Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/15/2008 12:00:00 AM

“Me volvieron a colocar cadenas al cuello, estoy enfermo y sigo atado a un palo”

Semana.com publica el conmovedor texto que le envió desde la selva el coronel Luis Mendieta a sus familiares. El oficial de la policía lleva 9 años secuestrado en las condiciones más humillantes por las Farc.

Colombia se despertó en la mañana de este martes sobrecogida, adolorida. Caracol Radio tuvo en sus micrófonos a María Teresa y Jenny, la esposa e hija del coronel Luis Mendieta, secuestrado por las Farc desde hace 9 años, quienes le contaron al país el horror al que son sometidos sus familiares por este grupo armado. La joven leyó al aire el siguiente testimonio que refleja el nivel de degradación en que han caído las Farc.

Diciembre 21 de 2007
 
Señora María Teresa Paredes, José Luís, Jenny, señor Alfredo Mendieta, señora María Agüeda Ovalle, hermanas, hermanos, señor José Israel Paredes, señora Aura Ardila, Olga, Hilda, Johanita, Alex, Carlos, José, Ricardo, Rossy Luz, William, Oscar, Flor, Alejandra, Hugo, Carmenza, Diana, José Alfredo, Alfredo, Blanca, Javier, Carolina, Daniela, María A, Guillermo, Sofía, Mónica, Vanessa, Cristian, Yolanda, Jonathan, Roberto, Pilar, Angie, Rover Jovany y Diego:

Gracias a Dios en esta carrera contra el tiempo puedo escribir otras líneas, porque es difícil saber en qué momento recogen esta correspondencia. Es la carta número 6, en la cual les voy a contar sobre mí. Inicio con la despedida que le dimos a Marlén hace 6 años y medio, quien llevó la última correspondencia escrita. En ese entonces compartimos cautiverio 28 integrantes de la fuerza pública. A los pocos días llegó Alan Jara, ex gobernador del Meta. Posteriormente llegó el doctor Orlando Beltrán, parlamentario, después la representante a la Cámara Consuelo González. Con ellos compartimos varios meses.
 
Antes de seguir debo dar las gracias a todos los que me escribieron y enviaron detalles con Marlén. Todo lo recibí. También en los días siguientes contesté todas las cartas, pero ellas quedaron en lo profundo de la selva, porque no fue posible que salieran; además, muchas tarjetas de cumpleaños, de amor y amistad, de día de la madre, etc. A María A, mi agradecimiento por el enlatado de pulpa, que fue el último que consumí, Lo hice con motivo de mi cumpleaños al año siguiente. Ese fue el banquete especial, lo disfruté mucho y degusté lentamente.

Continúo… en ese diciembre, Jorge Enrique Botero me hizo la entrevista para televisión y que todos pudieron observar y conocer, pero no permitieron dar información de los tres políticos mencionados.

Ese fin de semana, logramos compartir los 31 un lugar común, e hicimos actividades de integración a pesar de las mallas y alambradas, a la manera de los cautivos pudimos pasar las fechas de fin de año.

En enero, por incidentes propiciados o debido al mal estado mental del cabo Peña conmigo y otros, él fue sacado del lugar común y llevado no sabemos a dónde, dijeron que le iban a realizar un tratamiento psiquiátrico, pero desde esa fecha no sabemos de él, a pesar de las constantes preguntas por su situación. En ese mismo mes llegó al sitio de cautiverio el doctor. Gechen y la señora Gloria de Lozada. Con ellos compartimos varios meses, después fuimos separados. En un lugar cercano quedamos 27 de la fuerza pública y Alan. En otro sitio quedaron 10 porque allí quedaron las dos damas, el senador y parlamentario, allí también vimos a Íngrid, Clara, el senador Pérez y los 3 norteamericanos.
 
Vimos que Clara estaba embarazada y a los pocos meses tuvo en condiciones infrahumanas en la selva a su hijo, a quien llamó Emmanuel. Días después en dos o tres oportunidades, algunos pudimos alzar el niño, porque lo llevaron a nuestro sitio, porque hombres especiales de la fuerza pública que elaboran cosas y costuras le hicieron, ropita, zapaticos, algunos juguetitos, morralito y muchas otras cositas, entonces a medida que crecía lo llevaban para que le tomaran medidas y pudieran elaborarle la ropa, zapatos y elementos diferentes, en esta labor se destacaron por su ingenio y creatividad, Buitrago, Durán, Duarte, Moreno, Amaón, Bermeo, Salcedo, Donato y Beltrán, quienes poseen habilidades especiales para estas labores. Lo confeccionado fue hecho con materiales reciclados que cada uno tenía, es decir ropa de segunda mano y otros elementos que fueron suministrados.

