Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2007/03/02 00:00

Orden de captura contra padre de la ex canciller María Consuelo Araújo complica la situación jurídica de influyente clan político

La decisión de la Fiscalía contra Álvaro Araújo Noguera tiene que ver con el proceso que se le sigue por el secuestro de Víctor Ochoa Daza, rival político de los Araújo en el departamento del Cesar. El sindicado también es padre del senador Álvaro Araújo Castro, detenido en La Picota por la parapolítica.

La ex canciller María Consuelo Araújo y su padre Álvaro Araújo Noguera, en una foto, durante un acto social mucho antes de conocer la noticia judicial.

El escándalo por la parapolítica sigue complicando la situación jurídica de la familia Araújo Noguera, una de las más prestantes e influyentes de la Costa Atlántica colombiana. A la captura del senador Álvaro Araújo Castro por nexos con las autodefensas se sumó este viernes tras conocerse la orden de captura contra su padre, Álvaro Araújo Noguera.

Le medida judicial fue adoptada en las últimas horas por un fiscal de derechos humanos de la Fiscalía, que lo investiga por los mismos hechos que tienen tras las rejas a su hijo: nexos con el temible ex jefe del Bloque Norte de las AUC Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40, y su supuesta participación en el complot para secuestrar a un rival político.
 
Desde la noche del jueves, funcionarios del ente investigador intentan establecer el paradero del influyente dirigente político, quien además habría participado como mediador para la liberación del secuestrado en nombre de alias Jorge 40.

Si bien la primera acusación es grave, no parece sorprendente dado que nueve congresistas y una ex congresista, todos de la bancada uribista, están presos por los mismos hechos. Pero el segundo delito que se les imputa a los Araújo es el que más consternación ha desatado en el Cesar, como quiera que se trata de un caso concreto de violación a los derechos humanos que en Colombia podría dar más de 30 años de cárcel.

La situación de la familia Araújo se complicó cuando la Corte Suprema de Justicia, organismo que investiga a los congresistas en el país, recibió información según la cual el senador Araújo habría pedido a Jorge 40 que secuestrara al dirigente vallenato Víctor Ochoa Daza. Para la época, año 2002, Ochoa era su más fuerte rival en la puja por una curul en la corporación.

Según los testimonios acopiados por la Corte, Araújo le sugirió a la formula política de Ochoa que renunciara y lo acompañara a él en su aspiración. La idea era sencilla, en vez de buscar la Cámara de Representantes respaldando a Ochoa la dirigente debería ser el segundo renglón de Araújo al Senado. Como ella se negó a traicionar a su jefe político, Araújo urdió el secuestro, dicen los testimonios en la Corte.

Para el alto tribunal la situación es tan grave que no solo investigó al senador, sino que trasladó copias a la Fiscalía para que esclarezca el grado de responsabilidad de su padre en los hechos. Hace dos semanas la Corte ordenó la captura del congresista, cumplida en horas de la noche en un lujoso centro comercial de Bogotá. Ahora la Fiscalía considera que también hay méritos para hacer lo propio con el también papá de la ex canciller.

Precisamente, la captura del senador obligó a la renuncia de su hermana, María Consuelo Araújo, del cargo de ministra de Relaciones Exteriores. Pese a que el presidente Álvaro Uribe insistía en mantenerla en el cargo, la presión internacional y la tormenta política interna terminaron por convencerlo de que la dejara ir.
 
En sus últimas palabras al frente del cargo la ex funcionaria dijo que está convencida de que su familia sabrá demostrar su inocencia ante los estrados judiciales y que las acusaciones contra su padre eran una infamia.

A la mala hora de la familia Araújo se suman también una investigación que la justicia de Estados Unidos realiza contra Sergio, otro hermano de la ex canciller y la que se sigue en la Fiscalía colombiana contra Hernando Molina (actual gobernador del Cesar y primo de la ex funcionaria) también por vínculos con el paramilitarismo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.