Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/26/2006 12:00:00 AM

Los secretos de Virginia Vallejo

La declaración grabada de Virginia Vallejo no sólo afectó a Alberto Santofimio. También salpicó a Ernesto Samper, al ex presidente Alfonso López Michelsen, a Edgar Artunduaga y hasta al M-19. Semana.com analiza su testimonio.

El anunciado video con la confesión de la ex presentadora Virginia Vallejo salpicó a varios dirigentes de la vida nacional por sus supuestas relaciones con Pablo Escobar hace más de 20 años. Aunque el testimonio de la diva fue promocionado como la gran revelación sobre los nexos entre los narcos y la política, lo que más impactó del mismo fue ver a Vallejo relatando en detalle los mismos hechos que le contó hace una semana al Nuevo Herald.

El punto central de su declaración es, sin lugar a dudas, la acusación contra el ex ministro Alberto Santofimio por el asesinato de Luis Carlos Galán. Pero también hay otras perlas. Del ex congresista Edgar Artunduaga dijo que ayudó a los narcos en una campaña de desprestigio contra el inmolado ex ministro de justicia Rodrigo Lara. De Ernesto Samper, que recibió dinero del cartel de Cali para la campaña reeleccionista de Alfonso López Michelsen, en 1982. Y del M-19, que tuvo la idea de la toma al Palacio de Justicia, pero que ésta fue capitalizada por los extraditables.

Semana.com analizó la confesión de la diva, que por ahora, no será tenida en cuenta por la justicia en el caso Galán.

1. Alberto Santofimio le dijo a Pablo Escobar que matara a Luis Carlos Galán: Virginia Vallejo asegura en su testimonio grabado que el ex ministro Alberto Santofimio le insistió al capo para que asesinara al dirigente liberal. Para demostrarlo, relata las conversaciones de tres reuniones en las que ella misma oyó a Santofimio presionar sobre el tema. En una de ellas el político tolimense le habría dicho a Escobar: “Pablo, es que Galán está cogiendo mucha fuerza, eso es lo único que me preocupa. Tú vas a tener que hacer algo. Si lo eligen, al otro día te extradita. Si lo eliminas, al otro día pones al país de rodillas”.
La versión de la ex presentadora coincide con la de Jhon Jairo Velásquez Vásquez, Popeye, principal testigo de cargos contra Santofimio, y con la del ex congresista Carlos Alberto Oviedo Alfaro. Todos dicen haber sido testigos de comentarios que Santofimio le habría hecho a Escobar sobre la necesidad de asesinar a Galán, pero ninguno ha esgrimido una prueba adicional para demostrarlo.

Para la familia Galán, el juez que lleva el caso debería haber incluido el testimonio de Vallejo en el proceso. Sin embargo, no quisieron hacer comentarios sobre el mismo hasta que se conozca el fallo sobre la supuesta vinculación de Santofimio en el crimen. “Reaccionaremos, por su puesto, como parte civil, en el momento en el que el juez dicte sentencia”, señaló el senador Juan Manuel Galán, hijo del inmolado dirigente.

Para la defensa de Santofimio la versión de Vallejo no merece credibilidad y es extemporánea. “Es una mentirosa irremediable, es una mitómana”, señaló el abogado Jorge Arenas.

2. Ernesto Samper recibió financiación de Escobar para la campaña de Alfonso López Michelsen, en 1982: Según Vallejo, el cartel de Medellín gastó “mucho dinero en las campañas presidenciales del ochenta y dos a Ernesto Samper (entonces jefe de debate de López), por ejemplo, para la campaña de López”.

Esta versión tampoco es nueva. Incluso coincide con la de Popeye, quien durante el juicio a Santofimio aseguró ante el juez que Escobar había financiado a López y a otros candidatos presidenciales de la época. Jaime Gaviria -primo hermano de Escobar -, también declaró ante la Fiscalía que Escobar había respaldado inicialmente a López Michelsen en la campaña para la reelección, pero que le retiró su respaldo y se lo dio a Belisario Betancur como muestra de su indignación porque López no le aceptó una invitación a la hacienda Nápoles, en 1982.

