Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2007/11/02 00:00

Miles de estudiantes protestan contra la reforma constitucional que le da más poderes a Hugo Chávez

Varios miles de estudiantes salieron a marchar por las calles de Caracas exigiendo la postergación del referendo para la reforma constitucional en Venezuela.

Miles de estudiantes protestan contra la reforma constitucional que le da más poderes a Hugo Chávez Foto: AP

Con información de AP
 
Nuevamente varios estudiantes universitarios fueron protagonistas, este jueves, de una protesta en contra de la reforma constitucional promovida por el presidente Hugo Chávez. Algunos de ellos fueron golpeados y otros resultaron con síntomas de asfixia, cuando la Guardia Nacional y la policía lanzaron gases y balas de goma para dispersar la protesta.

Pese a que "cívicamente alzo mis manos, me atropellan, me tumbaron mis dos dientes quedé marcado para toda mi vida. No hay justicia en Venezuela", dijo Henry Vivas, un alumno de la Universidad Central que fue golpeado por una docena de policías, que tras constatar que sólo portaba libros y cuadernos en su mochila lo dejaron ensangrentado en medio de una calle.

"Tenemos que seguir luchando los estudiantes, tenemos que sacar a esa persona (Chávez) que nos está agrediendo no sólo a mi, fui víctima yo hoy, mañana serán muchos", agregó Vivas a la televisora de noticias Globovisión.

Cientos de Guardias Nacionales y policías con equipos antimotines y bombas lacrimógenas formaron un cinturón de seguridad alrededor de un pequeño grupo de partidarios de Chávez y usaron ráfagas de gases, balas de goma y chorros de agua para replegar a los manifestantes. Por su parte los estudiantes eran decenas de miles que marcharon exigiendo a las autoridades electorales la postergación hasta el año próximo del referendo para la reforma constitucional. Cruzaron las principales vías de Caracas cantando consignas tales como "basta de abuso y arbitrariedad" y "¡Libertad, libertad!".

La protesta surge en el marco de duras críticas por parte de la oposición a la reforma que le conferiría a Chávez la permanencia en el poder indefinidamente, pues amplía el periodo presidencial a siete años y eliminaría la prohibición actual sobre una segunda reelección inmediata. Varios gremios y partidos de oposición coinciden en que es insuficiente el mes que queda para la consulta popular que ratificará o no la reforma, cuyo contenido final es una incógnita para la mayoría de venezolanos, pues la Asamblea ha incumplido la promesa de divulgar el texto, que aún está sujeto a enmiendas.

El proyecto de reforma aprobado contempla establecer un régimen político y socioeconómico de corte socialista y que acentúa la concentración del poder en manos del presidente. Chávez, quien fue reelegido el año pasado prometiendo un cambio radical revolucionario, ha defendido la reforma afirmando que es necesaria y plenamente democrática para acelerar la transición al socialismo en Venezuela.

"Chávez quiere estar en el poder toda la vida. Eso no es democracia. Y eso es lo que más me preocupa", dijo Gonzalo Rommer, un estudiante de 20 años de la estatal Universidad Simón Bolívar. A su vez, Jorge Rivas, otro universitario de 18 años, expresó que "el problema es que Chávez quiere controlar todo. Esto es una dictadura disfrazada. Quiere que Venezuela sea como Cuba".

Entre las nuevas cláusulas destaca otra que otorga al mandatario control total sobre el Banco Central y para administrar a su discreción las reservas internacionales. La Asamblea Nacional, integrada en casi su totalidad por aliados de Chávez, aprobó la semana pasada en la tercera y última discusión el proyecto para reformar 69 de los 350 artículos de la Constitución. El proyecto final se espera que sea entregado este viernes a las autoridades electorales. Quedaría aprobado en un referendo el 2 de diciembre si los votos afirmativos supera los negativos.

Agentes de la Guardia Nacional, también con el uso de la fuerza, frustraron el intento de un estudiante de encadenarse al barandal de una escalera de la sede electoral. Al menos una estudiante salió herida y se le vio salir con las manos ensangrentadas.

La protesta culminó en el Consejo Nacional Electoral (CNE), en el centro de la ciudad. Allí habían unos 2 mil policías apostados y, concentrados a las puertas del CNE, también se encontraban los partidarios de Chávez que arrojaron piedras contra los líderes estudiantiles y periodistas que ingresaron al recinto.





¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.