Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/29/2006 12:00:00 AM

Nueva Orleáns, una ciudad todavía empantanada

Un año después del devastador paso del huracán Katrina por la cuna del jazz, la conclusión no podía ser más desalentadora: los problemas superan con creces a las soluciones

“La vida ya no es la misma pero siempre hay fe porque lleguen tiempos mejores”, así resume el médico Bryan Bertucci sus sentimientos un año después del Katrina. Bertucci pertenece honoríficamente al porcentaje de habitantes de la ciudad que nunca la abandonó y sigue apostando por ella.

Casado y con cinco hijos lleva estos meses viviendo en una casa móvil y trabaja asistiendo pacientes en una clínica temporal ubicada en un parqueadero. “Todos los días me encuentro con gente llorando y en profunda depresión, Nueva Orleáns nunca será igual”, afirma con voz entrecortada.

Bertucci es apenas uno de los cientos de miles de ejemplos que reflejan el panorama de una ciudad que se debate entre la tragedia y la incertidumbre por el futuro.
Con sólo 200,000 de sus 460,000 habitantes retornados; tres cuartas partes de los hogares sufriendo las consecuencias de las inundaciones, sin electricidad y agua corriente todavía en algunas partes, y los crímenes del mes de julio superando a los de julio del 2005 con la mitad de población, la situación de Nueva Orleáns está empantanada.

La cuna del jazz siente notas discordantes. Mientras unos apuestan por la reconstrucción y ver en 2010 nuevamente a la ciudad en su máxima expresión, otros creen que la historia se repetirá y un nuevo huracán podría sumergirla definitivamente.

Los contrastes en Big Easy
El Noveno distrito es un caso dramático. Este refleja a un lugar fantasma donde el paso de Katrina parece haber sepultado cualquier sueño de vida hoy o en 20 años, pero esto contrasta con otras áreas que ven con esperanza las 40,000 licencias de construcción de viviendas otorgadas por el Ayuntamiento en los últimos meses.

También hay síntomas de optimismo en el turismo ya que zonas claves de esta ciudad apodada “Big Easy’’ o la Ciudad del Placer observan con cierta ilusión que han existido esfuerzos privados y personales por recuperar la cara visible de Nueva Orleáns. Hace un año llegaban al mes 450,000 personas al mes al aeropuerto internacional Louis Amstrong hoy la cifra aunque es baja, está en los 300,000: la fuerza del Missisippi, la comida, y la música no han muerto aún.

Pero esos contados síntomas de optimismo y la llegada de un 25% de población hispana a la ciudad no alcanzan para olvidar la tragedia y el miedo por un nuevo huracán deja ver aún la precariedad en la recuperación. Ante esto, el alcalde Nueva Orleáns, Ray Nagin, dijo que “la ciudad estaba preparada, pero sólo para ser evacuada”.

Aunque el Cuerpo de Ingenieros del Ejército, informó haber reparado 220 millas
de murallas de diques, existe poca certeza de que estos soporten hoy un nueva fuerza bruta nacida del mar.

Por otra parte, el estadio Superdome, imagen de la infamia y la devastación, ha recuperado prácticamente su aspecto con 185 millones de dólares de inversión pero como en muchos aspectos refleja algunos avances en medio de muchos pantanos.
Katrina es una palabra prohibida que nadie quiere pronunciar en Nueva Orleans, sus habitantes hablan de aquel huracán como “la tormenta” y muchos como Bertucci y su familia esperan que la vida les evite revivir semejante historia.


*Rodrigo París.
US and International Editor
Meximerica Media Inc. rodrigoparis74@hotmail.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.