Sábado, 21 de enero de 2017

| 2005/06/12 00:00

Para nostálgicos

La exposición 'Metamorfosis de una ciudad' es la excusa perfecta para recordar a la Bogotá de mitad de siglo. María Fernanda Moreno explica por qué no se la puede perder.

En tan solo 20 años, entre 1950 y 1970, los bogotanos fueron testigos de la desaparición de las grandes casas con patios y fuentes centrales, las plazas de mercado y algunos parques, para darles la bienvenida a "monumentales" edificios de bancos, multinacionales y conjuntos residenciales. Bogotá no volvió a ser la misma.

Ese proceso fue retratado por el fotógrafo alemán Paul Beer, protagonista de la exposición 'Metamorfosis de una ciudad', que desde el pasado jueves presenta el Museo de Bogotá.

Son 85 fotografías que alimentarán la nostalgia de los bogotanos que fueron testigos de una ciudad que ya casi no reconocen. Aunque también satisfacerá la curiosidad de otros más jóvenes.

Si usted pertenece al segundo grupo le convendrá saber, por ejemplo, que la construcción de la carrera décima fue detenida unos meses por la iglesia de Santa Inés, que obstruía el paso de los ingenieros y no podía ser demolida porque en su piso estaba sepultado José Celestino Mutis. Una vez exhumados sus restos, la iglesia fue destruida para darle paso al desarrollo de tan importante proyecto. Por supuesto, todavía hay quienes creen que la iglesia fue una gran pérdida para el patrimonio nacional.

Gracias a las fotografías de Beer, usted puede sacar sus propias conclusiones. ¿La ciudad ganó o perdió con esta rápida transformación?

Por eso le recomiendo que visite la exposición. La entrada es libre y estará abierta hasta el 9 de octubre. Mientras tanto, puede ver algunas fotografías en nuestra galería.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.