Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2007/07/30 00:00

Mindefensa reconoce infiltración de narcotraficantes y guerrilla en el Ejército a “niveles relativamente altos”

Aunque Juan Manuel Santos aceptó que dos de los enemigos más poderosos de las instituciones había logrado penetrar el Estado, aseguró que la “seguridad nacional no está en peligro”.

Juan Manuel Santos, Ministro de Defensa.

El ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, confirmó este lunes la infiltración que al Ejército hicieron los hombres del narcotraficante Diego León Montoya, alias ‘Don Diego’, e integrantes de las Farc: “Es algo grave porque nos indica que ellos han tenido acceso a niveles relativamente altos dentro de la oficialidad”.

La reacción del ministro de produjo después de que la semana pasada trascendiera la captura de varios militares retirados y de una secretaria del Ejército que facilitaban información a estos grupos ilegales.

“Sí, y a niveles relativamente altos. Hay oficiales. Tenemos gente capturada y va a haber más capturas”, fue la respuesta del ministro Santos cuando se le preguntó si había gente dentro del Ejército que colaboraba con el jefe del cartel del Norte del Valle.

Hasta el momento, lo detalles de la grave situación han sido revelados por los medios de comunicación: el diario El Tiempo destapó la semana pasada una parte del escándalo. Se trata del caso de una secretaria del Ejército capturada por pasar información sobre militares retirados a los ‘narcos’ de ‘Don Diego’ que, entre otras cosas, ayudarían a escapar de la cárcel La Picota en Bogotá a su hermano Eugenio Montoya.

Éste último está detenido en la cárcel de Combita y los ‘narcos’ habían ideado un plan para permitir su fuga. Según Noticias Uno, el cerebro de la operación sería el mayor retirado Juan Carlos Rodríguez Agudelo. El alto oficial habría abandonado las filas de la institución y ahora forma parte del brazo armado del poderoso narcotraficante.

Así mismo, la revista Semana, en la edición que circula en la actualidad, revela todos los detalles de la información privilegiada que las Farc manejan de los operativos que contra ellos adelantan las Fuerzas Militares. Esto significa que hombres como Jorge Briceño, ‘El Mono Jojoy’, saben cuáles son los movimientos que va a dar el Ejército gracias al hecho de haber penetrado a la institución castrense.

Es precisamente esta situación la que lamenta el ministro Santos, pues según él, las filtraciones a la prensa entorpecen las investigaciones y van a impedir la judicialización de algunas personas señaladas de participar en el escándalo. Pero si se trata de atender las palabras del presidente Álvaro Uribe de no guardar silencio ante situaciones tan graves como esta (lo ha dicho varias veces en casos como el de los “falsos positivos”, los errores militares o los “chuzados”), el ministro de Defensa no está siendo coherente con esta directriz, pues sus explicaciones parecen más diplomáticas que aclarativas.

Santos dijo además que se sigue trabajando en el mejoramiento de la inteligencia y la contrainteligencia de las diferentes instituciones, donde hay fallas graves, para evitar hechos tan sorprendentes como el que guerrilleros tengan en su poder información que maneja una unidad militar tan especializada como la Fuerza de Tarea Omega. “La regla de oro es no tener confianza en nadie”, dijo Santos.

Esas mismas palabras de Santos la saben varios soldados que viven día a día la guerra en este país. “Para ganarles a las Farc no sólo es importante que uno sea más fuerte que ellos, sino también dominar los males que van brotando dentro de la institución y que nos hacen perder puntos, casi sin que nadie se dé cuenta”, le aseguró a Semana.com un oficial del Ejército que trabaja en el Meta y que pidió la reserva de su nombre.

Pese a la magnitud de las revelaciones de los medios de comunicación, el Ministro dice que esta situación no pone en riesgo la política de seguridad democrática ni la seguridad nacional de Colombia. En otras palabras, el funcionario le baja el tono al hecho de que la guerrilla más poderosa del país y uno de los ‘narcos’ más perseguidos por Estados Unidos lograra penetrar el corazón de la inteligencia nacional.

Que uno de los narcotraficantes más buscados en el mundo tenga comiendo de sus manos a miembros activos y retirados del Ejército, y que mandos de las Farc tengan CD´s y memorias USB con los planes que los militares tienen para atacarlos, da para pensar que jamás habrá un rescate exitoso de un secuestrado; que jamás habrá un jefe guerrillero importante capturado y que, desde luego, jamás se ganará la guerra.

Para Santos el asunto no es una novedad. Recordó que este tema “no es nuevo” y que desde hace tiempo las mafias se han empeñado en infiltrar distintos estamentos públicos, incluyendo a las Farc, de las que dijo: “están operando cada vez más como mafia”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.