Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/8/2007 12:00:00 AM

Para esquivar a la Corte Suprema, Vicente Blel renuncia a su fuero de congresista

Además del político de Bolívar otro senador y un representante -que también habían sido llamados por la alta corporación- anunciaron este lunes su retiro del congreso. De esta manera su juez será ahora el Fiscal General de la Nación

Los senadores Vicente Blel y Luis Carlos Torres y el representante por Santander José Manuel Herrera renunciaron a su curul tras ser vinculados al proceso de la parapolítica con la clara intención de hacerle el quite a la Corte Suprema de Justicia.

Con esta decisión, los congresistas serán investigados por la Fiscalía en vez de la Corte Suprema de Justicia. Así, dejarán de atender las citaciones que tenían esta semana con la Alta Corporación y quedarán a la espera de que se inicie el trámite con el ente acusador.

Con ellos, ya son diez los legisladores que renuncian a su fuero después de ser señalados por tener vínculos con paramilitares. Hasta ahora, la decisión la han tomado los senadores Miguel Alfonso De la Espriella, Álvaro García Romero, Jairo Enrique Merlano, Álvaro Araujo Castro, Mario Uribe Escobar y los representantes Jorge Luis Caballero (prófugo) y Alfonso Campo Escobar.

Vicente Blel ha sido en los últimos días uno de los más polémicos. Cada vez que en Colombia se desata un escándalo que vincula al poder político, sale a relucir su nombre. Pertenece al partido Colombia Viva después de hacer carrera en el Partido Liberal y está en la curul como reemplazo de Dieb Maloof, preso también por sus presuntos vínculos con paramilitares.

Blel es un personaje muy reconocido en la costa, puesto que ha desempeñado cargos de elección popular en Bolívar y en el Congreso de la República. Se hizo famoso desde 2005, cuando el narcotraficante Víctor Patiño Fómeque y su madre, Deisy, declararon ante la justicia norteamericana que había sido su testaferro desde 1990.

Desde entonces, se estableció que el político costeño estuvo vinculado al poder y al narcotráfico en la época en que este matrimonio se hizo evidente. Fue uno de los más mencionados durante la crisis de la campaña de Ernesto Samper, a mediados de los 90. Y ahora, aparece vinculado al monumental escándalo de la parapolítica.

Las últimas veces que ha sonado en los medios de comunicación podrían calificarse como escandalosas, desafiantes y descaradas. Sus declaraciones se debieron a que la Corte Suprema de Justicia lo llamó a indagatoria después de que un anónimo hablara sobre sus vínculos con paramilitares.

El testimonio reforzó el ya conocido registro del nombre de Vicente Blel en el computador del paramilitar Rodrigo Tovar Pupo, alias ‘Jorge 40’. Allí, figuraba como una de las fichas con las que el jefe ‘para’ quería apropiarse del poder en la costa en las elecciones de 2002.

Por eso, la Corte lo citó para que este 12 de octubre dé sus explicaciones a un magistrado auxiliar. A este llamado, el senador respondió que no iría porque “no acepto a ninguno de los magistrados auxiliares el día de la indagatoria, sino con alguno de los miembros de la sala penal de la Corte Suprema de Justicia”, dijo, tajantemente.

El desconocimiento es notorio. Los nueve magistrados de la sala Penal de la Corte Suprema de Justicia no tienen manera de ocuparse de la recolección de pruebas de cada caso. Esta es una labor de los auxiliares y luego son los magistrados directamente quienes evalúan y toman decisiones sobre los documentos que logren recoger sus subalternos.

Pese a esta razonable condición de la Corte, Blel amenazó con llevar su caso hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos, demandando violación de sus derechos si no lo indagaba un magistrado directamente. Pero esto ya no ocurrirá. Con la renuncia a su curul, queda en manos de un fiscal en vez de un magistrado auxiliar.

Esta decisión la tomó de defender públicamente su inocencia. Como también lo había hecho en 2006, después de las declaraciones de Fómeque en la que cuenta que fue su testaferro.