No obstante, el penalista Antonio José Cancino, abogado del ex presidente Ernesto Samper, dijo este miércoles que con la versión de Vallejo “se puede abrir una telenovela, pero no un proceso”. Para Cancino, entre Samper y Santofimio hubo una “mala cercanía” que se limitó exclusivamente a temas políticos.

3. La toma del Palacio de Justicia. Vallejo señaló que desea rendir declaración sobre la toma del Palacio de Justicia a manos del M-19, pero que no lo hará por ahora para no desviarse del caso Galán: “Eso es un capítulo aparte y el día que se llegue a abrir ese proceso, yo quisiera declarar una escena de la que fui testigo... Eso fue una cosa del M-19, en la que Santofimio no participó, pero Pablo capitalizó y terminó en una tragedia que ni el M-19 ni Pablo, ni nadie había visualizado que llegaría a tener esas dimensiones, pero con la que se pretendía arrodillar al Estado de Derecho”.

El tema es importante por cuanto el testimonio de Vallejo podría ayudar a esclarecer si hubo o no participación de la mafia en la toma guerrillera que terminó en el holocausto del Palacio de Justicia.
 
Pese a que han pasado 21 años desde esos horrendos hechos, las heridas no han sanado, al punto que ocasionaron hace menos de dos años una agria controversia cuando el presidente Álvaro Uribe acusó al M-19 de haberse aliado con los extraditables para llevar a cabo la toma. La supuesta alianza no ha sido probada judicialmente, pero personalidades como Enrique Parejo (ministro de Justicia de la administración Betancur) señalaron que “siempre quedó la duda”.

Ante el nuevo anuncio de Vallejo, algunos de los hijos de las víctimas del holocausto pidieron a la Fiscalía llamar a la ex presentadora para que rinda versión sobre el caso. “Que la señora Vallejo vaya a la Fiscalía y entregue todas las informaciones que dice tener”, pidió el ex ministro Carlos Medellín, hijo del ex magistrado del mismo nombre muerto durante la toma. En igual sentido se pronunció el constitucionalista Mauricio Gaona, hijo del magistrado Manuel Gaona Cruz, ponente de la exequibilidad de la extradición en esa época.

4. Edgar Artunduaga ayudó a los narcos para enlodar a Rodrigo Lara Bonilla: Esta afirmación estaba incluida en la entrevista que el Nuevo Herald publicó la semana pasada con la confesión de Vallejo. Según la diva, antes de que Escobar ordenara el asesinato del ex ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla, emprendió una campaña para desprestigiarlo. Con ese objetivo le entregó un video en el que supuestamente aparecía Lara agradeciendo al narcotraficante Evaristo Porras por haber financiado una de sus campañas al Senado. Vallejo asegura que se abstuvo de emitir el video en su programa de televisión porque la imagen no era nítida y que le dijo a Escobar que se consiguiera otro periodista que le hiciera ese favor. “Ellos se consiguieron a Edgar Artunduaga”, aseguró.

El capítulo de Evaristo Porras había sido relatado durante el juicio por Santofimio y Popeye como una trampa que los narcos le tendieron a Lara Bonilla y que durante algún tiempo ocasionó su distanciamiento de Luis Carlos Galán.

Artunduaga se defendió este miércoles de la acusación señalando que recibió el casete en el Congreso y no de manos de los narcos. Dice que lo publicó en el Espacio porque le pareció noticioso y que Vallejo pretende vengarse porque fue él quien la echó de la televisión cuando era director del noticiero Telediario, de propiedad del desaparecido periodista e historiador Arturo Avella.

El zar anticorrupción Rodrigo Lara Restrepo, hijo del desaparecido ex ministro, no se pronunció sobre Artunduaga , pero dijo que cree que ese tema lo tendrá que resolver el juez y que en todo caso "no tendría presentación" absolver a Santofimio, a quien pidió renunciar a la prescripción penal del caso por el asesinato de su padre, con el fin de que la justicia pueda investigar los nuevos hechos.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?