Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2005/03/06 00:00

Mala leche

La detención del ex gerente de Coolechera y de nueve personas más acusadas de paramilitarismo, busca esclarecer una ola de crímenes ocurridos en Barranquilla en los últimos dos años.

Un reciente operativo de la Fiscalía en Barranquilla ha causado conmoción en la ciudad. El asunto tomó especial relevancia en la sociedad costeña cuando se supo que uno de los diez detenidos era Manuel Combariza, ex gerente de una de las más reconocidas cooperativas lecheras de la Costa, Coolechera, acusado de tener nexos con grupos ilegales de autodefensa.

Esta empresa tiene más de 70 años de fundada y cerca de 800 socios entre los que se encuentran reconocidos ganaderos de la región, y es líder en el procesamiento y distribución de productos lácteos en la zona. Combariza fue su gerente desde octubre de 2002, cuando fue nombrado pocos días después del asesinato del presidente del consejo de administración de la empresa, Gustavo de Silvestri, en un momento en el que nadie quería medírsele a este puesto. Renunció a finales del año pasado

Este no es el único hecho de sangre que ha teñido a esta empresa. En 2003, en menos de cuatro meses, asesinaron a un contratista y a un empleado de la empresa. Además en julio de ese año hubo un atentado contra el presidente del sindicato de Coolechera, Manuel Hoyos Montiel. Las autoridades aún no han descubierto los autores ni los móviles de estos crímenes, y tampoco saben si tienen relación entre sí. Sin embargo ganaderos socios de la cooperativa consultados por SEMANA, temen que esta situación sea el reflejo del avance de los grupos ilegales en la economía local.

Una de las cosas que ha llamado la atención es que en el grupo de personas capturadas junto a Combariza se encuentran también dos socios de la compañía de vigilancia privada Asis. Esta empresa en los últimos dos años le ha prestado el servicio de seguridad a Coolechera.

Entre los detenidos también está uno de sus supervisores de seguridad, John Freddy Rojas, quien había sido sindicado por el atentado contra Hoyos Montiel, y absuelto por un juez de Barranquilla el 4 de febrero de este año por falta de pruebas. Después de que el testigo que lo había señalado se retractó fue asesinado en circunstancias que aún investigan las autoridades. Dos de los funcionarios de la Fiscalía que tuvieron conocimiento de este caso fueron retirados de esta investigación y luego recibieron amenazas. Uno de ellos debió salir del país.

Para el sindicato los últimos acontecimientos revelan que "sucedieron ciertos hechos que no sabemos si fue amedrantamiento o coincidencia". El actual gerente de la Cooperativa, Eduardo Jubiz Hazbún, asegura que la detención de Combariza no tiene que ver con la empresa. "Estamos abiertos a colaborar con las autoridades, por eso le hemos colaborado a la Fiscalía con toda la documentación que requieren", dice.

La investigación está en pleno desarrollo, y aún no se conocen sus resultados. Pero los ganaderos de la Costa tienen la esperanza de que las autoridades logren esclarecer la serie de hechos de sangre que rondan a esa empresa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.