Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2007/10/04 00:00

Noche de gala en la primera edición del Premio de Periodismo Semana-Petrobras, apoyado por PNUD y la Fundación Konrad Adenauer

Se trata de un reconocimiento a algunos de los comunicadores más creativos y valientes por las difíciles condiciones en que desarrollan su oficio. Un homenaje a lo mejor de periodismo contado desde las regiones. Aquí están los ganadores.

Carmen Rosa Pabón, directora de noticias de la emisora La voz del cinaruco en Arauca, ganó el premio Orlando Sierra. El galardón reconoce a los periodistas que ejercen su profesión en medio de difíciles condiciones que ponen en riesgo su vida.

El Premio de Periodismo Semana-Petrobras marcó desde la noche de este jueves un hito en la historia de los galardones a los comunicadores de Colombia. En el Gun Club de Bogotá se cumplió la sobria ceremonia en la que se premió a los periodistas más creativos, consagrados y valientes del país por las condiciones en que desarrollan su oficio. Fue un homenaje a los mejor del periodismo contado desde las regiones.
 
La participación fue extraordinaria. Se presentaron más de 700 trabajos que llegaron de los cuatro rincones de Colombia y que pusieron a los miembros de este jurado a repensar algunas de sus definiciones de la buena práctica periodística.

Como lo dijo el jurado en su acta “con tal frecuencia y torrente fueron aflorando entre los envíos el coraje para afrontar la adversidad o la indiferencia, la innovación para dejar atrás la escasez o la censura, el esclarecimiento para ir más allá de la investigación y la denuncia. El apego a la curiosidad, la originalidad como norma y el deseo de verdad fueron una constante entre los 40 finalistas en los ocho rubros convocados”.
 
Al final de largas horas de reflexión y deliberación, el jurado llegó con los nombres nítidos de los mejores en cada categoría, unánimes merecedores del reconocimiento en prestigio y metálico, pero sobre todo destinatarios de “nuestra admiración personal y profesional”, como quedó consignado en el acta.
 
Los siguientes son los ganadores de esta primera edición de un galardón que desde ya se convierte en un hito entre los reconocimientos a los periodistas colombianos.

Mejor cubrimiento a un proceso regional

El jurado encontró que los trabajos finalistas develan los problemas detrás de la noticia diaria y les ayudan a los ciudadanos a comprender mejor lo que les acontece.

Le ha otorgado una Mención Especial a Ricardo Gómez de la Roche de Canal Capital por su trabajo ‘Corrupción en un predio de la Calle 175’. Está bien investigado y al grano y demuestra una persistencia extraordinaria. (Esta mención tiene un premio de un millón de pesos).

Por unanimidad el jurado consideró que por su calidad narrativa y sensibilidad, el reportaje ¿Buenaventura: A Corazón Abierto’ de Ana María Saavedra, Jorge Enrique Rojas y equipo, publicado en el diario El País de Cali, es el ganador. Es un excelente reportaje en varias entregas cuyas principales virtudes son la profundidad y la valentía para explorar una realidad tan peligrosa y compleja como la del puerto sobre el Pacífico. Documenta la estela de muerte que deja allí el narcotráfico, las rutas de salida de la droga, el reclutamiento de niños y jóvenes y la impunidad. Además consigue hacerlo con originalidad, pues describe la violencia a través de sus más inesperados testigos: el sepulturero, el que vende las flores en el cementerio, y también a través de aquellos que la resisten. Es una cobertura ejemplar de la desesperanza y el miedo que viven hoy los habitantes de esa ciudad.
(El premio es de seis millones de pesos).

Mejor reportaje en prensa escrita / Internet

Los trabajos que han quedado finalistas muestran creatividad en los temas y en la forma de abordarlos tanto en el enfoque como en la presentación gráfica.
 
El jurado le ha otorgado una Mención Especial a Kevin Alexis García por su trabajo ‘Tierra sin Norte’, en el cual retrata con impacto y rigor los estragos que ha dejado en la sociedad el narcotráfico en Cartago.
(Este premio es una beca para trabajar durante tres semanas en el programa de medios de la Fundación Konrad Adenauer en Buenos Aires).

El trabajo ganador es ‘Pandillas, la guerra oculta’ de Freddy Ávila Domínguez publicado en la revista 99 de Cartagena. Con una pluma fluida y que atrapa, este reportaje pasea al lector por el mundo de los jóvenes pandilleros que viven en la Cartagena pobre y marginada. La minuciosa investigación de este reportaje no le resta ritmo a la narración, sino que al contrario la hace más intensa. (Este premio es de seis millones de pesos).

