Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/20/2006 12:00:00 AM

Lucio, de vuelta al ruedo

Un año después de su destitución en Ecuador, Lucio Gutiérrez sueña con volver en octubre a la Presidencia. Alfredo Palacio, quien fue su vicepresidente y ahora sucesor, es reprobado.

“Volveré”. Con esta expresión lacónica el presidente ecuatoriano Lucio Gutiérrez abandonó el 20 de abril de 2005 el Palacio de Carondelet tras su destitución por el Parlamento, que lo acusó de abandonar el cargo. Ahora, un año después de su dramático adiós, el coronel está cumpliendo su promesa. Se encuentra en Quito adelantando una intensa campaña para volver a la presidencia.

Las elecciones generales serán el próximo 15 de octubre y aunque hay poco tiempo el ‘loco’, como algunos le llaman, tiene dos aliados a su favor.

En primer lugar, las encuestas. Según los últimos sondeos, Gutiérrez tiene un 41% de intención de voto. Esto se explica en que para muchos su destitución fue un error. Además, al regresar de su periplo y someterse a la justicia representó un papel de víctima muy bien visto por sus fieles seguidores. En la carrera presidencial, sólo León Roldós un abogado de 42 años descendiente de una familia de amplia tradición política supera en intención de voto a Gutiérrez con un 43%.

En segundo lugar, un año después de su precipitada salida, Ecuador sigue padeciendo las mismas dificultades de aquel entonces, razón por la cual se podría decir que el problema no era Gutiérrez, como han dicho varios columnistas en las últimas semanas.

En contra del regreso del coronel pesa un factor clave: la Constitución. Según la Carta Magna, no hay reelección inmediata para el siguiente período gubernamental.

Sin embargo, Gutiérrez, que desde finales de los años noventa —cuando inició su actividad política— es un viejo zorro para estos retos, ya ha dicho ante los medios: “Entre mi período y el que viene estuvo un presidente llamado Alfredo Palacio”.

Habrá que ver qué definen los tribunales con un debate que no sólo es jurídico, sino que implica el deseo de miles de ecuatorianos que quieren ver nuevamente a Gutiérrez en la Presidencia.
También está lo que ocurra con los otros siete candidatos que aspiran gobernar Ecuador y que han utilizado como consignas ataques directos contra el ex gobernante quiteño.

La historia ecuatoriana en la última década ha estado ligada estrechamente al ‘loco’ como miembro del Ejército que luchó en la guerra contra Perú, como líder de la rebelión contra Jamil Mahuad en 2000, como candidato, Presidente, fugitivo, preso y ahora nuevamente como aspirante presidencial.

Muchas veces la historia se repite. ¿Ocurrirá lo mismo con Gutiérrez?

El mal año de Palacio

Perdió el año. Ese podría ser el balance de los primeros 12 meses de gobierno para el presidente Alfredo Palacio quién asumió el poder tras la destitución de Gutiérrez. Según los resultados de la encuesta realizada por Cedatos/Gallup International realizada a principios de este mes, el 82% de los ciudadanos consideran que no valió la pena el cambio de gobierno.

Según la consulta, el 62% de la población opinó que el país está peor que antes del cambio de gobierno, y sólo 7% sostiene que está mejor.

Factores como la inestabilidad institucional, la incierta negociación del TLC con Estados Unidos, calificada por algunos sectores como desigual para los intereses de Ecuador, las repetidas protestas sociales exigiendo una reforma a la Ley de Hidrocarburos para definir el reparto de beneficios entre el Estado y las petroleras, y los precarios índices macroeconómicos que muestran la difícil situación de la mayoría de los ciudadanos explicarían las malas calificaciones.

Palacio tiene apenas ocho meses antes de entregar su gobierno para mejorar los pobres resultados. Nadie se atreve a predecir si podrá lograrlo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.