Después de conocer aquella versión, el director del Partido Liberal, César Gaviria, decidió expulsarlo. Blel, en una carta, se declaro alejado de todo tipo de delitos. “No pesa sobre mi investigación penal alguna, ni por el supuesto delito que se imputa, ni por ningún otro”, dijo. Y advirtió que sería senador por otra colectividad. Ahí fue cuando se vinculó a Colombia Viva. Esta vez, los votos no le alcanzaron para ponerlo en una curul a pesar de que sus jugadas electorales se caracterizan por ser magistrales.

En las elecciones de 2002, Blel fue uno de los políticos que sonaron porque sus votos tenían dudosa procedencia. Sólo en el municipio de Magangue, se registró que “el senador Blel tenía 9.501 votos en el preconteo (61,36 por ciento) y alcanza 18.262 votos, es decir suma 8.761 votos más”, según lo publicó Votebien.com en su momento.
Esto ocurrió después involucrarse en la cuestionada campaña de Ernesto Samper a la Presidencia.

En Florida en 2005, Deisy Fómeque, la madre de Víctor Patiño, explicó que Blel tenía a su nombre una propiedad llamada El Islote. “De eso no se tiene escritura porque el gobierno la vende por cierto tiempo. A Vicente se le puso a su nombre el lote, pero Víctor fue el que construyó. Vicente sirvió de testaferro”.

En aquel entonces, Patiño entregó un documento que probaría una ‘vieja deuda’ de 800.000 dólares que el congresista liberal tendría con él. Un depósito bancario de dinero en efectivo en su cuenta personal y la lista de 34 cheques pagados a políticos y a intermediarios que a su vez depositaban los fondos en cuentas personales de aquellos. Los pagos ocurrieron entre 1994 y 1995.

En uno de los depósitos bancarios por cuatro millones de pesos en efectivo, aparece como beneficiario el senador Vicente Blel Saad, quien le admitió al periodista Gerardo Reyes de El Nuevo Herald que el pago pudo haber venido de Patiño, pero en una época (1993-1994) en la que el narcotraficante se presentó con el nombre de Julio Gómez y se identificó como un empresario del departamento del Valle dispuesto a colaborar con la campaña a la presidencia de Ernesto Samper Pizano.

“Tanto el candidato como su compañero de partido, Horacio Serpa Uribe, conocieron a Patiño bajo la identidad de Julio Gómez, dijo Blel. Si de pronto aparece algo, pudo ser en esa época, hace tantos años. De ese tipo de favores que le dicen a uno págueme usted, que después nosotros le pagamos”, comentó Blel en ese tiempo.

El senador dijo que se enteró de la verdadera identidad del narcotraficante en 1995, cuando éste se entregó a las autoridades colombianas. Blel, médico de profesión, explicó que hizo varios favores a Patiño en la época en que se identificaba como Gómez. “En una ocasión, explicó, intercedí ante las autoridades de Cartagena para que pusieran en libertad a unos escoltas de Patiño que habían sido arrestados por no tener un permiso especial de porte de armas que se requiere durante el reinado de belleza de esa ciudad.

“En otra oportunidad le di una mano para que un futbolista amigo suyo fuera contratado en el equipo Cóndor, propiedad de César Villegas, un dirigente deportivo asesinado y quien tuvo tratos con el cartel de Cali. También le ayudé en varias ocasiones a buscar médicos para familiares y amigos", aseguró Blel, quien sostuvo, además, que más allá de esas colaboraciones, no tuvo ningún negocio legítimo ni ilegítimo con Patiño.

Sin embargo, el narcotraficante reiteró el pasado agosto que el congresista sí fue su testaferro y que tuvieron negocios. Por eso, fue llamado por la Corte Suprema y, tal vez, esa sea la razón de su renuncia.

Ese puede ser el motivo, a pesar de que él asegure que lo hizo para ocuparse de los 3.500 candidatos regionales que avaló en su zona, la misma que lo ha visto crecer como político y señalado como delincuente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.