Mejor reportaje o crónica en televisión

El jurado acordó darle por unanimidad una Mención Especial al reportaje ‘Crisis Humanitaria en El Charco’ a Winston Viracachá y a su equipo de Canal CNC de Pasto porque se adentra en una noticia de un desplazamiento forzado, consigue todas las versiones de lo que sucede allí y con una gran valentía documenta la guerra de verdad esa que, paradójicamente, casi nunca vemos los colombianos en televisión.
 
También estamos otorgando una Mención Especial a Jesús Orielso Durán, quien fue originalmente postulado para otra categoría. Los trabajos de este periodista nos saltaron a la vista por la belleza de su producción y valentía del relato. Su documental el ‘Precio de la Tierra’, cuya calidad sorprende teniendo en cuenta que ha sido producido en el difícil entorno del Pacífico colombiano, se atreve a decir la verdad sobre el espinoso tema del robo de tierras en Chocó. (Estas dos menciones son acreedoras a un millón de pesos de premio cada una).
 
El Premio al Mejor Reportaje en Televisión es para Carlos Reyes, Wilhem Eduardo Garavito y equipo por su reportaje ‘Promesas de mi Barrio’ emitido en el Canal 23 de la Universidad Autónoma de Barranquilla. Es una historia bien contada, con protagonistas definidos y, sin manipulación alguna, logra conmover y divertir a la vez. La imagen refleja la dura vida de los jóvenes en el deprimido corazón de Barranquilla, pero los testimonios despiertan la esperanza. Es una pieza auténtica y sencilla de buen periodismo en televisión. (Este premio es de seis millones de pesos).

Aporte original en radio

La mención especial del jurado fue para Antonio Palechor Arévalo y sus ‘Crónicas del Cauca’, trabajo de largo aliento y gran compromiso que salió al aire a través de Súper Noticias del Cauca en Radio Súper. (Esta mención tiene un premio de un millón de pesos).
 
Óscar Luis Sánchez Oviedo fue encontrado por el jurado merecedor del premio mayor. Su serie ‘Problemas que hacen agua a los cordobeses’, difundida por el Sistema Informativo de Frecuencia Bolivariana en Montería, ratifica que por el medio radial se puede hacer un trabajo de investigación periodística sin menoscabo de la diversidad de fuentes, la documentación rigurosa, la confrontación de puntos de vista y la explicación con tono didáctico y hasta utilitario.
 
Su reportaje va más allá de lo meramente declarativo para convertirse en una pintura social por la que desfilan todas las voces del proceso. El más serio especialista en contaminación y la vendedora cotidiana de pescado tienen equilibrada y reveladora presencia junto al consumidor en dificultades o la autoridad en aprietos. Definitivamente lejos de la trivialización, su trabajo es información en estado puro. (Este premio es de seis millones de pesos).

Mejor columnista de opinión / Blogger

Esta fue una de las categorías que despertó mayor participación. Los finalistas seleccionados se destacaron especialmente bien fuera por la documentación de sus opiniones o por la fuerza de sus argumentos.
 
El premio del jurado es para un trabajo cuyo estilo da el golpe desde el principio. Sus textos tienen ritmo e intensidad. Amena, reflexiva, con partes iguales de chispa y severidad. Una estilista que no se deja atrapar por la frivolidad, una retratista que no le teme ni al rigor ni al sentimiento. La voz de un poeta, el devenir de una fiesta popular o la tragedia de toda una región pueden ser, con igual pertinencia, el motivo de su lucidez. Por eso el premio en la categoría opinión corresponde a Lola Salcedo Castañeda, ciudadana de Barranquilla y pluma de El Heraldo pero, por sobre todo, una cabal constructora de sentido social. (Este premio es de seis millones de pesos).

Mejor fotografía

Muy pareja fue la recta final del rubro fotográfico, con trabajos de altísimo valor documental desafiando el pulso del jurado al momento de inclinarse por uno u otro en la elección del mejor. Por lejos, la categoría más generosa en aportes de excelencia. Por eso dos menciones y un premio sobre tres finalistas. Manuel Saldarriaga se alza con el triunfo, porque su trabajo excede el mérito del muy buen reportero gráfico, que lo es y uno de alto vuelo, para adentrarse en la relación con la identidad profunda de las personas o los grupos retratados. Profesional de El Colombiano de Medellín, recibe nuestro reconocimiento por su serie sobre la vida diaria entre los indios embera.

