Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/8/2006 12:00:00 AM

“Me pegaron quince tiros y casi me matan”

(Cómbita, 6 de abril de 2005)

Oswaldo Enrique Calvano Chavarro se encuentra recluido en la cárcel de máxima seguridad en Cómbita, Boyacá, acusado de concierto para delinquir. Calvano Chavarro, empleado del matadero Camaguey fue víctima de varios atentados, uno en la cárcel El Bosque de Barranquilla y otro en las afueras de un SAI cerca de su vivienda. En esta declaración ante la Fiscalía Quinta de la UNDH y DIH respondió varias preguntas relacionadas con sus actividades y el origen de esos atentados contra su vida.

Así comienza su testimonio:

“Yo me encontraba laborando en el punto de venta que tiene la empresa Camaguey en ese mercado Barranquillita, por ahí tipo 10 de la mañana se me acercan dos sujetos a cobrarme una vacuna identificándose como miembros de las AUC. Ellos nos dijeron que necesitaban una fuerte suma de dinero porque nosotros vendíamos bastante ganado. Yo les dije que sólo era un empleado Camaguey, que no podía darles dinero. A partir de ahí empezó la persecución de esas personas, y como dicen por ahí, me eché la cruz con ellos.
A raíz de esto hablé con mi jefe, el señor Teófilo Rey (jefe de seguridad de Camaguey y socios de ASIS Ltda, actualmente preso en Cómbita) y le comento la situación en la cual me vi, por ello pedí un permiso y ya se oían los rumores que me iban a matar.

Camaguey me dio un permiso o licencia para esconderme. El 22 de noviembre de 2004 fui víctima de un montaje de la Policía por agentes de la división de Patrimonio Económico identificados como Vidal, Osorio, Duque y el teniente Velásquez. Una vez detenido esos señores fueron a extorsionarme a la cárcel, me pedían entre 12 y 20 millones de pesos, que si no se los daba me embalaban de alguna manera, yo desesperado llamé al Gaula del Ejército, se hizo un operativo y fueron capturados en flagrancia los señores Vidal, Osorio y a Duque lo retiran de la Policía, le dictan orden de captura y huye. También fue incautado un vehículo de propiedad del teniente Velásquez. Pero el 11 de diciembre, cuando yo iba a salir en libertad, metieron a la cárcel una pistola con silenciador. Yo estaba en mi celda reposando cuando me pegaron un tiro en la cara y perdí toda mi dentadura por la autodefensa identificado con el alias de CHAYANE, yo lo vi en el video que me mostró el CTI. Después de eso yo me quedé reposando en mi casa mientras me recuperaba. Yo quería viajar a Bogotá acudir a DDHH para pedir protección porque uno no puede confiar en la Policía del Atlántico.

También quería llevarme a mi familia para Bogotá y comprar un apartamento en Ciudad Salitre, pero esos apartamentos son carísimos, me devuelvo triste para Barranquilla y me quedé unos días encerrado en mi casa esperando el día que me iban a tomar las muestras para la prótesis dental. El 21 de marzo salí de mi casa a un SAI para hacer una llamada al doctor, la encargada de marcar me entrega el teléfono y salgo del SAI, estando en el andén unos señores a pie y en un carro me abalean, me hacen más de 15 tiros, casi me matan. Gracias a un amigo, Jhon Fredy Rojas, que me vio tirado, me recogió y me llevó a la clínica del Norte.

Como se dieron cuenta que no me habían matado e intentaron meterse a la clínica, ante eso el comando de Policía del Atlántico me puso vigilancia las 24 horas. El carro con el que me hicieron el atentado es un Daewoo rojo de placas UDD-055, que dicen pertenece a las AUC”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.