Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2006/04/25 00:00

Match point

Esta temporada el tenis masculino en el país tiene dos metas claras: regresar al Grupo I de la Copa Davis y ubicar un tenista entre los 100 mejores del mundo. Esta semana, el Bancolombia Open de tenis en Bogotá, permitirá ver qué tan posible es esto.

Alejandro Falla y Santago Giraldo son las cartas principales del equipo Colsánitas

Mientras que el tenis femenino, tras el retiro de Fabiola Zuluaga, parece haber encontrado una digna sucesora en Catalina Castaño, actual 38 del mundo y todavía con muchos años de competencia por delante, la representación masculina está buscando desde esta temporada grandes retos: volver al Grupo I de la Zona Americana de la Copa Davis y dejar por lo menos dos tenistas ad portas del codiciado grupo de los mejores 100 del mundo.

Así se lo ha propuesto el equipo de Colsánitas, el principal patrocinador del deporte blanco en Colombia. Las dos principales raquetas del país, Alejandro Falla (170 del mundo) y Santiago Giraldo (310), han sido inscritos durante esta temporada, principalmente, en torneos de 125 mil dólares que convocan jugadores ubicados muy por encima de los colombianos en el ranking, todo con el fin de sumar el máximo de puntos posibles, en caso de avanzar ronda tras ronda, pero también de obtener mayor experiencia al competir con deportistas de gran recorrido. Los resultados ya se han visto y, en el caso de Falla, después de comenzar el año en la posición 278, ya logró avanzar hasta el 170 luego del subcampeonato que obtuvo en México. Giraldo, con tan sólo 18 años, ha subido más de 400 posiciones en el escalafón mundial en menos de dos años, sin contar con el subcampeonato del USOpen que obtuvo en la categoría juvenil.

Pero sin duda lo más significativo ha sido el avance del equipo colombiano, que dirige Felipe Berón, en el que participan Falla y Giraldo y que lo complementan Carlos Salamanca y Pablo González, en el Grupo II de la Copa Davis. Bahamas, Uruguay y Paraguay ya fueron superados por la delegación nacional y en septiembre próximo, de vencer a República Dominicana, Colombia retornaría al Grupo I después de 6 años (en 2003, Colombia cayó al Grupo 3). Esta recuperación es el fruto de un trabajo que comenzó hace dos años bajo la dirección técnica de Miguel Tobón, y que ahora ha continuado Berón, también entrenador del grupo de Colsánitas.

Alejandro Falla, en 2004, estuvo muy cerca de ingresar al top 100 en una temporada exitosa que incluyó los títulos del Challenger de Bogotá, y el Challenger de Salinas, Ecuador, y un subtítulo en Hawai. El tenista alcanzó a ocupar la posición 116 antes de que sufriera una lesión de rodilla que lo alejó de las canchas durante más de 6 meses y que lo llevó a perder 300 posiciones en el escalafón. En esa temporada, después de jugar las rondas clasificatorias, consiguió ingresar al cuadro principal de Roland Garros y Wimbledom, donde cayó ante dos grandes respectivamente: David Nalbandián y Roger Federer (al argentino le ganó un set). El año pasado, en su reaparición, alcanzó los subcampeonatos en Binghamton, Estados Unidos, y en Pozoblanco, España. En ambos torneos se impuso ante varios jugadores top 100. Incluso, en Prostejov, República Checa, venció al local Jiri Novak (quien fue top 10).

Falla, a sus 22 años, aspira a terminar este año entre los 150 del mundo, muy cerca de los 100, para el próximo año sí entrar con pie firme en ese grupo. Giraldo, por su parte, está muy cerca de su primer objetivo: estar dentro de los mejores 300 del mundo (algo positivo si se tiene en cuenta la juventud del jugador). Es muy probable que superen estas metas antes de lo previsto. Si bien sus seguidores esperan resultados mucho más rápidos, la estrategia empleada por el equipo de Colsánitas los obliga a correr más riesgos a la hora de sumar puntos, pues por participar en torneos donde su necesita un alto ranking, muchas veces deben jugar la ronda clasificatoria antes de ingresar al cuadro principal. Esta ronda consiste en ganar tres partidos seguidos antes de jugar la primera ronda de estos torneos, algo nada fácil. De no conseguirlo, deben esperar una siguiente oportunidad en otro torneo pero de avanzar pueden acumular muchos puntos.

Carlos Salamanca, Robert Fhara, Santiago Villegas y Juan Sebastián Cabal, los jugadores que complementan el grupo de Colsánitas, están participando, principalmente, en torneos de 25 y 50 mil dólares en premios que les han permitido sumar puntos para poder seguirles los pasos a Falla y Giraldo antes de buscar cupos en las rondas clasificatorias de los grandes torneos. El panorama es alentador pues en las confrontaciones de Copa Davis los colombianos han mostrado temperamento y confianza. Giraldo, por ejemplo, en un largo partido llevó a 5 sets su confrontación con el paraguayo Ramón Delgado quien ya fue 50 del mundo.

Esta semana en el Bancolombia Open (ver recuadro), un torneo de 100 mil dólares en premios, será una oportunidad para que los colombianos sumen ante su público. No será nada fácil pues, aunque jueguen de locales, sus rivales vienen con un mejor ranking. Los demás colombianos deberán jugar la qualy (clasificación) para poder ingresar al cuadro principal. Las principales cartas son Falla y Giraldo y ojalá puedan no sólo seguir acumulando experiencia sino también puntos para poder ingresar a los 100 mejores del mundo, algo que no disfrutamos desde 1996 con Mauricio Hadad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.