante la actitud de los gobiernos de Venezuela y Ecuador, Efraín Cepeda Sarabia pidió al gobierno que se formulara un acuerdo “contra el terrorismo y toda forma de violencia”. Su petición fue contemplada en un comunicado de 4 puntos en el cual calificó las actuaciones de Quito y Caracas como “desproporcionadas” que “ en lugar de solidarizarse con la lucha del sufrido pueblo colombiano contra el terrorismo, anuncian acciones poco amistosas frente a nuestro país”.

Cepeda reiteró su apoyo “indeclinable” a la política de Seguridad Democrática de Uribe y se unió a la expresión de quienes solicitan la participación internacional para evaluar la forma en que los países vecinos aplican los tratados de cooperación en contra del terrorismo.

Coalición uribista

Martha Lucía Ramírez, ex Ministra de Defensa y actual senadora de la coalición uribista calificó de “gravísima” la actuación de Chávez. Sin embargo, adujo que su reacción se debía a la crisis interna que vive su país, en consonancia con la hipótesis de que la salida de Chávez intenta llamar a la unidad nacional de Venezuela debido a la baja popularidad a la que se ha hecho merecedor por los recientes escándalos por desabastecimiento y corrupción del chavismo.

“Es una declaración gravísima, aunque sabemos que el presidente Hugo Chávez intenta desviar la atención buscando peleas en el exterior para acallar los reclamos que le hacen en su país por el desabastecimiento y la corrupción”, dijo Ramírez.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.