Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/29/2008 12:00:00 AM

MinInterior entregó el proyecto de Reforma a la Justicia

Fabio Valencia, Ministro del Interior y de Justicia presentó a la Comisión Primera del Senado y a los Presidentes de las Altas Cortes, el borrador de la reforma a la justicia. Según el gobierno, el propósito de la propuesta es el fortalecimiento de la rama judicial.

 El Ministro del Interior y de Justicia, Fabio Valencia Cossio, entregó el borrador del proyecto de reforma del poder judicial en la Comisión Primera del Senado. Allí Valencia hizo una exposición del contenido de la propuesta en medio de un duro debate con los integrantes de la oposición, quienes cuestionaron el alcance del articulado. Valencia les explicó que la reforma sería producto de un proceso de concertación con la rama judicial que apenas estaba empezando.

Al finalizar la tarde de este martes, el Ministro también hizo llegar el borrador del articulado a los presidentes de las altas cortes. El objetivo principal de la reforma, según explicó el Ministro, es despolitizar la rama judicial.

En ese sentido, el borrador del proyecto propone que el Presidente no será quien presente las ternas para que el Congreso nombre los magistrados para el Consejo Superior de la Judicatura y la Corte Constitucional. Los magistrados serían nombrados mediante el sistema de cooptación, es decir, sería producto de un proceso de elección al interior de la rama judicial. Así los juristas no tendrían que someterse a hacerles lobby a los congresistas para que los tengan en cuenta.

El contrapeso de esa concesión al poder judicial que propone el Ministro es que le da el poder al Presidente de presentar las ternas para la elección del Procurador y del Fiscal General de la Nación. "Si entrega unas debe asumir otras porque es el equilibrio de poderes", dijo Valencia.

El Presidente actualmente postula la terna ante la Corte Suprema de Justicia para la elección del Fiscal y la reforma no propone ningún cambio en esta elección.

Pero el gobierno pretende que se elimine la injerencia de las cortes para la elección del Procurador, que sea el Presidente quien postule la terna y que el Congreso lo elija. La razón: el gobierno considera que ésta no es competencia de la rama judicial. Sin embargo, el cambio para la elección del encargado del control de la función pública, de seguro será motivo de un álgido debate, pues no se ve bien que el gobierno tenga tanto peso en decidir cuál es el  funcionari que se encargará de vigilarlo.
 
Para la elección del Contralor, el gobierno propone que sea elegido por el Senado, de un grupo de cinco aspirantes propuestos por la Cámara de Representantes.

La reforma también contempla la restructuración de la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura. Ésta quedaría conformada por los presidentes de las Cortes Constitucional, de la Suprema y del Consejo de Estado. Estos tres elegirían un cuarto magistrado. Y entre todos, nombrarían un gerente. Valencia argumentó que "hoy el problema es que elegidos los magistrados de esta Sala hay un divorcio con las otras cortes, debido a que no interpreta ni su querer ni sus necesidades en materia de recursos para la rama judicial".

Con este ajuste, se redistribuiría la responsabilidad sobre la ejecución del multibillonario presupuesto de la rama judicial, entre todas las cortes.

En el anteproyecto se plantea que el Auditor General de la Nación sea elegido por la Cámara de Representantes y no por el Consejo de Estado como está planteado en la norma vigente.

El borrador de la norma propone como requisito para ser magistrado el aumento de la edad de 35 años a 45, que el aspirante cuente con 20 años de trayectoria en el ejercicio del derecho, la docencia o en la carrera judicial. Y también plantea que el retiro forzoso sea a los 70 años y no a los 65.

Otro de los temas que contempla la reforma es la ampliación de los períodos de los miembros de las Altas Cortes, de 8 a 12 años. Así, los magistrados no estarían sujetos a la coyuntura política: a los gobiernos y congresos de turno.

Así mismo, la reforma propuesta por Valencia Cossio plantea la extensión de los períodos del Fiscal, el Procurador General de la Nación y el Contralor General de la República, de 4 a ocho años.
La reforma propone la doble instancia para los procesos judiciales de los congresistas. Así, tanto para los procesos penales como los disciplinarios, se separarán las funciones de investigación y de juzgamiento en distintas instancias. Según Valencia, “lo que se debe hacer respetar el fuero de congresista que es otorgado por la voluntad popular”.

Así serán los fiscales delegados ante la Corte quienes investiguen a los congresistas y estos serán juzgados en primera instancia, para los casos penales, por el Tribunal Superior de Bogotá, y en segunda instancia en la Corte Suprema de Justicia. De esta forma cuando se les abran procesos judiciales, los congresistas ya no tendrán que renunciar a su curul pues de todos modos serán investigados por los fiscales y ya no por los magistrados de la Corte Suprema como sucede hoy. Para el caso de la pérdida de investidura, la primera instancia sería responsabilidad del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, y la segunda de la Sala Plena del Consejo de Estado.

Según Valencia la reforma no atentará contra la estructura de la justicia en Colombia. Ahora se espera que la reforma sea conocida en su totalidad por los presidentes de los altos tribunales con quienes el Ministro ya se reunió para anticiparles los cambios constitucionales que el gobierno considera necesarios para fortalecer la justicia.
Algunos críticos han considerado que esta reforma realmente no apunta a los grandes problemas de impunidad que existen hoy en Colombia, ni al congestionamiento de los procesos, ni a acercar a la justicia a la gente del común. Tampoco contribuye a hacer más severos o expeditos los castigos a los altos funcionarios públicos que usen su investidura para favorecer intereses de terceros como ha venido sucediendo con tantos congresistas, y con algunos magistrados. Al contrario, la reforma otorga más y reforzadas garantías a los posibles inculpados.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.