Alan se destacó por su colaboración, integración desde el primer momento con nosotros y con sus charlas, debido a la experiencia académica obtenida en Rusia, por sus viajes con muchas dificultades y limitaciones a decenas de países, por su trabajo político en el Meta tenía innumerables historias que contar y compartir; por eso siempre lo escuchábamos cuando narraba tantas experiencias, dificultades, problemas, incidentes que le ocurrieron mientras estudió y durante los viajes, las formas de trabajo que le tocó hacer para poder viajar y conocer el mundo sin dinero, pero con deseos de salir adelante. Una de las anécdotas, quién lo creyera, ¡Quién lo creyera, Alan aguantó hambre en Rusia!

Los relatos extensos sobre todas esas situaciones era tema día y noche, como Alan había estado recientemente en Estados Unidos durante 3 meses estudiando inglés y con la ayuda de dos libritos de inglés que llegaron en las pruebas que trajo Marlén y con el folleto que me envió Johanita, iniciamos una especie de clase una hora diaria cuando se podía y las condiciones eran favorables, éramos pocos, pero a los días se inició una larga travesía por la selva debido a los problemas de orden público; fuimos de nuevo encadenados, separados en grupos pequeños, y en oportunidades en los descansos nos veíamos en el camino en esos senderos y por problemas de salud comunes pude saludar a Íngrid, Clara, el doctor Pérez y los 3 americanos.

A medida que pasaban los días y el viaje inclemente a pie, algunos fuimos enfermando. Así ocurrió con Íngrid, Malagón, Guevara, y yo. Nos transportaban en hamacas, las cuales estaban atadas a un palo que hacía las veces de camilla. Pero les cuento lo mío: comenzó con dolores en las piernas, huesos y articulaciones. Por las caminatas, se me inflamaron los pies, al inicio de la enfermedad caminaba con un palo que hacía las veces de bastón. Las marchas seguían y yo continuaba desmejorando, cojeaba, después me tocó caminar con la ayuda de dos horquetas que hacían las veces de muletas… que viajes tan penosos, por las dificultades de la selva, la lluvia y los bichos, hasta que una noche llegué a un sitio y ya al otro día no pude levantarme a caminar, pero como la marcha debía seguir, entonces me o nos transportaban en las condiciones que mencioné anteriormente, en la enfermedad entonces pude saludar y hablar fugazmente con Íngrid estando en ‘camillas’.

Así continuaron pasando los días, hasta que un día nos separaron a todos, finalmente hicieron varios grupos y en el nuestro quedamos 10: el doctor Gechen, la señora Gloria, el doctor Orlando Beltrán, Consuelo, Alan, Donato, Murillo, Clara, Delgado y yo. (Esta carta la inicié ayer pero la luz solar se acabó y desafortunadamente se dañó. Entonces hoy por la mañana la inicié, pero llueve y no hay plena luz del día, entonces Dios permita que todo mejore y pueda continuar este relato).

Los 10 continuamos ese peregrinar hasta que llegamos a un sitio donde permanecimos varios días y pude iniciar mi recuperación, ¿qué me pasó? Pienso que algunos vasos sanguíneos de las piernas se afectaron, la sangre se irrigó por las piernas, éstas tomaron un color oscuro, casi negro… temí lo peor, pero a Dios gracias me aplicaron una antitetánica, días después me aplicaron 10 inyecciones de penicilina de 5 millones de unidades y poco a poco fui iniciando mi recuperación.
 
Como es lógico por la enfermedad, me quitaron la cadena con candado del cuello, pero resulta que mis ‘cosas personales’ ellos tenían que transportarlas y de un día para otro todo desapareció, es decir, quedé sin nada, únicamente con lo que llevaba puesto, afortunadamente a comienzo del vía crucis, Delgado se ofreció a colaborarme con cargar el paquetico donde guardo las fotos, a Dios gracias eso se salvó, posteriormente entregaron la chaqueta de la sudadera azul que me envió María A, todavía la conservo y prácticamente es mi pijama.
 
Delgado me colaboró dándome dos calzoncillos, una sábana y una toalla, Murillo me dio una pantaloneta para la noche, Donato me prestó un pantalón, Consuelito una camiseta y la señora Gloria un par de medias, con todo esto se inició otra etapa en este peregrinar, días después trajeron alguna ropa para todos, entonces puede devolver la camiseta y el pantalón prestado y tratar de llevar el día a día con esa ropa.
 
Alan me regaló papel higiénico, Murillo me dio unos días crema dental, pero duré 3 semanas después cepillándome los dientes con sólo agua, porque no había crema dental por lo contado, y los compañeros tenían poca crema, entonces me daba pena pedirles. ¿Cuanto duró la enfermedad? no tengo claras las semanas pero lo más aproximado son 5 semanas sin poder caminar.
 
