Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/3/2008 12:00:00 AM

“No hemos tenido resultados aunque hemos trabajado mucho”: Monseñor Castro

El Presidente de la Conferencia Episcopal reconoce que el intercambio humanitario no ha tenido éxito.

Cuando empezó a hablarse de un intercambio humanitario, había 60 rehenes y uniformados privados de la libertad que las Farc liberarían a cambio de un grupo de guerrilleros presos.

Hoy sólo quedan 24 cautivos del grupo inicial de canjeables. El hoy canciller de Colombia, Fernando Araujo, y el intendente de la Policía John Frank Pinchao, se fugaron. Once, de los 12 diputados del Valle, fueron asesinados. El mayor Julian Ernesto Guevara murió de una enfermedad que no le trataron adecuadamente y el subintendente Luis Peña fue asesinado después de que las Farc definieran que se había convertido en un problema. Algunos dicen que no obedecía a las órdenes de los guerrilleros y otros dicen que por problemas mentales cambió su comportamiento. Ni su cadáver, ni el del mayor Guevara han sido devueltos a sus familiares.

Hoy, después del rescate de 15 de los ‘canjeables’, revive la esperanza y la inquietud por lo que vaya a pasar con los otros cautivos que quedan vivos y los dos cadáveres que no han entregado las Farc.

La tarea de buscar acercamientos con la guerrilla para la libertad de los rehenes y los policías y soldados privados de la libertad la ha delegado el gobierno a funcionarios de Suiza, Francia y España, con la facilitación de la Iglesia Católica. Sin embargo, la actuación de éstos no ha conseguido ninguna liberación.

Monseñor Luis Augusto Castro, presidente de la Conferencia Episcopal, habló con Semana.com sobre el futuro del Acuerdo Humanitario y el papel de la Iglesia en el nuevo escenario.

Semana.com: ¿Qué pasará de ahora en adelante con el acuerdo humanitario?
Monseñor Luis Augusto Castro:
Creo que la experiencia nos ha enseñado que para llegar a un objetivo hay varios caminos. De hecho, unos de los secuestrados salieron por un camino (la mediación del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y la senadora colombiana Piedad Córdoba), otros salieron por otro camino como fue ayer, gracias a la acción formidable de las Fuerzas Militares y la Policía Nacional. Creo que hay que seguir trabajando, las Fuerzas Militares y la Policía por su camino y los que buscamos el acuerdo humanitario también tratando de encontrar a los dirigentes de las Farc y proponerles este acuerdo para que los demás secuestrados que hay puedan regresar a sus hogares.

Semana.com: ¿Qué camino tomará la Iglesia de ahora en adelante?
MLAC:
El que hemos hecho hasta ahora. Es decir, seguimos buscando el acuerdo humanitario. Es lo que hemos acordado con el Presidente de la República.

Semana.com: Pero ninguna liberación se ha hecho por las gestiones de los países amigos y la Iglesia...
MLAC:
Seguimos con esta tarea en la que hemos trabajado mucho, aún cuando no ha habido los resultados que deseamos. Pero a Dios gracias se dan los resultados por otro lado y eso es lo importante.

Semana.com: ¿El rescate de Ingrid, los tres norteamericanos y 11 policías y soldados puede ayudar a que se dé el acuerdo humanitario?
MLAC:
Creo que sí en el sentido que los dirigentes de las Farc se dan cuenta de que no les conviene seguir teniendo secuestrados. Cada vez que uno de ellos vuelve a la libertad, es un desprestigio. Mejor que las Farc, a través de un diálogo, se decidan entregarlos y punto.

Semana.com: ¿La Iglesia jugó algún papel en el rescate?
MLAC:
No, ningún papel directo porque eso era una operación de las Fuerzas Armadas y no tiene por qué meterse ahí la Iglesia. Lo que sí hemos hecho es orar siempre por que todo salga bien.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?