Son menciones, con expresa constancia de su sobresaliente valor, Henry Agudelo, de El Colombiano (Medellín), y Rodrigo Cicery Beltrán, de El País (Cali). (Estas menciones reciben un premio de un millón de pesos para cada una).

Mejor medio comunitario
 
Experiencias de muy diferente naturaleza pero siempre alto impacto fueron puestas a nuestra consideración a través de cinco candidaturas preseleccionadas. El premio llega por partida doble, compartido para dar fuerza y no quitar empuje a quienes vienen desplegando un trabajo excepcional en pro sus comunidades. Los ganadores son el Colectivo de Comunicaciones Montes de María y la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca. (A cada medio le corresponden 7,5 millones de pesos).

La Mención Especial llega, en este caso, para apuntalar el germinal esfuerzo del Colectivo de Medios Alternativos de Jóvenes del Sector de Aguablanca, festivamente autobautizado ‘Mejoda’. Su trabajo por documentar con mérito audiovisual y, sobre todo, hondura testimonial la realidad del suburbio de Cali excede el costumbrismo para instalarse, por mérito propio, en la valoración universal. (Víctor Palacios, representante de este grupo recibe una beca para trabajar durante tres semanas en el programa de medios de la Fundación Konrad Adenauer en Buenos Aires).

Premio Orlando Sierra al Coraje de un periodista

Esta categoría contó con la participación del equipo ejecutivo de la Fundación para la Liberta de Prensa.

El jurado ha quedado impresionado por la cantidad de historias de valentía y compromiso de muchos periodistas colombianos, aún en las más difíciles circunstancias. Escoger al ganador de este gran premio fue por ello particularmente difícil. Sin embargo, por unanimidad, llegamos al nombre de Carmen Rosa Pabón, directora de noticias de la Emisora la Voz del Cinaruco en Arauca.

En los últimos años, los periodistas de esa región del país han estado literalmente bajo fuego cruzado de guerrilleros y paramilitares. En los años 2002 y 2003 los periodistas araucanos sufrieron 26 amenazas y dos de ellos, Luis Eduardo Alfonso y Efraín Varela fueron asesinados. Hoy continúan los hostigamientos y presiones de grupos violentos a los medios y periodistas de la región. Quizás en ninguna parte del país se cumple tanto aquello de que un campo de batalla crucial en un conflicto armado es el de las noticias.

Los periodistas araucanos trabajan hoy en condiciones extremas: carro blindado que deben compartir varios colegas, escoltas y permanente comunicación con las entidades de protección. Trabajar en semejantes condiciones no es obviamente lo que se podría llamar libertad de prensa, pero es la única manera como los reporteros araucanos pueden minimizar el riesgo a sus vidas sin abandonar su trabajo.

En medio de esta realidad, Carmen Rosa es la más solidaria y comprometida de las periodistas. Quienes la conocen, saben que no hace aspavientos sobre los riesgos que corre, y cubre las noticias cada día con independencia y profesionalismo, y a la vez vela con entrega por el bienestar y la seguridad de sus colegas. Ha tenido que abandonar varias veces su casa, trastear a su familia, cuando las amenazas y los riesgos se tornan extremos. Pero luego, vuelve a su emisora cada mañana a cubrir los ataques de las guerrillas, las dificultades de la Fuerza Pública, los hostigamientos de los paramilitares o lo que pueda estar alterando la tranquilidad de los araucanos. El coraje de esta periodista representa el de sus colegas araucanos, y por eso este premio es, en cierto modo, también para ellos.

Carmen Rosa Pabón es punto de referencia del mejor y más sensible periodismo colombiano, aquel que practicó sin importarle los riesgos el vertical Orlando Sierra en Manizales, y por eso es la merecedora del Premio con el que hacemos un homenaje a su memoria. (Este premio es de 15 millones de pesos).

El jurado de esta primera edición del Premio estuvo compuesto por María Teresa Ronderos de la revista SEMANA (Colombia); Roberto Zamarripa, de México; Marcelo Franco de Clarín.com (Diario El Clarín de Argentina), Néstor Morales de Caracol Radio (Colombia) y Margarita Martínez, documentalista colombiana.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.