Los penosos viajes en hamaca por el cruce de ríos, terrenos difíciles, pantanos etc, los sitios donde me dejaban, llegaban bichos de diferentes clases: moscas, mosquitos, tábanos, zancudos, mostacilla, hormigas de diversos colores y tamaños, arañas, abejas de diferentes clases, avispas de diferentes tamaños; espante y espante con la mano. Me tocaba arrastrarme por el barro para mis necesidades, únicamente con la ayuda de mis brazos porque no podía levantarme, cuando se inició el tratamiento, también me hicieron un masaje en las piernas con Yodora desodorante en crema y como un niño comencé de nuevo, al principio a tratar de hacer solos, después unos pasos con palos, mejor horquetas, que parecían muletas, así pude ir al baño personal, después con un palo estribo bastón, después hasta que pude volver a caminar lentamente, a Dios gracias estábamos cerca a una quebrada y allí pude hacer terapias en las piernas con el agua, haciendo ejercicio como tratar de patalear cuando se nada, así me fui recuperando poco a poco, estando en esta limitación se presentó un incidente de malos entendidos en el grupo, entonces por gestión de alguien me volvieron a colocar cadenas al cuello, atado a un palo cuando hasta ahora empezaba la convalecencia. Pienso que mi Dios es muy grande y creo que en ese tiempo ustedes oraban mucho, gracias a sus rezos y no sé que más salí adelante de esa enfermedad parcialmente.
 
En esos días escuche por ‘carrilera’ un mensaje de Carmenza, donde dijo que Noticias uno y El Tiempo, informaban de mi muerte en un bombardeo, creo que ustedes oraron más y el resultado fue mi recuperación. A los días desafortunadamente me picó el ‘pito’ y me salieron siete llagas en el cuerpo que dejaron algunas cicatrices.

Me aplicaron 38 inyecciones de glucamtil en los días posteriores y logré sanarme de esa otra enfermedad parasitaria. Diría que mi salud en este cautiverio duró 6 años, de ahí en adelante mis quebrantos en mi estado de salud han seguido. En los meses siguientes otras caminatas, ya no de semanas sino de días, otros sitios donde hemos vivido, cantidad de inconvenientes e incidentes entre nosotros, represalias de la guerrilla, varias, limitándonos cosas, espacios, medios, etc, difícil repartir cada cosa que llega o nos entregan, en estos meses, dos veces me ha dado paludismo, una de ellas me duró 20 días, los cuales estuve en cama, mucha droga, por fin me recuperé, pero de ahí en adelante, no sé si por la droga o qué, es decir, hace más de un año y medio me ha dado un dolor en el pecho, al lado o no sé, en el corazón, es una picada que en días duele, otros días menos, en los primeros meses de ese mal, Donato y Murillo me hicieron ventosas con vela, moneda y frasco pero no pasó, después el enfermero siguió diciendo que eso era frío y vientos, por lo tanto él y consuelo, con papel periódico u envolturas del papel higiénico me han hecho ventosas por el oído, pero el dolor vuelve, después pedí cardio-aspirina, consumí unas 20 pero como el dolor seguía las dejé, hoy en día trato de controlar el dolor con crema Voltarén, pero especialmente haciendo respiraciones y caminando alrededor de nuestro sitio con Alan, a veces 20, 30, 40, 50 minutos o una hora, según clima y otros factores, esto me ha servido o ahí lo llevo controlado, en embargo por la caminata, los huesos, las articulaciones de las piernas me duelen especialmente en las rodillas, entonces hay veces no camino, por lo tanto el dolor en el pecho regresa. En la espalda tengo a un lado una mancha morada, a veces me duele, pienso que es la secuela de un golpe cuando era llevado en hamaca.
 
En los últimos 4 años no hemos tenido libros para leer, contadas veces en una mano las revistas de SEMANA y Cambio que han tenido y que hemos releído. Lo más importante, el tiempo que pasamos cuando se puede, Alan, Donato, murillo y yo, estudiando una hora a veces en el día inglés, otros días, según ánimo y otros factores como lluvia, etc. Alan, Donato y yo estudiamos otra hora ruso, Alan es un buen profesor y así pasamos unas horas, sin embargo por la edad, neuronas perdidas por las enfermedades, el cautiverio, la falta de elementos de estudio, libros, cuadernos, lapiceros, etc, dificultan esta labor y aprender es difícil, pero sin embargo ahí continuamos haciéndolo, nos sirve de terapia y ocupación de tiempo, por lo tanto todavía como diría José Luís, estamos con los verbos ser, estar y tener, no solo en inglés sino en ruso, tratamos de aprender algunos verbos, conjugaciones, expresiones, y en general gramática inglesa y rusa.
 
El otro tiempo, o juego de cartas, parqués y dominó, también los cuatro, en oportunidades jugábamos con Consuelito, ella seguramente con suficiente tiempo les contará muchos detalles de todo lo que hemos pasado durante estos años. Reciban saludos todos de parte de Alan, Donato y Murillo.
 
Me despido nuevamente deseándoles a todos feliz Navidad y venturoso 2008. Que Dios los acompañe, la Virgen los proteja y cuide, también entre todos cuídense, ayúdense unos a otros, mayores a menores, padres a hijos, hijos a padres, hermanos entre sí, sobrinos en sí, familias entre sí. Dios los guíe y la Virgen.

Luis



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.