Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/4/2008 12:00:00 AM

No hay plata para tanto referendo

Los tres referendos en los que está embarcado el país cogieron fuera de base a la Registraduría Nacional. La entidad necesita 1.600 millones de pesos extras para conseguir el personal y los equipos necesarios y poder así, verificar la autenticidad de cerca de 13 millones de firmas.

La Registraduría Nacional ha hecho una petición de emergencia. Necesita 1.610 millones de pesos para contratar urgentemente el personal que se encargará de verificar la autenticidad de millones de firmas que respaldan tres referendos en curso: el que permitiría una segunda reelección presidencial a Álvaro Uribe, el que pretende elevar el derecho al agua a derecho fundamental y el que busca imponer cadena perpetua para los que atenten contra la integridad y la vida sexual de los menores de 14 años.

Cada una de estas iniciativas tendrá que contar con un número de firmas ciudadanas de respaldo que sumen el 5 por ciento del censo electoral, esto es 1’403.069. Según ordena la ley, la Registraduría tiene un mes para revisar cada paquete de firmas. Y según la información divulgada por los promotores de los tres referendos en curso, el total de firmas a revisar podría estar alrededor de los 13 millones.

“Se trata de gastos extraordinarios, pero son circunstancias contempladas en la Constitución así que esperamos poder contar con los rubros necesarios”, dijo el registrador Nacional, Carlos Ariel Sánchez, en diálogo con Semana.com.

Las cuentas son simples. El equipo que impulsa el referendo de la reelección presidencial ha dicho que presentará 7 millones de firmas ya que quiere mostrar gran respaldo popular a una iniciativa controvertida. Los coordinadores del referendo sobre el agua potable presentará 3 millones más de firmas, y otros tres millones de firmas serán aportadas por quienes impulsan el referendo que busca la cadena perpetua para abusadores de menores. Es normal que cada proyecto de referendo consiga y presente por lo menos el doble de firmas mínimas requeridas, dado que muchas de estas son anuladas precisamente en la Registraduría al verificar que algunos datos de los firmantes son inconsistentes.

El registrador Sánchez calcula que para revisar los 7 millones de firmas que presentará el referendo por la reelección necesitará contratar temporalmente a 210 personas. Y otras 90 para cada uno de los dos referendos. Es decir que en total la Registraduría necesitarían vincular temporalmente unas 390 extras, sin contar los equipos y demás elementos necesarios.

Las tres iniciativas surgieron este año y seguramente se presentarán al mismo tiempo ante la Registraduría, pero ésta no tenía contemplado ese gasto cuando hizo su presupuesto en 2007 y tendrá un mes para revisar todas las firmas. Para ese trabajo se requiere contratar personal, incluyendo digitadores y grafólogos; asignarles computadores y ubicarlos en un espacio físico con el que la entidad no cuenta en este momento.

La petición de adición presupuestal se radicó formalmente el viernes pasado. Ahora la palabra la tiene el Ministerio de Hacienda en cabeza de Óscar Iván Zuluaga. Pero el panorama se hace más complicado si se tiene en cuenta que esta cartera justamente hace esfuerzos por recortar gastos.

Además de la plata es clave la prontitud del desembolso pues el coordinador del referendo para la reelección, Luis Guillermo Giraldo, ha dicho que entregará los folios con los millones de firmas el próximo once de agosto. Y a partir de ese momento la registraduría cuenta con un mes para hacer la verificación completa. Las firmas que respaldan el referendo por el agua se entregarían el 12 septiembre y se calcula que las del referendo por la cadena perpetua para violadores estarían llegando a la Registraduría un par de meses después.

Hay una complicación adicional. En octubre la Registraduría tiene que ponerse al frente de otra labor exigente: las consultas internas de varios partidos. Las ‘internas’ son un ejercicio de elección donde participan los militantes de los partidos en la escogencia mediante voto de sus directivas y cuadros regionales. Hasta ahora el partido Conservador, el Polo, Alas Equipo Colombia y Opción Centro han manifestado interés en hacer consultas internas. Así las cosas además de una millonaria inyección presupuestal la Registraduría necesita de un gran esfuerzo laboral para responder positivamente a las exigencias de la democracia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.